sábado, 28 de junio de 2014

Fernando de Giles, el pintor de crónicas


Toledano por nacimiento y pasión pero de vocación internacional, Fernando de Giles ha fallecido precisamente cuando su ciudad celebra festiva el aniversario del Greco. Fernando, el reportero que también era pintor (o el pintor que también era reportero) se ha ido justo cuando su otra gran pasión, el arte, inundaba las calles de su hogar. Falleció el jueves en el hospital donde llevaba tiempo apagándose. Él es (en presente) uno de los nombres más destacados del periodismo internacional de TVE, además de haber dirigido el programa señero "En Portada" también fue responsable de esa sección en los Telediarios. Sus compañeros recuerdan su paciencia, su buen carácter, su ironía demostrada en esos retruécanos verbales que tanta gracia hacían a sus cómplices y tanto exasperaban a ciertos jefecillos que nunca habían salido de Torrespaña.


Su ingreso en TVE se produjo en 1975, el mismo año en el que inició su colaboración con el grupo pictórico Tolmo. Ya tenía sobrada experiencia en publicaciones como "Gaceta Ilustrada", "Mundo Hispánico" o "El Alcázar", por eso no es de extrañar que fuera contratado como "enviado volante" para el programa "Los Reporteros". Sus informes también se publicaban (con fotografías a todo color) en la revista "Tele Radio" así que la difusión que alcanzaba su trabajo era enorme, tanto a través de la pantalla como de las páginas. 

Recorrió medio mundo pero Giles se convirtió en especialista en África y América Latina. Supo poner contra las cuerdas a dictadores como Pinochet o Videla en sus entrevistas y contrajo la malaria durante la grabación de uno de sus reportajes. Era un periodista de gesto simpático, de los que daba confianza enseguida, voz pausada y aflautada (como él mismo decía) y grandes dosis de diplomacia cuando eran necesarias pero también era enérgico y tenía las ideas claras, no se amilanaba fácilmente.  

Haciendo una encuesta sobre el paro en Andalucía, de Giles criticó la actitud del Gobierno. Aquel programa se emitió y el director de RTVE, Fernando Castedo, destituyó al director del área, Iñaki Gabilondo. 
   El espectador más exigente recordará a Fernando por sus reportajes para "Dossier", "Primera Página" y, especialmente "En portada", programa que dirigió y para el que viajó en numerosas ocasiones a África y Latinoamérica. Consiguió que el español medio pudiera comprender un poco mejor los conflictos sociales y armados de países aparentemente lejanos. Durante años dirigió el departamento de Internacional del Telediario y supo ser un jefe comprensivo y paternal para sus reporteros.
 
 
La pintura y la poesía fueron sus otras grandes pasiones y sin duda se reflejaban en los guiones de sus reportajes. Esa sensibilidad impregnaba su trabajo periodístico y gracias a compañeros gráficos como Marquez consiguió insuflar cierta poesía a imágenes terribles.

jueves, 26 de junio de 2014

"El Séneca" de Pemán

Fue posiblemente la serie más popular (en todo el amplio significado de la palabra) de mediados de los 60 hasta principios de los 70 pero hoy prácticamente ni se recuerda y, mucho menos, aparece en los reportajes de la historia de TVE. El archivo es caprichoso y aquello que no se conserva (o se conserva mal) parece no merecer una revisión y eso, en definitiva, significa manipular la realidad. "El Séneca" fue, sin duda, un éxito, estuvo en antena 6 años y su protagonista, Antonio Martelo, se consagró gracias a este personaje.

"Séneca" era un campesino andaluz, lleno de pachorra, bonhomía y con sabiduría (popular) a raudales. Solía reunirse en tertulia con sus amigos el alcalde, el cura, el maestro, el boticario... Estos hombres de letras aceptaban al hombre aparentemente sencillo y simplón porque saben que, en realidad, su sentido común revestido de una fina ironía superaba con creces cualquier reflexión académica. En aquel patio andaluz todos hablaban de cualquier suceso del pueblo mientras "Séneca" (nunca un apodo estuvo mejor elegido) escuchaba. "Venga, Séneca, ¿y tú qué opinas?" le solían espetar al final. Y él, con una frase demoledora resumía la situación y les dejaba sin palabras y riendo a carcajadas.

