miércoles, 31 de marzo de 2010

Isabel Bauzá y Renato Carosone

Se ha puesto de moda en las últimas semanas una cancioncilla italiana de los 50, Il pericolo numero uno, compuesta por Renato Carosone, el responsable de temas como Torero, Chella lá o Tu vuoi far l'americano. En esta canción el italiano nos dice que el peligro número uno es la mujer pero hay una fémina que no estaría de acuerdo con esta afirmación y que diría precisamente lo contrario: Il pericolo numero uno, Renato!... al menos en televisión. Isabel Bauzá presentaba a finales de los 50 el programa "Noche del Sábado" y una semana el invitado estrella era Carosone.
Durante los ensayos Isabel y Renato hicieron buenas migas e incluso cantaron juntos para divertir al equipo antes de la emisión. Cuando, horas más tarde, estaban en directo a él no se le ocurrió otra cosa que pedirle a la Bauzá que le acompañara tarareando uno de sus éxitos y ella se vió en la obligación de seguirle. Esto le valió una sanción... en aquella época no se permitían los presentadores estrella y mucho menos que una locutora se saliera del guión. Fue acusada de "desobediencia" y para evitar que el éxito "se le subiera a la cabeza" fue suspendida de empleo y sueldo durante unos días. Renato intentó interceder por ella pero como al día siguiente continuaba con su gira europea no le hicieron mucho caso e Isabel "aprendió la lección".

Os dejo con la última actuación de Carosone en TVE, pertenece al programa "Canciones para el recuerdo" presentado por José Luis Barcelona y Aurora Claramunt en 1980. La canción es Torero y la compuso precisamente para una gira en España:


martes, 30 de marzo de 2010

Maruja Callaved


Pionera de la televisión con todos los honores, pionera en informativos, pionera en dirección de programas, pionera en el género culinario-televisivo. Sin ánimo de resultar repetitivo, Maruja Callaved fue tocando todos los géneros y puestos en nuestra tele con modestia y naturalidad, sin darle demasiada importancia a su labor y quizás por eso, hoy no es uno de esos nombres que suelan recordarse al hablar de la historia de TVE.
 
Esta oscense nacida en 1928 empezó a trabajar ya en el Paseo de la Habana como lo demuestra esta foto del programa "Walter y la familia Corchea" donde aparece a la derecha, junto a otros dos históricos, Blanca Álvarez y Jesús Alvarez (y no, no eran familia). Aunque estudió Magisterio pronto quedó bien claro que iba a ser una profesional multidisciplinar del medio, en aquellos primeros tiempos ejercía de locutora, aprovechando su magnífica voz, y poco a poco fue introduciéndose también en redacción, algo no demasiado habitual por entonces.

Pronto se vinculó a los servicios informativos y fue una de las primeras locutoras en presentar el Telediario, hasta finales de la década de los sesenta perteneció a ese departamento del que se fue desvinculando de manera gradual.  En una fecha tan temprana como 1963 recibió la Antena de Oro, galardón compartido aquel año en la categoría TV con Blanca Álvarez, Matías Prats, Enrique Rubio, Federico Gallo, David Cubedo y Jesús Álvarez, no fue un mal año...

En 1967 le encargaron un pequeño espacio diario previo a la primera edición del Telediario y que estuviera dirigido a las amas de casa. Con tan pocas indicaciones la Callaved se atrevió a inaugurar un género que ha dado (y da) muchas satisfacciones a la tele, el culinario. Ella fue la primera en dirigir y presentar un programa sobre cocina, 15 minutos de lunes a viernes hablando de alimentación, productos, dietas sanas y recetas... pero sin cocina en el plató. "Vamos a la mesa" fue el título y de él hemos hablado en este blog. Su éxito fue brutal, tanto como para que los jefes pensaran que estaba destacando demasiado y que había que cortarlo. ¿Suena contradictorio? Lo es, pero era una táctica habitual en la época, para que los fijos no se subieran a la parra. A pesar de la cancelación del programa en pleno apogeo le ofrecieron que hiciera algo similar, dirigido al mismo público pero con contenidos más amplios y surgió "Nivel de vida" que copresentó con otra pionera, Blanca Álvarez. 


En los años 70 se apartó (o la apartaron) definitivamente de la presentación y se centró en sus tareas como redactora, realizadora y directora. En esa época comenzó a colaborar con medios escritos con secciones culinarias, el recuerdo de su "Vamos a la mesa" seguía presente. 
   En 1975 dirige un programa que será el inicio de una nueva e interesante etapa, "Aquí y ahora" presentador por José Luis Uribarri, abre la veda a los magazines que se emiten antes del TD1, un horario que Maruja conoce bien. Este espacio no obtiene un gran éxito pero sirve de ensayo para lo que viene después.


En 1976 comienza "Gente", con Isabel Tenaille dando la cara, que mudará de nombre con el relevo de presentadora, Mari Cruz Soriano, a "Gente hoy". Otro triunfo indiscutible. La simpatía y naturalidad de ambas comunicadoras fueron clave, por supuesto, pero Callaved supo aprovechar esas virtudes y construir un programa a su medida y, de paso, modernizar el género. En 1977 le premiaron con el Ondas por su labor al frente del espacio.

En los 80 mantuvo un perfil bajo en TVE y ni siquiera nos enteramos de su jubilación. En la última gala de los premios Iris (otorgados por la Academia de la TV) realizó una de sus escasas apariciones públicas compartiendo escenario con los chicos de Masterchef, que la reivindicaron como la precursora que es.


Maruja en el TD en 1969:


Imágenes de "Gente hoy", programa que dirigía:

Ampliado el 10-9-14

lunes, 29 de marzo de 2010

Vamos a la mesa

"Maruja, hay que inventar algo para antes del Telediario 1, piensa en algo para las mujeres, que a esas horas son las que están en casa". Esa Maruja era Maruja Callaved, locutora de TVE desde los tiempos del Paseo de la Habana, estamos en 1967 y ella trabaja en el departamento de informativos pero en aquellos tiempos no había compartimentos estancos en la tele así que no es de extrañar que a una de las voces y caras de las noticias le pidieran "un programa femenino". Con tan pocas indicaciones y con menos medios la Callaved se inventa un género, el culinario, y el exito es instantáneo.

Una cabecera animada introducía cada día a eso de las 14.45h "Vamos a la mesa". No era exactamente un programa de cocina y ahí radica la diferencia principal con lo que hoy entendemos como espacios de este tipo. En realidad lo que hacían era hablar de hábitos saludables de alimentación, de trucos, se explicaban las ventajas de tal o cual producto y la gran Maruja Callaved, una de las primeras mujeres directoras de programas en TVE, intentaba hacer de aquello algo mínimamente televisivo.
    Podemos decir que hubo precedentes de “Vamos a la mesa” pero de vida breve o incluidos como secciones dentro de programas “destinados a la mujer”. Es curioso que en España no se importara ese género de la cocina “demostrativa” que ya era habitual en la BBC desde finales de los años 30.

 
Durante un año imprimió su personalidad y su magnífica voz a este divulgativo diario de 15 minutos de duración. Esta periodista tenía sobrada experiencia para asumir el proyecto y así lo demostró la popularidad que adquirió con el programa que posteriormente pasó a emitirse justo después del informativo, a las 15.30, un mejor horario.

En aquella época no le permitieron montar una cocina en el estudio así que tenía que suplir la parte práctica con dibujos como éste que complementaba una disertación sobre las propiedades de la sandía.

Maruja decidió contar con colaboradoras especialistas en nutrición (como la de la foto) que, aunque un poco sositas en cámara, aportaban credibilidad. En definitiva, el programa no es que fuera una juerga pero al menos abrió camino a otros posteriores y hay que tener en cuenta que pasarían 3 lustros hasta que Elena Santonja fuera pillada "Con las manos en la masa".
   Cuando los jefes de la tele vieron que aquello tenía más éxito del esperado decidieron cortarlo de raíz para que a una fija de la casa como Callaved no se le subieran los humos, una técnica habitual en la época. Se cerró el chiringuito... para montar otro al año siguiente con el nombre de "Nivel de vida", copresentado con Blanca Álvarez y que ampliaba contenidos incluyendo secciones de decoración, salud y cosmética.

