lunes, 13 de agosto de 2018

El Maigret italiano


Cuando Georges Simenon creó al comisario Maigret no fue consciente de que se convertiría, casi de inmediato, en uno de los personajes de novela negra más apreciados no sólo en el mercado francófono sino en todo el mundo, por eso no es de extrañar que bien pronto fuera adaptada al cine y a la televisión. Ya hemos hablado aquí de la longeva adaptación francesa y también hemos mencionado que la BBC había precedido a la ORTF. Si somos estrictos fue Canadá el primer país cuya televisión encargó una serie sobre este personaje, ya en 1955, pero hubo una versión que gustó especialmente al autor y esa fue la italiana. Su protagonista, Gino Cervi, al que muchos recordarán como el alcalde comunista de las películas de "Don Camilo" protagonizadas por Fernandel, conquistó con su interpretación a Simenon.


"Le inchieste del commisario Maigret" comenzó su emisión en 1964 y se realizaron cuatro temporadas hasta 1972. Se adaptaron 16 relatos en un total de 35 capítulos, es decir, que algunos se dividían en dos partes. Cervi era famoso por sus olvidos y despistes pero en este caso supo usar este inconveniente a favor del personaje. Sus pausas, sus silencios encajaban perfectamente con la descripción de Maigret en las novelas, un comisario reflexivo, sobrio, poco dado a la chanza. La actriz Andreina Pagnani dotó a la señora Maigret de un trato maternal y comprensivo a su esposo que también estaba latente en los escritos de Simenon. 


El director fue Mario Landi (en la foto con gafas) un veterano del Programma Nazionale (así se llamaba inicialmente la RAI) que había realizado, por ejemplo, "Casa Cugat" un programa de variedades con Xavier Cugat y su mujer Abbe Lane o la edición de 1960 de "Canzonissima". En los 70 y 80 se centraría más en el cine apuntándose a un género de moda en la época, el terror erótico. Fue Landi quien eligió a Cervi como protagonista pero ¿quién decidió que fuera Landi el director? Pues nada menos que Andrea Camilleri, el famosísimo autor del Comisario Montalbano que por entonces era delegado de producción de la cadena. Landi dirigiría en 1966 una película italo-francesa sobre Maigret que protagonizaría, cómo no, Cervi.

Esta fue la primera investigación de Maigret para el espectador italiano agrupada en varios episodios:


martes, 7 de agosto de 2018

"Palma y Don Jaime", el primer efecto Darrin español

La popularidad de "Palma y Don Jaime" llevó a sus dos actores principales a la portada de "Tele Radio" en marzo de 1960

Fue una de las primeras series de TVE que permaneció más de un año en antena, sus protagonistas eran populares gracias al teatro y el cine, podríamos considerarla stricto sensu un intento de incorporar el concepto sitcom en nuestro país pero "Palma y Don Jaime" pasará a la historia de la televisión en España por sufrir el primer "efecto Darrin", ¡incluso una década antes de que este se produjera en EE.UU.! (ver entrada anterior). Recordemos que eso significa que uno de los personajes cambia de actor sin que se explique el por qué de la transmutación física. Es más, si no fuera por el extraordinario caso del profesor Quatermass que en sus tres series de los cincuenta en la BBC tuvo un intérprete diferente en cada una, sería el primero de la tele europea aunque si tenemos en cuenta que aquí no hubo años de diferencia, como en el de Quatermass, quizás este sea aún más llamativo. Demos primero un par de datos para contextualizar: Alfredo Castellón dirigía y realizaba sobre guiones de Agustín Isern. El argumento era sencillo: Palma era una secretaria tan voluntariosa como desorganizada que hacía sufrir hasta lo indecible a Don Jaime, su jefe, si bien solía solucionar los problemas que ella misma creaba con grandes dosis de imaginación. Se adelantaba, por lo tanto, unos cuantos años a otra serie con la misma premisa que triunfó en medio mundo: "The Lucy Show" protagonizada por Lucille Ball y Gale Gordon.

José Luis y Elena en la oficina de Don Jaime

Esta comedia semanal de unos 30 minutos de duración por episodio comenzó su andadura en el verano de 1959 protagonizada por Antonio Casal y María Fernanda D'Ocón pero enseguida Casal fue sustituido por José Luis López Vázquez y apenas un par de capítulos más tarde D'Ocón por Elena María Tejeiro, en ambos casos por compromisos cinematográficos y teatrales. Aquí ya tenemos el primer cambio injustificado pero no se vayan todavía, aún hay más. En mayo de 1960 Pastor Serrador (primo de Chicho Ibáñez Serrador) reemplazaba a López Vázquez en el papel del rígido jefe que tenía que soportar a la "pizpireta y pícara" (palabras de la prensa de la época) secretaria. Efecto Darrin por triplicado en una misma temporada ininterrumpida. 

La misma oficina apareció de una semana para otra dirigida por un Don Jaime muy cambiado

La serie tuvo una buena acogida desde el principio a tenor de los primitivos sondeos de audiencia y por las cartas que llegaban a la revista TeleRadio, la publicación oficial de TVE. Esas misivas, centenares según aseguraba el semanario, eran generalmente positivas pero también había un buen número que criticaba la excesiva fantasía de las situaciones que se presentaban a lo que López Vázquez respondía: "El telespectador debe darse cuenta de que, indudablemente, las situaciones que se plantean son normalmente absurdas, fuera la de la realidad. Pero esta es la gracia del programa. Un jefe y una secretaria, repito que normalmente no suelen ser así pero si hiciéramos un programa natural, conforme con la realidad, no sería necesaria nuestra actuación" (TR nº 117).

Elena acompañada ahora de Pastor Serrador, el tercer Don Jaime de la serie


La serie se mantuvo, pues, más de un año en antena y el historiador y crítico Baget-Herms la definió como una de las primeras "con pegada" pero el viernes 21 de octubre del 60 fue inesperadamente relevada por una comedia titulada "La otra vida de López" que apenas duró un mes. Curiosamente, esa nueva y efímera serie tenía prácticamente al mismo equipo creativo si exceptuamos al susodicho López que era interpretado por Juanjo Menéndez. 

sábado, 4 de agosto de 2018

El efecto Darrin


Si eres un verdadero aficionado a la televisión, es posible que alguna vez hayas oído la expresión "efecto Darrin" aunque quizás no sepas exactamente a qué se refiere. Nos retrotraemos medio siglo atrás para explicar qué es eso. En 1964 Dick York consiguió uno de sus grandes éxitos televisivos al ser fichado, como segunda opción, para protagonizar junto a Elizabeth Montgomery "Embrujada", una de las series más populares y recordadas de todos los tiempos, llegando al 2º puesto de audiencia en EE.UU. en su primera temporada. Desde el principio esta historia de una bruja que se enamora (y después se casa) con un mortal fue exportada a medio mundo. En España a mediados de la década se podía incluso ver dos veces al día, una en la Primera cadena y otra en la UHF. El actor tenía una larga experiencia en cine y, sobre todo, en televisión pero todavía no había pasado al status de protagonista estrella y gracias a esta paranormal serie lo consiguió pero a costa de mucho sufrimiento. Y es que en 1959 había tenido un accidente durante el rodaje de un western y desde entonces arrastraba problemas de espalda que le generaron una adicción a los tranquilizantes. Durante los primeros cinco años de "Embrujada" aguantó como pudo las necesidades de los guionistas y directores en unas tramas que continuamente implicaban las consecuencias de tener una bruja en casa, tales como flotar, volar o cualquier otra acción que le obligaba a estar suspendido en el plató colgado de unos cables sujetos a unos incómodos arneses. En varios episodios de la temporada 1968/69 su personaje aparecía sospechosamente en la cama, en un diván, en el sofá pero cierta jornada había que rodar una escena en la que tenía que estar sobre unos andamios. A la incomodidad de la posición se sumó un efecto lumínico parpadeante que le provocó un mareo, tras pedir que lo bajaran perdió el conocimiento. Unos días más tarde el productor William Asher (a la sazón marido de la propia Montgomery) le visitó en el hospital donde, aparentemente, le sugirió que renunciara al papel. Fuera como fuese, esa fue la última temporada de York en la serie y durante años se dedicó a su recuperación y a superar su adicción a los analgésicos, casi se arruinó por la falta de trabajo y, finalmente, en los 80 regresó al terreno actoral interviniendo puntualmente en varias series de éxito como "La isla de la fantasía". Falleció en 1992 de las complicaciones surgidas de un enfisema con sólo 63 años. 


Antes he dicho que la de 1968/69 fue la última temporada de York en "Embrujada" y es que la serie continuó pero no eliminando su personaje sino sustituyendo al actor por otro, casualmente también llamado Dick, éste Sargent que, para más casualidad, había sido la primera opción de los productores para este rol. En su momento lo había rechazado porque confiaba más en otra sitcom que le habían ofrecido pero que no superó su primera temporada. Así que, podemos suponer, cuando volvieron a proponerle ser cabeza de cartel de uno de los programas más vistos de la época no debió de pensárselo ni plantearse ningún problema ético con respecto a su antecesor. Y he aquí que tenemos el "efecto Darrin", de un capítulo a otro Darrin Stephens muda su cara sin ninguna explicación. A partir de entonces se abrió la veda para cambiar actores conflictivos, rebeldes o, simplemente, solucionar problemas de agenda, de ambición o incluso de enfermedad y muerte reales. Si al productor le interesaba que el personaje siguiera vivo se podía contratar otro intérprete y, si era necesario, poner alguna excusa, la más socorrida fue la del accidente automovilístico que obligaba a una operación de cirugía estética. En las soap operas (culebrones) de largo recorrido esto comenzó a normalizarse en los 80 hasta llegar a situaciones que rozaban el ridículo. Algunos "efectos Darrin" son especialmente llamativos, por ejemplo, el más rápido: el protagonista de "El coche fantástico" que, por cuestiones narrativas, transmuta su rostro apenas a la media hora de la primera entrega. Posiblemente el que más recuerda la audiencia reciente es el de Vivian Banks. Parece ser que Janet Hubert-Whitten tenía una relación más que tensa con Will Smith y fue sustituida por Daphne Maxwell Reid en 1993. 
   En cuanto al caso que hoy nos ocupa Dick York tuvo una victoria pírrica tras su abrupta salida de "Bewitched" (su título original). En su última temporada fue nominado al Emmy (qué oportuno) y la serie cayó del puesto 11 de la lista de los más vistos hasta el 22 en la primera temporada de Sargent, al 45 en la siguiente y al 50 en la última.
   Próximamente os contaré el primer "efecto Darrin" de la televisión en España que, incluso, se produjo años antes que el de "Embrujada".