miércoles, 29 de febrero de 2012

El precio justo


Si el otro día hablábamos de "The price is right" hoy nos toca hacerlo, con toda lógica, de la versión española que, dicho sea de paso, llegó con más de 30 años de retraso. En 1988 Pilar Miró dirige TVE y combina productos de autor (como "Viaje con nosotros"), proyectos innovadores (la televisión matinal) y programas pensados para el gran público y es ahí donde entra la adaptación de este clásico que ya había recorrido medio mundo. Y aquí tenemos el equipo inicial comandado por un gigante de nuestra tele, Joaquín Prat y con un cómplice de la talla de Primitivo Rojas como "la voz" del juego. Rodeándolos, las azafatas encargadas de mostrar los regalos, algunas de ellas alcanzaron la fama como Beatriz Rico (superior derecha) e Ivonne Reyes (justo debajo). Verónica Mengod también colaboró en el concurso pero no como azafata sino como contable y además ya era popular gracias a "El Kiosko" y "Por la mañana".El formato era similar a la versión británica que se emitía por aquellos años, algo más lujosa que la americana, entre otras cosas porque era semanal y no diaria. Todo el público era concursante potencial. Los productos eran anunciados por Primitivo aunque es de justicia recordar que en la primera emisión la voz era Fernando Acaso, el primer co-presentador de "Gran Hermano".
No hay ninguna duda de que el carisma de Prat fue decisivo para el éxito del programa en esta primera etapa. Su frase "¡A jugaaaar!" invitando a los seleccionados a dejar las gradas para colocarse en los atriles de juego es mítica.
Por supuesto hay que tener en cuenta también que el formato era sencillo y que cualquier espectador podía identificarse con el concursante en plató, especialmente en el Escaparate Final, ¿quién no desearía llevarse los regalos que allí se ofrecían? Hoy no sería políticamente correcto un programa así, apología del lujo en plena crisis, tch tch... muy mal visto.
Esa primera época duró hasta 1993, cinco años después (y tras una etapa fantasma presentada por Agustín Bravo en Canal 7) TVE recupera el formato y elige a un presentador que había demostrado tener mano con los concursos en "Con T de Tarde" (sí, el programa de Terelu en Telemadrid), Carlos Lozano.
Hubo cambios, claro, porque se convirtió en diario así que los regalos eran más modestos y, por pirmera vez, hubo un azafato. Una de las chicas florero de aquel año fue Pilar Rubio y también estaba por allí Mónica Hoyos, pareja de Lozano más adelante.
Como a Lozano le ofrecieron algo mejor, nada menos que "Operación Triunfo", "la voz" pasó a ser presentador, una buena oportunidad de Guillermo Romero que no pudo aprovechar porque las audiencias cayeron y se canceló antes de finalizar 2001. Cinco años después (sí, de nuevo se cumplió el mismo ciclo) Antena 3 compró los derechos y puso a Juan y Medio al frente. Si bien comenzó con audiencias más que aceptables para las tardes, se fue desinflando y a pesar de un traslado a las mañanas la cosa no se arregló y fue cancelado.


martes, 28 de febrero de 2012

Momentos Oscar muy televisivos

Desde que en 1953 la Ceremonia de entrega de los Oscars comenzara a retransmitirse por la NBC hemos vivido momentos memorables, no en vano es una de las Galas más seguidas de la televisión; la del domingo pasado, por poner un ejemplo, superó los 30 millones.
Si tuviéramos que elegir uno de esos minutos gloriosos para comenzar este repaso, muchos no dudarían en poner esta imagen, David Niven sorprendido ante la hilaridad que provocaba un nudista al recorrer el escenario detrás de él. Tras esa carrerita el británico tuvo una de sus legendarias ocurrencias: "¿No es una pena que las únicas risas que arranque este hombre en su vida se produzcan cuando le ven desnudo?". A Liz Taylor le tocaba entregar el siguiente premio pero el ataque de risa casi se lo impide, era 1974.