Ampliado el 16-9-14


domingo, 28 de marzo de 2010

Curas en la tele

La comunión entre televisión e iglesia se remonta al mismo día de la inauguración de TVE. Ese 28 de octubre del 56 era Sta. Clara y se convirtió oficialmente en la patrona de los profesionales de la Casa y además se celebró una misa en su honor y se bendijeron los estudios del Paseo de la Habana. A partir de ese día era habitual ver por allí hombres con sotana al lado de la última estrella con escote de la época. La foto pertenece al programa "Catecismo", seguro que era muy entretenido pero no queda testimonio.
A finales de los 60 un hombrecillo con pinta de entrañable y verbo rápido y campechano apareció en pantalla en programas especiales. Escrivá de Balaguer tuvo libertad absoluta para hablar de la Obra sin ninguna cortapisa. Parece que incluso se probó la unidad móvil en color con él... no digo más.
En los 70 el Padre Sobrino parecía fijo de la casa, tenía programa propio sobre la familia pero hablaba de todo lo que le pedían porque como era simpático y agradable parecía que las lecciones ecuménicas entraban mejor.
Intentó secundarle el padre Jorge Loring pero su tono de bronca constante no caía bien en el espectador. Tuvo una segunda oportunidad con Xavier Sardá pero ya le pilló mayor (y a Sardá también).
Ya en los 80, y con "El Pájaro Espino" en antena, se fichó a Santiago Martín, un cura con hechuras de galancillo que presentó programas como "Testimonio". A él le debemos la entrevista a María José Cantudo a su vuelta de AcapulcoS, parodiada por Martes y 13 en los 90.
Hoy todo esto nos puede parecer anacrónico pero os recuerdo que "El día del Señor", o sea la transmisión de la misa del domingo, sigue siendo lo más visto del día en la 2 con más de un millón de espectadores.

No me puedo resistir a recordar este vídeo, la parodia de Martes y 13, "El rincón de la F":

sábado, 27 de marzo de 2010

The Avengers con Diana Rigg

El otro día cuando hablaba de Mrs Bradley Misteries decía que era la segunda vez que la actriz Diana Rigg encarnaba a una detective en la pequeña pantalla, la primera (y más recordada) fue en Los Vengadores, una serie británica emitida en todo el mundo desde 1961 hasta 1969 aunque su etapa más popular fue la co-protagonizada por Diana Rigg sin duda alguna.
Esa etapa tuvo lugar en 1965 y 1968 y coincidió con la decisión de la ABC norteamericana de co-producir la serie en colaboración con la ITV británica, lógicamente aumentó el presupuesto y la audiencia global así que aunque Patrick Macnee ya había estado acompañado en sus misiones por Ian Hendry y Honor Blackman (y más tarde por Linda Thorson) para buena parte de los espectadores Emma Peel (Diana Rigg) sería su partenaire ideal.
Tras una tanda de 26 capítulos en B/N la serie comenzó a fotografiarse en color precisamente porque así lo exigía la ABC y era rodada en cine y no en vídeo lo que facilitó su exportación a Francia, Italia, Alemania, España...
La química entre Rigg y Macnee era extraordinaria y cuando ella fue fichada para la película "Al servicio de su Majestad Británica" de la serie Bond la serie perdió popularidad a pesar de que sus creadores afirman hoy que, en cuanto a guiones y realización, la última temporada es la más brillante.

Disfrutemos de la cabecera en color de The Avengers con Patrick Macnee y Diana Rigg:

viernes, 26 de marzo de 2010

Robert Culp, el co-protagonista

Hace un par de días falleció el actor californiano Robert Culp a los 79 años de edad víctima de una caída. Una muerte absurda para un intérprete que fue popular en medio mundo en dos décadas muy concretas, los 60 y los 80. Entre 1965 y 1968 fue co-protagonista de "I spy", emitida en TVE a finales de ese decenio. Por esa serie recibió nominaciones a los Emmy a los Globos de Oro y gracias a eso pudo acceder al mundo del cine con un papel muy polémico en su día en la película Bob & Carol & Ted & Alice (1969) sobre los intercambios de pareja.
"I spy" fue conocida además por ser la primera con un protagonista afroamericano, Bill Cosby. La trama giraba en torno a dos a agentes secretos que ocultaban sus misiones con la tapadera de otra profesión, la de jugadores de tenis de prestigio internacional.
En 1981 se aupó de nuevo a los primeros puestos de las listas de audiencia con otra serie, "El gran héroe americano" en la que permaneció hasta 1983.
Recordemos las cabeceras de ambas series como homenaje a este actor:




miércoles, 24 de marzo de 2010

Érase una vez la tele

Ya que estamos recordando a pioneros y reivindicando su papel no podemos olvidarnos del primero que se encargó de este mismo cometido pero desde la propia tele, Guillermo Summers. El archivo de TVE le inspiró la serie de especiales "Mitomanía" y el programa semanal "Lo que en tiempos se llevó". En 1996, con esa experiencia previa como bagaje, se encargó de una serie de 16 capítulos que recordaba la historia del Ente Público (todavía era Ente en aquella época) con la ayuda de su colaboradora habitual en pantalla en los últimos años, Susana Hernández.
El programa no sólo era divulgativo sino también entretenido. A lo largo de los capítulos se iba cambiando de decorado así que Guillermo y Susana pasearon por forillos en blanco y negro primero y por neones deslumbrantes después. Lo más importante es que consiguieron rescatar imágenes completamente olvidadas, con la necesidad de digitalizar cintas polvorientas para elaborar resúmenes de series, espacios o retransmisiones se encontraron restos de emisiones debajo de partidos de fútbol, por ejemplo, por eso de que se reciclaban las cintas. De esta forma tan casual se localizó el único fragmento conocido de "La Casa de los Martínez".
El programa no tuvo la audiencia esperada y enseguida empezó a sufrir cambios de día y hora pero los más frikis allí estábamos esperando la promoción para saber cuándo podríamos verlo. ¡Deberían ponerlo a la venta!

martes, 23 de marzo de 2010

Mrs Bradley Adventures

La grandísima Diana Rigg, otrora protagonista de la mítica "Los Vengadores", volvió a encarnar a una detective en televisión aunque tan peculiar como Emma Peel así que no sé si esa profesión es suficiente para calificar a ambos personajes. Adela Bradley era aristócrata, aficionada al psicoanálisis, ferviente defensora de las teorías de Freud y ayudante excepcional de la policía en casos criminales. El por qué de su colaboración con Scotland Yard se escapa a mis entendederas.
Adela vivía en la Inglaterra de los años 20 pero era una mujer moderna, independiente, divorciada varias veces, muy directa, irónica, punzante e inteligente, extremadamente inteligente. Además no tenía prejuicios de ningún tipo así que, reconociendo su valía, se hacía ayudar en sus investigaciones por su chófer, George Moody (interpretado por Neil Dudgeon).
Estos personajes fueron creados por Gladys Mitchell en 1929 y adaptados por la BBC en una serie de 5 episodios. En 1988 se probó con uno especial de 90 minutos y como la cosa funcionó se realizaron 4 más de 60 minutos para emitir en 1990. Puede parecer poco pero en Reino Unido este tipo de producciones limitadas son muy habituales, son productos caros, de prestigio, no pensados para eternizarse en pantalla aunque existen excepciones como "Poirot" (de la que ya hablamos aquí) de la que cada año se hacen 4 ó 6 capítulos y ya lleva más de una década en antena.
Fue emitida en el primer canal de la BBC y en la PBS estadounidense y destacó no sólo por su sentido del humor sino por su ambientación y el vestuario, especialmente el de la protagonista que en cada episodio lucía varios modelos con sombrerito incluído.
Esta serie se puede ver de vez en cuando en la BBC internacional y se editó en dvd hace unos años, no es difícil conseguirla en webs como www.play.com.


lunes, 22 de marzo de 2010

Desde Barcelona... Deportes

Si ayer hablábamos de Estudio Estadio, el programa deportivo de referencia realizado desde Madrid hoy toca hablar de los que se preparaban en Barcelona comenzando por "Sobre el Terreno" (1974-80) o su precedente inmediato "Polideportivo" (1974) ambos presentados por Juan José Castillo (1921-2001) una figura histórica de los estudios de Miramar primero y de los de Sant Cugat del Vallés después. Castillo se preocupó de descentralizar la información y dedicar mucha cobertura a deportes minoritarios. De hecho su frase "¡entró, entró!" pronunciada durante la retransmisión de la final de la Copa Davis de 1967 entre España y Australia contribuyó a la popularización de un deporte como el tenis. Bueno, eso y también la victoria de Santana, claro.
Tanto "Polideportivo" como "Sobre el terreno" abrieron camino, y de qué manera, al que sería el programa definitivo sobre deportes ajenos a mayorías (al menos en teoría): "Estadio 2", ese macro-espacio en el que se simultaneaban retransmisiones de diversas disciplinas deportivas con entrevistas (como la de la foto al atleta Carl Lewis), noticias... todo para divulgar e informar sobre deportes no aptos para "Estudio Estadio" donde el fútbol era el rey absoluto.
Siempre en la 2 y desde 1984 hasta 1997 (con algún cambio en el nombre) los presentadores tenían que aguantar jornadas maratonianas, algunas de más de 12 horas, si bien es cierto que no estaban todo el tiempo en el plató, algunas retransmisiones les permitían descansar durante 45 minutos con suerte.
Profesionales como Olga Viza, Jesús Álvarez o María Escario pusieron cara a este ómnibus de referencia en el que cabía de todo y que marcó escuela. La creación de este programa recondujo a "Estudio Estadio" al fútbol exclusivamente y a pesar de sus múltiples contenidos enseguida adquirió personalidad muy definida.
En sus últimas temporadas Muntsa Ballfegó (en la foto con J.A. Samaranch) y Pere Barthe, entre otros, se encargaron de cerrar etapa hasta que otra cabecera, "Teledeporte", asumió las responsabilidades de su mítico predecesor.

domingo, 21 de marzo de 2010

Estudio Estadio

No es que sea muy aficionado a los programas deportivos pero hay que reconocer que Estudio Estadio es un programa con solera, nada menos que desde 1972 está en antena aunque entre 2005 y 2009 no se emitió. El primero que pisó ese estudio fue Pedro Ruíz, hoy puede sonar increíble pero es que este showman se inició como periodista deportivo con Matías Prats. Hasta 1975 estuvo al frente del espacio deportivo por excelencia de la Casa.
Ruíz fue el primero en utilizar la moviola, o sea, la repetición de la jugada, y eso en los 70 fue una auténtica revolución que se convirtió en sección fija del programa. A Pedro le siguieron (o le acompañaron) otros profesionales como Miguel Vila (que había comenzado en un programa infantil y después se especializó en deportes), Miguel Ors, Juan Manuel Gozalo o Julio César Fernández (a la izquierda de la foto).
En 1977 se produjo un hecho histórico, por primera vez en TVE una mujer comentaba la información deportiva, fue Mari Carmen Izquierdo la elegida tras demostrar sus conocimientos en otros medios. Durante dos años fue analista de Estudio Estadio hasta que se pasó al Telediario.
El presentador que estuvo más años como conductor del espacio fue Matías Prats, entre 1981 y 1993 permaneció en él, acompañado entre 1981 y 1986 de su amigo Jesús Álvarez.
Juan Carlos Rivero le sigue en la lista, entre 1994 y 2004 se encargó de la presentación, secundado entre 2000 y 2004 por Iñaki Cano. En la foto ambos aparecen con Desirée Ndjambo, encargada de la retransmisión de Moto GP.
El año pasado la tele decidió recuperar una de sus marcas más consolidadas y para ello construyó un decorado moderno, con las nuevas tecnologías ayudando al presentador Marcos López y sus colaboradores.





sábado, 20 de marzo de 2010

Señoras y señores

Noche de sábado, 1973 a 1976, noche de "Señoras y Señores", programa musical estrella de la programación. Este espacio era realmente peculiar, tenía dos realizadores que se alternaban semanalmente, José María Quero y Valerio Lazarov. El ballet Zoom, que se convirtió en el símbolo del programa, sólo aparecía en los realizados por el rumano.
La sintonía de Augusto Algueró invitaba a disfrutar de la noche, que era joven, mientras los integrantes del ballet dirigido por el italiano Don Lurio se movían de forma frenética.
Lazarov eligió un estilo mucho más dinámico, rompedor, usando (y abusando) el zoom y el chroma-key. Las presentadoras daban paso a las secciones cantando y vestidas de forma peculiar.
Victoria Vera, Sharim, Ángela Carrasco y María José Cantudo (éstas dos últimas ascendidas en la última temporada de azafatas a presentadoras) eran las chicas Lazarov y Fiorella Faltoyano la de José María Quero, un realizador mucho más clásico en la forma.
Con Lazarov era habitual este tipo de montajes imposibles, Marujita Díaz cantando al rubio del ballet mientras éste ponía cara de chulapo.
La técnica del chroma era básica en los programas que cada 15 días se le encargaban a Valerio así que los artistas, en este caso Mocedades, tenían que adaptarse a actuar en un espacio totalmente azul. No sé cómo no se volvían locos después de varias horas repitiendo la canción para que fuera grabada con distintas posiciones. Lazarov era muy perfeccionista y se planteaba cada tema como un videoclip.
Cada semana acudían artistas nacionales e internacionales, desde Karina a Engelbert Humperdinck (en la foto), de la Terremoto a Abba, de Formula V a Raffaella Carrá. Todos pasaron por los estudios de Prado del Rey, bien en B/N bien en color desde 1975.

Recordemos cómo era el comienzo del programa cuando lo dirigía Quero y lo presentaba Fiorella:




Y aquí fragmentos del de Lazarov: