miércoles, 23 de noviembre de 2016

El desfile de Acción de Gracias


¿Qué hacían juntos en 1962 una Chica de Oro y el padre de la familia de Bonanza? Betty White y Lorne Greene coincidieron en pantalla por primera vez para una labor de la que se ocuparían durante nueve años consecutivos cada cuarto jueves de noviembre, es decir, tal día como mañana. Si eres norteamericano sabrás que esa fecha es una de las importantes del calendario festivo del país y si eres de cualquier otra parte del mundo quizás no tengas tan claro a qué día nos referimos pero si digo Acción de Gracias seguro que te vendrán a la cabeza decenas de episodios de tus series U.S.A. favoritas donde lo celebraban. 


Betty y Lorne formaron curiosa pareja para retransmitir el desfile organizado anualmente cada mañana de "Thanksgiving" por los grandes almacenes Macy´s en la que las verdaderas estrellas eran los globos de helio representando a los personajes infantiles más populares. A las 9 de la mañana comenzaban a acompañar con sus palabras las espectaculares imágenes captadas por las cámaras de la NBC. 


La NBC había comenzado a transmitir este evento en 1952, a partir de 1964 se emitiría en color lo que hacía aún más llamativa la retransmisión, que se convirtió en un clásico en la cadena con los dos actores y presentadores al micrófono. Ambos eran ya conocidísimos en la tele. Protagonista de la primera sitcom con una mujer al frente ella, locutor pionero de la pequeña pantalla y miembro de la familia más popular del western él, su asociación fue tan fructífera que sus retransmisiones al alimón eran esperadas cada año como una parte más del "Macy's Parade". 


En una entrevista para el "Chicago Tribune" en 1965 White reconocía estar encantada con esta labor: "Hay algo de este desfile que me emociona. Hay belleza y pompa y la multitud siempre ofrece excitación con sus reacciones ante lo que está viendo. Pero no me puedo permitir dejarme envolver por mis emociones. Me imagino que los espectadores podrían aburrirse escuchándome repetir una y otra vez qué bonito es todo". En ese mismo reportaje confesaba que el mayor problema que tenían ella y su compañero era el ruido: "Estamos prácticamente a nivel de calle y cuando la banda comienza a tocar cerca de nosotros casi no podemos oírnos a nosotros mismos mientras hablamos al micrófono. Lorne y yo hemos desarrollado un sistema de signos con las manos y expresiones faciales para comunicarnos". 
   Hasta 1971 White y Greene compartieron su experiencia con el público de la NBC. Todavía hoy este dúo es considerado uno de los más compenetrados en este clásico de la tele.

domingo, 13 de noviembre de 2016

De Barrio Sésamo a Hogwarts

 

¿Es posible pasar del entrañable Barrio Sésamo al inquietante colegio de magia de Hogwarts? ¿Hay algún antiguo vecino de esta zona de los Estudios Roma o de Prado del Rey que también haya habitado en el impresionante castillo donde se forman los futuros magos dirigido con mano firme por el profesor Dumbledore? ¿Uno de los que aparecen en esta imagen tiene algo que ver, aunque sea remotamente, con el universo maravilloso creado por J,K.Rowling? ¿Jim Henson puede estar ligado de alguna manera con Harry Potter? La respuesta es SÍ. 


Fijaos bien la primera foto, a la derecha aparece una mujer con rebequita que mira con gesto enternecedor a Espinete. En la superior a estas líneas la podéis ver mujer. Seguro que los niños de los ochenta la reconocéis perfectamente, es Matilde, la dueña de la horchatería del barrio, la madre de Ruth y Roberto y aquí la vemos junto a Antonio, su marido, del que no sabíamos muy bien a qué se dedicaba aunque al principio de la serie aparecía habitualmente con traje, corbata y maletín. Estaba claro que era un hombre de éxito en su oficina, fuera cual fuera su cometido. 


Matilde y Antonio formaban un matrimonio idílico, no discutían, sonreían ante las travesuras de sus hijos y Espinete... Vamos, yo de esos no tenía en mi barrio. Incluso cuando estaba a punto de llover se llevaban a todos a la calle, bien pertrechados de chubasqueros, botas y paraguas, eso sí, para disfrutar del chaparrón y cantar al alimón aquello de "gotas, gotitas, gotitas de lluvia". Estos dos actores son Mari Luz Olier y José Enrique Camacho y entre 1983 y 1988 fueron vecinos del famosísimo barrio televisivo creado por Jim Henson en su segunda etapa española.


¿Y cuál es la unión tan cacareada desde el principio de este post entre Barrio Sésamo y Hogwarts? Ella es la clave, Mari Luz es la voz de Maggie Smith en las películas de Harry Potter, o sea, ella es la profesora Minerva McGonagall. A la británica le ha puesto voz desde finales de los ochenta y también recientemente en películas como "El cuarteto" o "La dama de la furgoneta". Olier se alterna con Marta Martorell en este cometido. Martorell ha sido la voz española de la genial Smith en "Downton Abbey" o "Gosford Park" y también es reconocible por ser la Angela Lansbury de "Se ha escrito un crimen".
   A Olier la hemos visto en los últimos años en papeles episódicos o más o menos regulares en series como "Cuéntame cómo pasó", "Hospital Central" o "El Comisario" aunque ha sido en el doblaje donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Sin embargo, los chavales de los 80 la recordaremos siempre como Matilde, la mamá de "Barrio Sésamo" y desde entonces su voz es inconfundible para nosotros. Sirva este artículo para homenajearla aunque no tendríamos que acudir a ella para encontrar otro vecino de esta calle en el colegio mágico. Espinete, o sea, Chelo Vivares, es la voz de Myrtle la llorona.


domingo, 6 de noviembre de 2016

Eduardo Sancho

 

Cuando se inauguró TVE nadie pensó que tener unos informativos diarios fuera algo necesario. Por eso tardaron unos meses en poner en marcha lo que en principio se llamó TeleParte (aludiendo al Parte obligatorio de RNE) y, más adelante, en imitación al Journal Télevisé francés o el TeleGiornale italiano, Telediario. En aquellos primeros años había tres presentadores, uno para cada edición: David Cubedo y Jesús Álvarez ponían cara a las dos principales, la de mediodía y la de la noche. Eran hombres de amplia experiencia y cierta edad. Para la tercera edición, la de medianoche, se eligió a un joven pero experimentado periodista, Eduardo Sancho.  


Este valenciano del 27 formaba parte de una nueva hornada de informadores, poco afectos al régimen, con grandes ganas de innovar, conocimientos de idiomas y mucha cultura. Reunían lo mejor de la generación anterior, voz grave de cuidada dicción y una apostura rayana en la diligencia militar, y añadían otros méritos. En definitiva, eran periodistas modernos, los más adecuados para un nuevo medio: la televisión. Cuando Sancho llegó al Paseo de la Habana ya había trabajado dos años en el "Houston Chronicle" tras una primera etapa formativa en el diario "Las Provincias". Era de los pocos españoles que conocía la tele como espectador, la norteamericana nada menos. 


A lo largo de los diez primeros años de emisiones Sancho "ascendió" a la segunda edición del Telediario en sustitución de Jesús Álvarez en numerosas ocasiones y periódicamente realizaba entrevistas en directo en el mismo set del informativo a estadistas, políticos, escritores, artistas y personalidades de distintos ámbitos como Shakuntala Devi, "el cerebro electrónico", escritora y calculadora humana india de gran fama en la época (en la foto).


En 1960 a Sancho le encargaron un programa de entretenimiento pero con poso divulgativo, "La aventura de la música". Durante una temporada y en el escueto plató del Paseo de la Habana se organizaba un concierto con una pequeña orquesta sinfónica. Los episodios más celebrados por la crítica fueron aquellos en los que se homenajeaba a compositores como José Padilla (en la foto) que acudían a la cita y eran entrevistados por el siempre bien documentado Sancho que, además, tenía que compaginar esta ardua labor con la de los informativos y retransmisiones de todo tipo. Precisamente fue una de ellas la que le catapultó definitivamente al parnaso de los grandes periodistas televisivos. 


El 15 de diciembre de 1960 y junto a otro grande, Federico Gallo, retransmitió desde la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas la boda de Balduino de Bélgica y Fabiola de Mora y Aragón. Fue el primer evento social de relevancia europea que emitía en directo a través de Eurovisión TVE y, según cuentan las crónicas, disparó la venta de televisores. Por supuesto no se conserva el sonido de aquel programa especial pero si nos fiamos de las críticas y crónicas de la época Gallo y Sancho realizaron un trabajo extraordinario que sirvió de ejemplo para las siguientes emisiones de ese tipo. Eduardo siguió ligado a la presentación de informativos y a las retransmisiones hasta 1966, año en el que se estrenan las primeras corresponsalías. Él inauguraría la de Londres.


Sus crónicas telefónicas en directo se alternaban con los reportajes filmados por toda la geografía británica tratando temas políticos pero también de interés social. Gracias a Sancho los españoles de los sesenta aprendieron algunas costumbres puramente británicas o se enteraban de las novedades tecnológicas presentadas en ferias internacionales celebradas en Londres. Y todo eso sin perder su galanura porque Eduardo, no podemos olvidarlo, fue el primer "tele-bombón" de nuestra tele. Después el título lo heredaría otra joven promesa, Pedro Macía y sus ojos claros, pero nuestro homenajeado fue el primero. 


Más adelante se encargó también de las corresponsalías de la República Federal Alemana y de Estados Unidos. En estos países tuvo la oportunidad de entrevistar a importantes personalidades. Algunas de esas conversaciones han sido recuperadas en los últimos años gracias a la digitalización sistemática del archivo cinematográfico de TVE. No olvidemos que hasta los 80 todas las noticias se filmaban en este soporte y, gracias a eso, han sobrevivido buena parte de ellas. El celuloide no se podía reutilizar, como sí el vídeo, razón por la cual (como ya hemos repetido hasta la saciedad aquí) no se conservan tres cuartas partes (cálculo totalmente arbitrario) de los programas de los primeros 30 años. 


En los 70 regresa a España para dirigir el Centro Territorial de su Valencia natal y, durante un tiempo, RNE en la misma región. Allí puso en marcha el primer informativo en valenciano. En el 78 es reclamado de nuevo en la delegación de Londres y desde allí le toca retransmitir otro importante bodorrio, el de Carlos de Inglaterra con Diana Spencer en 1981


En 1982 retorna, una vez más, a Valencia para dirigir el Centro Territorial del que le habían destituido, aparentemente, por su procatalanismo  y su "excesiva" cercanía al PSOE. Allí tuvo que hacer frente a una evidente falta de medios técnicos y la constante vigilancia de aquellos cercanos a la derecha que no le perdonaban una. Absurda presión para un profesional que había tenido que bregar con la censura, ser la cara de unos informativos claramente serviles al franquismo y que se había presemtado voluntario para irse al extranjero y ofrecer así información más veraz y con menos cortapisas. En 1985 fue destinado de nuevo a Madrid pero ya a Torrespaña donde se jubilaría como redactor de los informativos de fin de semana. 
   En los últimos años ha reaparecido para dos documentales, "La noche del Telediario" en la Uno y "Las caras de la noticia" en Canal Plus (en la foto) para recordar sus primeros años en los primitivos noticiarios de nuestro país. Más recientemente ha recibido varios homenajes en su tierra muy merecidos. Eduardo Sancho es el único superviviente de esa primera etapa del Telediario y sólo por eso merece una reivindicación pero si además valoramos su carrera posterior y su valentía a la hora de abordar ciertos temas desde el exterior, más aún.