Hay que decir que al final lo que importa al espectador es todo lo que rodea a los premios que, al fin y al cabo, no tienen mucho que ver con nosotros, son de un sector muy concreto votados por un grupo aún más concreto. Por eso a mediados de los 50, Burt Lancaster y Kirk Douglas cantaban "Es una suerte no estar nominado", así podían disfrutar de la noche sin ninguna presión. Pura ironía en boca de dos actores que eran habitualmente ignorados por la Academia.
En cuanto a la entrega en sí... hemos visto a personajes animados y hasta a la mona Cheeta cumplir esa tarea mucho mejor que algunos actores.
Hace un par de días Peggy y Gustavo comentaban desde un palco cómo iba la Gala, no es la primera vez que aparecen en ella, ya en los 80 cantaron juntos un romántico tema.
Desde luego se ha perdido mucho sin las actuaciones musicales, coreografiadas durante los 80 y 90 por Debbie Allen, aquella profesora que asegura que la "Fama" cuesta. En los 60 / 70 mucho sabor a teatro musical con actores míticos del género como Donald O'Connor ("Cantando bajo la lluvia").
Otro momento emocionante que hemos perdido por el camino es el Oscar honorífico, ahora se entrega en una gala aparte así que ya no se producen esas "standing ovation" habituales cuando se hacía justicia pírrica con actores como Cary Grant, John Wayne, Charles Chaplin, Deborah Kerr...

Afortunadamente los presentadores intentan solventar esas carencias, no siempre lo consiguen pero cuando lo hacen, es digno de mencionar... como la aparición a lo Lecter de Billy Cristall.

Otras apariciones no anunciadas nos dejan con un nudo en la garganta, como la de Christopher Reeves tras su trágico accidente.Qué decir del discurso de agradecimiento de Louise Fletcher (por "Alguien voló sobre el nido del cuco") en lengua de signos a sus padres... no sería el único, años después la protagonista de "Hijos de un Dios menor" hizo lo propio pero de ella sí que se esperaba.

¿Y la emoción de Ben Affleck y Matt Damon por su Oscar al mejor guión por "El Indomable Will Hunting"? Hay que tener en cuenta que ellos mismos se crearon la oportunidad que les estaba negando la industria.
En fin, que no vendría mal una limpieza como la que hizo Ellen Degeneres con Meryl Streep levantando los piececitos para que la Gala pierda la naftalina y reverdezcan tiempos más divertidos.

lunes, 27 de febrero de 2012

Oscars en televisión

Algunos ya nos hemos acostumbrado a trasnochar la Noche de los Oscar pero hay que reconocer que para una cadena española supone un esfuerzo que no se compensa en audiencia aunque sí en prestigio, por eso Canal + los emite desde hace más de una década y no parece que otros canales quieran pujar por la exclusiva.
En realidad la relación de estos premios con la televisión no se produjo hasta 1953 cuando ya cumplían 26 ediciones. La NBC fue la primera en llevar sus cámaras al auditorio donde se entregaban para transmitir la emoción a todos los espectadores... y con la televisión llegaron las exigencias así que hubo que amoldar una simple entrega de galardones a las necesidades de un espectáculo en toda regla.
Anoche Billy Cristall presentó por novena vez la Gala pero aún le queda mucho para batir el récord de Bob Hope que, solo o en compañía, lo hizo 18 veces. Me temo que es una marca difícil de superar.
Aunque Johnny Carson sólo lo presentó en 5 ocasiones, en el imaginario colectivo estadounidense se encuentra en un lugar de honor. Además, junto a su alumno David Letterman, fue el único presentador que no había hecho cine nunca.
En España las retransmisiones no se produjeron inmediatamente, sería a partir de los 70 cuando el director-presentador de "Revista de cine", Alfonso Eduardo, pondría voz a aquellas madrugadas en blanco y negro (a pesar de que en aquella época la emisión original era en color).
Con la llegada de las privadas hubo una cierta lucha para llevarse los Oscars y Antena 3 lo hizo en su etapa inicial aunque no con demasiado entusiasmo, Ana García Siñeriz y Jaume Figueras se convirtieron en la pareja ideal durante buena parte de los 90. Los recortes presupuestarios hicieron que en las últimas oportunidades transmitieran desde un plató de Madrid.
Desde entonces el Plus ha probado varias fórmulas, Angels Barceló con Figueras, Siñeriz de nuevo con otros colaboradores, Manuela Velasco y Pepe Colubi con figuras adyacentes... pero lo que han conseguido (incluído este año) es un popurrí de chascarrillos poco afortunados y una sensación de desconcierto que incomodaba al espectador. Voto por la pareja Siñeriz-Figueras (y desde Los Angeles de nuevo, por favor) para las próximas ediciones.

jueves, 23 de febrero de 2012

The Price is Right

El concurso más antiguo todavía en antena de la televisión es, sin duda, "El precio justo", superando a "La ruleta de la fortuna", otra franquicia inasequible al desaliento que dirían algunos. Su historia se remonta nada menos que a 1956, en los albores de la televisión comercial y cuando ya todos los norteamericanos ahorraban para comprar ese electrodoméstico. Esa primera etapa duró hasta 1965, pasó por dos cadenas y llegó a compaginar versión matinal diaria con una semanal en prime time.

Su presentador, Bill Cullen, fue uno de los artífices del éxito de este concurso simple en su concepción y eficaz ante la audiencia. Toda una figura durante décadas, Cullen presentó otros concursos como "The $25000 Pyramid" además de servir de colaborador en otros formatos. Una poliomelitis sufrida en su infancia sumada a un grave accidente de coche le dejaron graves secuelas físicas así que los decorados de sus programas estaban adaptados a esta circunstancia: apenas unos metros entre la entrada y su atril, sillas altas aunque los concursantes tuvieran que estar en pie...

El concurso fue creado por Bob Stewart y todo el mundo conoce su mecánica: una serie de concursantes tiene que acertar el precio de los objetos presentados, ganará el que más se acerque a la cifra real... sin pasarseeee (Primitivo Rojas dixit en la versión española).

Éste fue uno de los pocos programas que no sufrió la purga iniciada en 1959 tras el escándalo de "21" (véase la película "Quiz Show") e incluso su transparencia motivó que aún se hiciera más popular, su versión en prime time estuvo varias temporadas entre los 10 programas más vistos de la lista Nielsen. Hasta 1963 se emitió en la NBC y después se pasó a la ABC durante dos años. Tras su cancelación volvió a antena en 1972 en sindicación y ahí sigue, emitiéndose en medio mundo.

lunes, 20 de febrero de 2012

Soul Train

Esta mañana me he enterado de la muerte de Don Cornelius gracias a los obituarios de un diario nacional pero su muerte se produjo el 1 de febrero. Apareció con un disparo en su cabeza, se sospecha que autoinflingido, en su casa de Mulholland Drive. Este suceso cierra un declive personal que incluye un arresto en 2008 por abusos domésticos (aquí lo llamaríamos violencia de género pero no está claro que fuera algo físico), cargo que aceptó meses después ante un juez y que supuso una orden de alejamiento de su ex mujer. Antes de todo eso Cornelius hizo historia en la televisión con su programa "Soul Train" donde hizo visibles las reinvindicaciones de los afroamericanos a través de su música y para una audiencia global y no segregada.

Su carrera televisiva comenzó en 1967 en una estación local de Chicago donde puso en marcha un noticiario llamado "A Black's View of the News", su título no deja lugar a dudas sobre su compromiso con el Black Power, algo totalmente inaudito en una cadena en aquella época. Tres años después el mismo canal aceptó su propuesta de un programa diario musical exclusivamente con música negra. Eran los inicios locales de "Soul Train".

A los pocos meses comenzó a ser sindicado y distribuido en otras estaciones del país y un año después ya se emitía a nivel nacional desde Los Angeles. Por su plató pasaron los más grandes y, en muchos casos, fue la primera aparición de cantantes y grupos que antes de ser famosos necesitaban una oportunidad, Cornelius se la dio.


Hasta 1993 Don fue el guionista, director, productor y presetandor del show, a partir de ese momento cedió su puesto a otros pero siempre se mantuvo relacionado con su creación, especialmente en los premios que llevan el nombre del programa y se siguen entregando.

sábado, 18 de febrero de 2012

El debate de hoy

El 26 de octubre de 1995 el editor-presentador del TD 3 Pedro Altares, periodista de larga trayectoria en prensa, estrenaba "El debate de hoy". Durante varios meses compaginó su trabajo diario en informativos con este programa emitido en la 2 pero a partir de la segunda temporada se concentró en su trabajo como moderador hasta que en verano de 1996 se canceló la tertulia.
Fue un intento más de dotar de voz a todos los partidos, asociaciones y, en definitiva, voces que tuvieran algo que decir en temas que hoy siguen de actualidad, por ejemplo, la renovación del Consejo del Poder Judicial o la solución al paro.
"El conductor de un debate no puede ser un semáforo. Sin dar opiniones, iré encauzando e íncentivando el programa, procurando que sea equitativo. Los partidos mayoritarios tienden a convertir los debates en un cara a cara", palabras del propio Altares a "El País" el día anterior al estreno del debate, hay cosas que no cambian.

martes, 14 de febrero de 2012

Mitomanía Especial San Valentín

De aquella serie de programas nostálgicos de "Mitomanía" hoy recordaremos, como es preceptivo, el dedicado a San Valentín, ese absurdo día de lo más comercial destinado a que los tortolitos se agasajen con bombones, florecillas, cenas y otras chuminadas.
En un bonito decorado que simulaba un parque, lugar idóneo para susurrar palabras de amor o incluso para confesar nuestra devoción por alguien que tengamos cerca...
...Susana Hernández y Guillemo Summers (también director del programa) iban desgranando con ironía los secretos de tal celebración y su directa relación con una campaña publicitaria de Galerías Preciados en los años 50.
Las presentaciones daban paso a imágenes añejas del archivo musical de TVE provenientes de programas como "Galas del Sábado", "Señoras y señores" o "Sábado noche".
Así pudimos recordar aquella "Canción para enamorados" interpretada por Karina en un decorado lleno de girasoles asesinos...
... o a una madura (pero sensual) Gina Lollobrigida envuelta en lamé dorado y cantando aquello de "Bésame mucho" a un arrobado Raphael.
Por cierto, este especial se emitió en 1996 pero no el 14 de febrero sino el 2 de marzo... cosas de los programadores...


lunes, 13 de febrero de 2012

Lucy Show y Here's Lucy

Si Lucille Ball es considerada la mayor estrella femenina de la historia de la televisión estadounidense no fue sólo por su sitcom, pionera en el género y de la que hablamos en la entrada anterior, esta actriz-productora tuvo en antena otras 3 comedias en los primeros puestos de audiencia. Cuando finalizó "I love Lucy" en 1957 se produjeron ciertos cambios insignificantes en el programa y se le cambió el nombre por el de "The Lucy-Desi Comedy Hour" y con ese título permaneció 3 temporadas más en la parrilla hasta que se separó de su marido y co-protagonista, Desi Arnaz. Tras un par de años de descanso ante las cámaras, Ball regresó con "The Lucy Show", concebida para su lucimiento. 

Para esa telecomedia reclutó de nuevo a su compañera Vivian Vance y comenzó su larga relación profesional con Gale Gordón que interpretaría a su jefe no sólo en esta serie si no también en la siguiente, "Here's Lucy" que comenzó su trayectoria en 1968. Una continuó a la otra y el cambio se debió únicamente a que aquel año vendió la productora que todavía compartía con su ex-marido y quería iniciar una nueva andadura totalmente indepediente y con compañía propia.

En ambas series Lucille encarnaba a una viuda madre de dos hijos (en la segunda sus auténticos sucesores) que tenía que buscarse la vida y que encontraba trabajo como secretaria del personaje interpretado por Gale Gordon (aunque cambiara el nombre era el mismo rol) que sufría con más o menos paciencia sus continuas meteduras de pata. Las estrellas invitadas eran marca de la casa: Elizabeth Taylor y Richard Burton, Frankie Avalon (en la foto anterior), Dean Martin, Johnny Carson, Carol Burnett, Ginger Rogers...

Trece veces fue nominada a los Emmy y se lo llevó en cuatro ocasiones, una marca difícil de superar, no en vano nos encontramos ante uno de los iconos de la televisión.

viernes, 10 de febrero de 2012

I love Lucy

He aquí la madre de todas las telecomedias, cualquier producto de este género que se emita hoy en día es deudor de "I love Lucy" y muchas de ellas (aquellas que no innovan) usan los mismos esquemas y hasta los mismos gags que los ideados por los tres guionistas de esta serie concebida a mayor gloria de Lucille Ball, una actriz aspirante a estrella de la Metro que se quedó a medio camino pero que se conviertió en la cómica más famosa de la historia de Estados Unidos.
Lucy está casada con Ricky, un músico cubano que trabaja en la orquesta de un conocido hotel aunque a lo largo de la serie también llega a tener su propio show televisivo. Ella también tiene veleidades artísticas pero escasas aptitudes así que sus continuas peticiones de una oportunidad a su marido suelen acabar en desastre. En la vida real los dos actores protagonistas estaban casados y eran productores de la sitcom y posteriormente de otras series como "Los intocables". Como vecinos tenían a Ethel (Vivian Vance) y Fred (William Frawley) una ex actriz de variedades y un ex combatiente respectivamente que ejercen de amigos y conciencia al mismo tiempo.
Con cierta tendencia al slapstick esta serie demostró que el ritmo en una sitcom era fundamental, no sólo fueron pioneros en su género sino que además marcaron las pautas a seguir durante los últimos 60 años. Si bien el honor de ser la primera protagonizada por una mujer se lo disputa con "Life with Elizabeth" (con la veterana y adorada Betty White) lo cierto es que ésta se emitió sólo en el área de Los Ángeles y la que hoy nos ocupa era un triunfo a nivel nacional.
Quizás lo único criticable si vemos hoy "I love Lucy" es cierto machismo que hay que analizar en su contexto, no olvidemos que se emitió entre 1951 y 1957, entonces la actitud paternalista de Desi Arnaz (Ricky) era considerada normal.
La CBS aceptó las condiciones de los Ball-Arnaz para grabar la serie. Se les ocurrió la fantástica idea de hacerlo con tres cámaras de cine de 35mm y con público, no en directo y en vídeo como era habitual en la época. Gracias a eso la calidad era ostensiblemente superior y hoy se sigue reponiendo en medio mundo.


miércoles, 8 de febrero de 2012

El último "De cerca" de Hermida

Este programa de entrevistas, el primero que hizo Hermida tras su regreso de Estados Unidos, ya ha sido motivo de una entrada en este blog pero hoy queremos recordar la despedida de su director y presentador. Durante un año Hermida intentó despertar de la siesta a los españoles con charlas a los próceres de la sociedad, no está de más recordar que en 1980 ése era un horario que no contaba para TVE, es decir, que después de una década sirviendo a los Telediarios desde USA a Hermida se le condenaba al ostracismo inexplicablemente.
Pero también inexplicablemente este comunicador consiguió éxito, nadie (y mucho menos los jefes) se esperaban que un talk show tranquilo y con gente sesuda podría interesar a los espectadores así que eso le permitió a don Jesús pasar al prime time un año después con "Su turno", un debate.
Durante un par de meses compatibilizó la tertulia semanal con las entrevistas diarias pero en marzo de 1981 se despidió de su "De Cerca" con una emisión especial en la que él aceptaba ser entrevistado por tres de sus invitados favoritos: Pilar Miró, Antonio Gala y Pedro Ruíz. Podría parecer un ejercicio ególatra pero era todo lo contrario, él odia hablar de sí mismo y tiene un gran pudor así que esta despedida era un agradecimiento a los televidentes con un gesto de apertura total.
"De cerca" continuó durante un tiempo sin presentador fijo.