Martelo era un sevillano de familia humilde, curtido en las tablas y con experiencia en cine. Intervino, nada menos, que en el montaje original de "La noche de la iguana" de Tennessee Williams en España pero fue en el humor donde destacó especialmente. Cuando en 1964 le ofrecieron este personaje nada hacía pensar que sería un éxito. De hecho, comenzó tímidamente como un espacio nocturno de 15 minutos antes de las 21h bajo el título "Habla el Séneca", pero a los dos meses muta a "El Séneca y sus palabras", a partir de las nueve, horario estelar, y de forma quincenal. En 1966 inicia nueva etapa semanal, confirmada ya como una de las series fulgurantes de la Casa... y lo fue hasta 1970 en que tuvo que cancelarse trágicamente por la muerte en accidente de automóvil del protagonista.

El otro gran nombre de la serie es el de su creador y guionista, José María Pemán, autor afecto al régimen y posteriormente juancarlista que había empezado a usar este personaje en la prensa de los 40. El fichaje de este escritor, tremendamente prestigioso (o más bien "prestigiado") durante la dictadura fue muy comentado en su época y, por supuesto, todos los pelotas del franquismo alabaron la decisión. 
   "El Séneca" era Pemán tanto como Martelo y cuando éste falleció, el autor, entre lágrimas, apareció en televisión para anunciar que no podía pensar en otro actor para su personaje y así acabó la serie. En los 90, en los inicios de Canal Sur, se encargó una nueva versión lo que nos da una idea del calado que aún tenía este acercamiento a la cultura popular andaluza a través de la ficción más campechana.

miércoles, 25 de junio de 2014

Raquel Sánchez Silva en Telenoticias de Telemadrid


Aunque su rostro sigue siendo el mismo, su gesto ha cambiado y casi resulta difícil reconocer en esta modosa presentadora de informativos a la Raquel Sánchez Silva aguerrida de formatos tan populares como "Supervivientes". Año 2000, Telemadrid inicia una nueva etapa en sus Telenoticias que quiere diferenciarse de la anterior con una nueva imagen y cambiando las caras visibles (algunas de ellas absolutos clásicos de la cadena que, por cierto, volverían más tarde). En esa radical ruptura Raquel fue una de las elegidas para presentar, nada menos, que la segunda edición, la de más audiencia potencial.
   Su experiencia se limitaba a una etapa en TelePlasencia y una temporada aún más breve en los Telediarios de TVE en su sección deportiva. Eso sí, había llamado la atención en sus sustituciones de María Escario, no sólo por su belleza sino también por su serena seguridad.


El editor y presentador de aquel Telenoticias era Luis Sanabria, un excelente reportero político al que habíamos visto en Telecinco, y que aquí tuvo que enfrentarse a injerencias en su labor. Sanabria recordaba un poco al Hilario Pino inicial, el de la misma cadena, pero no parecía muy cómodo en el plató. Actualmente es editor de programas de debate y actualidad y Raquel, bueno, tras su trabajo en Canal Plus y Cuatro... cualquier espectador sabe dónde está.

lunes, 23 de junio de 2014

Roberto Brasero en Telemadrid

Va camino de la década como hombre del tiempo en Antena 3, es uno de los comunicadores que mejor ha sabido aprovechar la enorme pantalla de informativos de la cadena y su contagiosa alegría al ofrecer la previsión meteorológica le ha convertido en un valor seguro para sus jefes. Roberto Brasero es ya uno de los periodistas especializados en este tipo de información más populares; no es físico, ni geólogo, como suele ser habitual en los meteorólogos, es periodista y en su anterior empresa lo demostró en diversas secciones. En Telemadrid fue chico para todo durante catorce años pero realmente se hizo popular cuando en 2000, tras un cambio de dirección, le ofrecieron encargarse del Tiempo.

En enero de 2000 los "Telenoticias" de la cadena madrileña cambiaban de caras, de sintonía, cabecera, decorados y también estrenaban una forma de entender la información. Brasero era parte de aquel cambio en la segunda edición comandada por Luis Sanabria, proveniente de Telecinco, y Javier Reyero en los deportes. Junto a Sanabria, en la información general, un joven rostro que ya se había visto en el Telediario de verano en sustitución de María Escario, Raquel Sánchez Silva, pero de eso ya hablaremos otro día.
   Los cinco años de Roberto dando el tiempo en Telemadrid sirvieron para que en Antena 3 decidieran que ese debía ser el estilo de sus nuevos noticiarios. Su fichaje ha sido rentabilizado, a tenor de las audiencias y de las larguísimas promociones que le meten con calzador al pobre muchacho.
   Brasero es hoy Antena 3 pero no olvidemos que fue Telemadrid quien descubrió el potencial "meteorológico" de un gran comunicador. Esta autonómica vive hoy su peor momento pero eso no debe hacernos olvidar que hubo un tiempo, no tan lejano, que sabía hacer las cosas con cierta dignidad.

domingo, 22 de junio de 2014

Andy Williams en La hora de Raffaella... lo que no se vio

En estos días en los que Italia (y también España, para qué engañarnos) celebra el cumpleaños de la gran Raffaella Carrà (antes de su nombre siempre hemos de usar ese calificativo) vamos a ampliar información sobre un programa del que ya hablamos aquí, "La hora de... Raffaella" con Andy Williams como invitado estelar. Un reportaje aparecido en el número 950 de la revista "TeleRadio" escrito por Jesús María de la Calle en marzo de 1976 nos aclara aspectos de aquella grabación que desconocía hasta ahora.

El norteamericano, famoso por sus shows en la CBS y la NBC desde finales de los 50 hasta finales de los 70, acudía al show de Raffaella porque ambos compartían casa de discos. El director y realizador, Enrique Martí Maqueda, sólo disponía de cinco horas para completar la grabación de cuatro canciones, las presentaciones y la breve entrevista con la italiana. Poco tiempo para un bloque importante de uno de los programas estrella de la temporada y más teniendo en cuenta los habituales cortes por problemas técnicos. De hecho, por culpa de tanta interrupción a punto estuvo de irse sin repetir varias veces la última canción.

El reportaje nos aclara uno de los aspectos que más sorprende al ver el programa, la interacción del público con un artista prácticamente desconocido en nuestro país, con la audiencia cantando con él. En realidad no eran españoles sino compatriotas que estudiaban en la Facultad de Filosofía y Letras y el Instituto de Cultura Hispánica, reclutados hábilmente por los productores. Williams estuvo pendiente de ellos en todo momento, contándoles chistes, entonando sus canciones más populares... y preguntándoles la hora, preocupado de perder su vuelo a Londres donde también intervendría en varios programas de radio y televisión.

No tuvo la misma atención con los periodistas a los que respondía que no le gustaban las entrevistas y que tenía que concentrarse en lo que estaba haciendo en las pausas de grabación. De la Calle le acusó directamente de divo aunque el director Martí Maqueda me contó hace tiempo que había sido "todo un profesional" que se plegó a sus exigencias con paciencia.
   Tres veces se cambió de vestuario antes de que la discográfica lo aceptara. Además del smoking el espectador español lo vió con camisa blanca de amplio cuello, jersey oscuro y vaqueros pero antes había lucido unos pantalones más formales con camisa morada que sus representantes no aceptaron por "hortera" y después se probó un pantalón caqui con camisa estilo country que tampoco obtuvo el visto bueno.
   La Carrà le enseñó ante las cámaras un poco de castellano pero la única palabra con la que se quedó fue "beso" que posteriormente solicitaba entre risas ante todo el personal femenino que se cruzaba en el plató.
   Williams se fue de España tal y como vino, en avión, y sin poder visitarla. El programa, eso sí, fue un exitazo en el panel de aceptación que se manejaba en la época.



jueves, 19 de junio de 2014

Juan Carlos I en la BBC. "Royal Heritage".

La relación de los Reyes con la televisión es tan vieja como el propio medio, en Inglaterra la BBC ha mostrado la evolución de su Realeza con respeto pero sin obviar las críticas, sus ceremonias son programadas año tras año y los acontecimientos especiales como bodas, bautizos o coronaciones son motivo de despliegue. En Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega y Mónaco tanto de lo mismo aunque de una forma mucho menos envarada. En nuestro país el primer gran acontecimiento que consiguió una venta masiva de televisores fue, precisamente, una boda real, la de Balduino de Bélgica con Fabiola. 
   Hoy que todas las cadenas han pinchado la señal de la Coronación de Felipe VI y comentaristas de todo pelaje han analizado (con mayor o menor fortuna) las palabras del monarca y los modelitos de Letizia, las infantas y doña Sofía, queremos recordar un documental coproducido por la BBC y TVE en 1976, "Royal Heritage" (Patrimonio Real), con el explicativo subtítulo "Juan Carlos I de España, un retrato filmado".

 
En 40 minutos se muestra a los Reyes en el palacio de la Zarzuela, el de Marivent, en las pistas de esquí de Navacerrada, en visitas oficiales a Andalucia y Asturias, trabajando en sus despachos o introduciendo a Felipe en el mundo del motor.
   "Tengo la esperanza de que durante mi reinado España ocupe un lugar de importancia entre las naciones libres del mundo y que el pueblo español goce de libertad y justicia" confesaba Juan Carlos I ante las cámaras. "Tengo fe en Dios y una inmensa y constante fe en el pueblo español. Trabajaré por él toda mi vida y juntos trabajaremos por España. Juntos resolveremos los problemas de hoy y también los problemas del futuro" aseguraba así mismo el abdicado rey.
   Herbert Spencer dirigió el programa y lo produjo Richard Dewitt. Por TVE la producción la llevó Rafael Bellido y participaron como cámaras Manuel Cabanillas, Diego Úbeda y Juan Antonio Verdugo. Se emitió el 15 de julio de 1976 y alcanzó la cifra de 20 millones de espectadores en Reino Unido. No tengo constancia de que en España se pudiera ver al completo porque, decían entonces, como los Reyes habían hablado en inglés sonaría raro verlos doblados. Eso sí, algunas de esas imágenes se han repetido estos días hasta la saciedad.

lunes, 16 de junio de 2014

Barbra Streisand y otros instrumentos musicales


Un estudio vacío, Barbra Streisand, la gran estrella del cine y la música, entra en él. Con un vaporizador se aclara la garganta. Lo va a necesitar porque se avecina un gran espectáculo en el que estará acompañada de otros 150 instrumentos musicales.


Y precisamente ese es el título, "Barbra Streisand and other musical instruments", de su quinto y, hasta ahora, último especial televisivo tras el fichaje millonario por parte de la CBS. El primer (y fundamental) instrumento al que hace referencia el título es la potente, sorprendente y versátil voz de Barbra. Este vehículo de lucimiento era otro de esos personalísimos proyectos de la artista que se podía permitir porque estaba en lo más alto de su carrera. Justo el año anterior había rodado su exitazo fílmico "Tal como éramos" y tan pronto sacaba un disco pop como presentaba otro con composiciones standard interpretadas de una manera distinta a la tradicional.


La idea de este especial era presentar ante una audiencia heterogénea distintos estilos musicales que no tenían cabida en el prime-time televisivo norteamericano, Barbra se adelantó unos años a la moda de "Músicas del mundo" que invadió las tiendas de discos en los 80 y 90.
   Ya el primer minuto del programa era una declaración de intenciones, mientras ella iba entonando a cappella los músicos iban llegando al plató y afinando sus instrumentos. Uno de ellos aparecía con un serrucho y arreglaba una silla coja antes de interpretar una pieza con él.
   A lo largo del show Barbra se atrevió con ritmos muy alejados de su repertorio habitual, siempre con su peculiar sentido del humor. Eso la salvó del ridículo, por ejemplo, al bailar con pasión una sevillana.


Gaiteros escoceses, bandas tribales africanas, agrupaciones turcas, armenias, brasileñas... Canciones propias de su folklore y otras bien conocidas por el público estadounidense pero con arreglos multiculturale y hasta una banda de electrodomésticos ruidosos. Todo tenía cabida en un programa que, sin duda, fue uno de los más complejos de los grabados por Barbra y también uno de los que pasaron más desapercibidos.


Si bien muchos aficionados recordaban el fantástico dúo con Ray Charles y sus Raylettes con una versión de la canción mejicana "Vaya con Dios", pocos guardaban habían grabado en su memoria a la cantante interpretar temas como el famosísimo "Sing" compuesto por Joe Raposo para "Barrio Sésamo" a cappella o un trabalenguas titulado "Piano Practice" acompañada de un pianista de 11 años (aunque en la presentación ella aseguraba que tenía 8).


Este espectáculo supuso un gran esfuerzo de producción, se grabó en color durante 8 días en los estudios londinenses de Elstree y se emitió por primera vez en EE.UU el 2 de noviembre de 1973 y en TVE en 1974 con presentación de Alfonso Eduardo ("Revista de cine") aunque en blanco y negro.
   Inmediatamente se editó un disco pero los fans de la artista no pudieron ver de nuevo este show hasta que se editó en dvd hace unos años. Sigue siendo un especial poco reconocido pero muy recomendable por su indudable calidad artística y su impecable factura visual.

viernes, 13 de junio de 2014

Topo Gigio en TVE

Topo Gigio fue uno de los primeros personajes netamente televisivos de éxito global casi instantáneo, en una época en la que la exportación de programas era mucho más lenta y la contratación de artistas extranjeros llevaba un ritmo pausado, este ratoncito de gomaespuma consiguió trascender su cuna italiana para llegar, nada menos, que al show de Ed Sullivan, el más popular de EE.UU. Pero centrémonos en lo nuestro, al menos en este artículo.
   La veneciana María Perego creó este muñeco en 1959 con la colaboración de su marido Federico Caldura. Su primera aparición en un programa de Domenico Modugno tuvo tal éxito que fue inmediatamente fichado por el programa estrella de la RAI "Canzonissima" presentado en aquella época por Nino Manfredi y Delia Scala. A partir de ahí este ratoncito fue requerido por todos los programas, las compañías discográficas reclamaban su voz para lanzar discos infantiles y aparecieron cómics, figuritas de plástico, peluches...
   Fundamentalmente, Topo Gigio era un ratón manejado con maestría y con una expresividad inusual en títeres televisivos que dialogaba con actores o presentadores haciendo alarde de una ingenuidad entrañable. Era un personaje exportable y que encajaba en cualquier programa. Se dice que su debut internacional se produjo en el ya comentado show de Ed Sullivan en la CBS pero no fue así. Dos años antes, en 1962, fue fichado por el hábil Arthur Kaps para su programa "Amigos del lunes" en TVE. Aunque este espectáculo estaba presentado por Franz Johan con la colaboración de Gustavo Re en los sketches, fue la bellísima Ana María Solsona la elegida para dialogar con el ratoncillo. Aunque llevaba años en la Casa y había presentado nada menos que el programa "Gran Parada", con el que Amigos competía ahora en triunfo, fue esta unión con la marioneta la que le dió mayor popularidad.
   En 1964 la película "Las aventuras de Topo Gigio" consiguió el Pelayo de Oro del Festival de Cine Infantil de Gijón. Ese año había terminado "Los amigos del lunes" en pleno apogeo de audiencia y TVE no quería prescindir del roedor italiano así que se crearon guiones específicos (y no adaptaciones de los italianos) para el nuevo programa dirigido por Fernando García de la Vega, "Teledomingo" presentado por Pablo Sanz. El invento no duró mucho y Topo desapareció de nuestras pantallas hasta que Xuxa lo rescató en su etapa en Telecinco.

¿Cuántos cincuentones recuerdan aún las canciones de Gigio?



Con Ed Sullivan en 1967:



Desgraciadamente no existen imágenes de sus intervenciones en TVE.

miércoles, 11 de junio de 2014

Los Premios Iris reivindican la veteranía

 
Si algo de bueno tuvo la Gala de entrega de los Premios Iris concedidos por la Academia de la TV, aparte del reconocimiento merecido a los premiados, fue la reaparición a nivel nacional de veteranas figuras de nuestra tele. Aprovechando el aniversario de la inauguración de Prado del Rey, presentadores y actores subieron al escenario para contar anécdotas y anunciar los ganadores. Pudimos ver a comunicadores de la talla de Miguel de los Santos, recordado por sus programas musicales, como "La gran oportunidad", "Voces de oro" o "Retrato en vivo", sus retransmisiones eurovisivas o sus documentales sobre América latina.

 A cantantes como Mochi, siempre en mente su espídica presentación del mítico "Escala en HI-FI" aunque también intervino en otros programas como "Hoy también es fiesta".

 
Precisamente en "Escala en HI-FI" pudimos ver a un adolescente Luis Varela que ya había debutado siendo niño en dramáticos realizados en directo desde el Paseo de la Habana. Ana María Vidal intervino en cientos de teatros televisivos, bajo el título de "Estudio 1", "Fila 0", "Gran Teatro" o "Novela". Su voz sigue potente y se postuló para nuevas series al tiempo que entregaba el premio al mejor actor a Rodolfo Sancho con quien había trabajado en "Al salir de clase".

Por supuesto hubo momentos emotivos, como el protagonizado por una entrañable Maruja Callaved, pionera de los programas culinarios en los 60-70 con "Vamos a la mesa". Apoyada por el equipo de "Masterchef" explicó las grandes diferencias de medios entre ambos programas. Provocó sonrisas su explicación sobre cómo se dirigía al espectador, con respeto, voz suave y alejada de mensajes publicitarios. ¿Una indirecta a sus sucesores?

 Rosa Calaf sonreía junto a Paloma  del Río y subió al escenario con Ana Pastor que, entre risas, comentó "quién nos iba a decir que íbamos a volver a TVE, pero tranquilos, sólo será durante unos segundos". Desgraciadamente... añadiría yo.

 Marisa Abad transmitió a la nueva generación en qué consistía su trabajo como locutora de continuidad y describió con su habitual gracejo cómo tenían que colocarse al nivel adecuado de la cámara, porque en ese cuartito estaban más solas que un anacoreta.

 Mari Carmen Izquierdo, la primera periodista deportiva de TVE, pionera en "Estudio Estadio" y el Telediario, confesó que estaría encantada de cubrir el Mundial de Brasil y desmintió (a medias) la leyenda urbana que asegura que fue la primera mujer en pisar un vestuario de futbolistas.

No podía faltar Laura Valenzuela, en realidad ella no se pierde una. Fue la primera en el Paseo de la Habana y su presencia sigue siendo habitual en la tele. Aunque trabajó poco tiempo en TVE, su "Galas del sábado" y (en menor medida) "Canción 71" le han permitido ser recordada por los espectadores décadas después.

 
 Sin duda los mintuos más emocionantes los protagonizó la respetada, admirada y queridísima Mayra Gómez Kemp al recibir su reconocimiento a Toda una Vida. Se acordó de su descubridor y también de sus grandes directores televisivos, José Antonio Plaza ("625 líneas", "Ding Dong" y "Sabadabadá") y Chicho (¿hace falta decir con qué show?).

Su marido, Alberto Berco, actor de cine y televisión retirado por problemas de salud hace muchos años, escuchaba con atención. A él le dedicó especialmente el premio. Amor incondicional y mucho respeto, como el que deberíamos tener por los veteranos. Personalmente, agradezco a la Academia que haya reivindicado a los maestros (o al menos a algunos de ellos).

Por cierto, de todos ellos podéis encontrar más información en este mismo blog.

miércoles, 4 de junio de 2014

"Elizabeth R" con Glenda Jackson


Primera producción británica en conseguir un Emmy a mejor serie dramática. Protagonista con dos Emmy a mejor actriz dramática y mejor actriz en miniserie. Millones de espectadores en todo el mundo. Prestigio marca BBC y éxito no estaban (ni están) reñidos en productos como "Elizabeth R". 6 capítulos de 85 minutos de duración cada uno emitidos entre febrero y marzo de 1971 en Reino Unido coincidiendo con el aniversario de la muerte de la Reina.

La excelente actriz y ahora política Glenda Jackson era la protagonista absoluta de este ambicioso proyecto que sólo podía llevarse a cabo con una estrella con su profundidad dramática. Ya había encarnado este papel previamente en el cine pero en esta serie tenía que ofrecer lo mejor de sí misma. Transcurría desde 1549, con Elizabeth todavía princesa, y finalizaba con su muerte. El maquillaje ayudaba a Jackson a simular el paso de los años pero, sin duda, fue su insuperable talento el que otorgó credibilidad a su interpretación.

La serie era la continuación de "Las seis mujeres de Enrique VIII" emitida el año anterior y, de hecho, algunos actores repetían papel. Especialmente destacable es el trabajo de la diseñadora de vestuario Elizabeth Weller, basado, en su mayor parte, en cuadros de la época.

Aunque fue emitida originalmente en BBC Two, posteiormente se ha redifundido en el primer canal y es un clásico de la tele británica. En 1972 se transmitó en la PBS, la pública estadounidense, en su contenedor "Masterpiece Theatre" con la introducción del periodista británico Alistair Cooke; posteriormente se repondría en canales comerciales. Aquí pudimos verla en 1976 y de nuevo en 1989, en ambas ocasiones en horario de máxima audiencia y con gran campaña de promoción.

Así comenzaba la historia: