miércoles, 26 de noviembre de 2014

"¿Conocemos España?" con Mario Beut

En 1978 TVE se encuentra con un problema en su parrilla, al finalizar se segunda etapa el "Un, dos, tres" no hay un sustituto claro en el sector del entretenimiento y los concursos. Ninguno de los juegos estrenados en aquella temporada cumplió expectativas, la sombra del show de Chicho era demasiado alargada. Sin embargo hay ciertas excepciones que deberíamos revisar porque, si bien no alcanzaron el éxito, tampoco desmerecieron.
"¿Conocemos España?" se estrenó en abril de aquel año y la crítica valoró muy positivamente su mezcla de diversión y divulgación.

El formato era simple: dos equipos de tres personas y de distintas provincias se enfrentaban para demostrar su conocimiento sobre nuestro país en diversos aspectos: geografía, cultura, historia, gastronomía, tradiciones, folklore, música...

Dirigía Esteban Durán, especialista en dramáticos, y presentaba Mario Beut, el galán de los concursos. Hombre de radio popularísimo en Cataluña y con éxitos en la tele de los 60 tan rotundos como "La unión hace la fuerza" o el longevo y paternalista programa de beneficencia "Club Mediodía" (también conocido como "el programa de los milagritos" del que ya hemos hablado aquí). Su educada voz y su pinta de protagonista de película o espía europeo eran un baluarte en la TV de la época hasta que en los 80 prácticamente desapareció de la pantalla.

En el primer programa no hubo concursantes sino compañeros de la Casa que ayudaron a explicar la mecánica del juego, algo muy habitual por entonces y que se repetiría durante años en todos los concursos hasta bien entrada la década de los 90. Otros ejemplos de esta táctica explicativa fue el "3x4" o "Cifras y letras". A partir del segundo todas las provincias españolas tuvieron su representación en los equipos participantes.

Cada semana un invitado famoso acudía para animar a los concursantes, presumir de su tierra y, de paso, demostrar sus conocimientos sobre la patria. Habituales eran los actores y los cantantes que, gracias a sus bolos, podían nombrar pueblecillos desconocidos casi de carrerilla. El primer padrino fue el actor Alfredo Mayo que estaba viviendo una segunda época de esplendor tras el exitazo de "Cañas y Barro". Otro de los convidados fue Chicho Ibáñez Serrador que más tarde alabaría al programa y sus intenciones en la sección televisiva del periódico "ABC".

Al final del programa uno de los equipos era eliminado y el ganador sumaba puntos que serían fundamentales para la gran final. Una bella azafata siempre sonriente se encargaba de apuntar, manualmente, los aciertos y errores.

"¿Conocemos España?" no fue un fracaso pero tampoco ocupó puestos altos en el índice de aceptación (el equivalente a la lista de audiencias actual). Sólo duró una temporada y ha pasado discretamente a la historia de la televisión. Hoy lo recuperamos del olvido.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El primer "Un, dos, tres" de Bachs

Una triste casualidad ha querido que el vigésimo primer aniversario del inicio de la novena etapa del "Un, dos, tres" coincida con la muerte el pasado domingo de su presentador, Josep María Bachs. Unos días antes de su emisión, el viernes 19 de noviembre de 1993, la prensa era invitada a la grabación y todos los fotógrafos podían captar la foto de familia del flamante equipo.

Casi sin respiro con respecto a la etapa anterior, dos temporadas presentadas por Jordi Estadella y Miriam Díaz-Aroca, regresaba el más veterano concurso de la parrilla a la Primera pero con varios cambios. El más llamativo fue el nuevo conductor que era anunciado en la cabecera con su nombre en castellano a pesar de que el espectador catalán lo conocía desde los 70 como "Josep María".

Tendrían que pasar unos cuantos minutos hasta que Bachs hiciera acto de presencia. Antes de la cabecera Chicho bromeaba, como era habitual, con el fin de una era (que esta vez sí se cumplió) y tras la sintonía era el ballet quien daba comienzo al programa en un colorido decorado que representaba un parque de atracciones, el tema de aquella primera emisión rompiendo la tónica habitual de "El circo" o "Las mil y una noches".

Tampoco serían las azafatas quienes presentarían a los concursantes, atrás quedaba la famosa coletilla "amigos y residentes en..." que se había convertido en un clásico. Era la propia Ruperta con la ayuda de una voz en off quien se encargaba de ello.

Y por fin aparecía Bachs, con su bigote falso (ya popular en TV3), su máscara para evitar una profunda timidez que disimulaba a la perfección ante el público. Este periodista era un viejo conocido de los espectadores de TVE Cataluña, donde había sido uno de los primeros en presentar informativos en catalán, y, sobre todo, de TV3, de donde fue una de las primeras y más longevas estrellas con éxitos como "Filiprim". Al "Un, dos, tres" aportaba esa ironía y flema británicas que tanto gustaban a Ibáñez Serrador. De hecho, Bachs era el elegido en un primer momento para sustituir a Mayra en el 91 pero el contrato se retrasó un par de años. Por segunda vez en la historia del programa, no había un set específico para la tanda de preguntas, el fondo era el decorado del tema semanal con una iluminación más intimista.

Las azafatas seguían siendo prácticamente las mismas (Carolina, Lucy, Alejandra, Mayte y Nieves) pero con dos incorporaciones: Diana Lázaro, conocida después por su papel de Cybercelia en el "Cyberclub" de Telemadrid) y por sus intervenciones en series como "Hospital Central". Ella ejercería de contable junto a Mayte, primera vez en la historia del concurso en el que esta tarea es compartida.

Y Paula Vázquez, de la que sobra repasar su curriculum porque es harto conocido por los espectadores. Ella es presentada como la sobrina del presentador, ficción que se repite con otros colaboradores del programa y "no por nepotismo" según el propio Bachs.

Esta vez las Tacañonas trasladan su set al final de las escaleras que separan las gradas del público y no será el único cambio que sufran. Debido a un grave accidente Paloma Hurtado no puede reincorporarse a su puesto hasta el año siguiente. Hasta entonces, dos actrices del grupo La Cubana (Mercè Comes y Vicky Plana) la suplen bajo los papeles de Virtudes y María de la Purificación estableciendo una lucha de "catalanas a catalán, usted dará las pesetas y nosotras lo evitaremos". Teresa y Fernanda Hurtado mantenían la tradición y seguían en sus roles habituales.

El pobre Bachs sufría las continuas interrupciones de su supuesto abuelo, Lázaro Escarceller, para dar paso a publicidad y no sería el único que le cortaría; parodiando el microespacio "La noticia 5" de Telecinco, "La noticia 1, 2, 3" solía trufar el programa con informaciones falsas y (aparentemente) cómicas.

Al pobre Bachs no le gustaba la violencia así que le pasaba el marrón de la eliminatoria a su sobrina, una militar con muy malas pulgas que no tenía ningún tipo de reparos en hacerle el paso a la subasta mucho más difícil a los concursantes.

Al principio de aquel primer programa, el presentador avisaba de que su propósito seguía siendo entretener sin molestar a nadie pero que el show sería más divulgativo. Claramente era un paso previo hacia el nuevo sesgo que tomaría diez años después. Dentro de ese propósito, el tema del programa no se presentaría con un gran número musical sino con un monólogo escrito por prestigiosos autores y representado por no menos prestigiosos actores como Adolfo Marsillach, Amparo Baró o María Fernanda D'Ocon, que fue quien abrió la veda.

La subasta continuaba como siempre pero no repetía ninguno de los cómicos y actores habituales. De entre esos nuevos valores destacaban dos: Silvia Abascal como sobrina poseída del presentador y Luisa Martín (sí, la gran actriz antes de ser famosa por su papel de chacha en "Médico de familia") en múltiples roles.

Posiblemente uno de los fichajes que mejores momentos dejó en aquella etapa fue el mentalista Anthony Blake al que Chicho permitía crear el suspense necesario para sus números con minutos de lento ritmo y música ad hoc.

Y para compensar ese tono más divulgativo del programa, un espectacular desfile casi al final de aquel primer día servía para anunciar los programas de las próximas semanas, algo también inaudito en la dinámica del concurso.

Ese viernes el "Un, dos, tres" tuvo casi seis millones de espectadores y un 39,3% de share. A lo largo de las siguientes semanas no se pudo mantener ese excepcional registro y la audiencia se estabilizó en torno al 20%, dato que quedaba lejos de la media de la cadena y que, por entonces, fue considerado un fracaso. Tras 18 programas llegó la despedida con el "El gran Boom" en el que el decorado era dinamitado.


Podéis ver el programa en este enlace de la web de TVE:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/un-dos-tres/dos-tres-responda-otra-vez-parque-atracciones-1993/2863791/








jueves, 13 de noviembre de 2014

"¡Y hasta aquí puedo leer!", las memorias de Mayra

Pocas presentadoras de nuestra tele han alcanazado el estatus de icono, Mayra Gómez Kemp es una de esas gozosas excepciones y además por méritos propios. Esta cubana de nacimiento pero española de sentimiento logró cotas de popularidad inasumibles hoy en día gracias a programas como "625 líneas" (su primer TP de Oro a mejor presentadora en un lejano 1978), "Dabadabadá" o el justamente célebre "Un, dos, tres". Se ha repetido hasta la saciedad que fue la primera mujer en toda la televisión europea que condujo en solitario un gran formato en prime-time y quizás de tanto repetirlo ha perdido su significado pero tomáos unos segundos para reflexionar sobre ello y entenderéis por qué Mayra es una figura irrepetible. Por todo esto sus memorias bajo el acertado título "¡Y hasta aquí puedo leer!" es uno de los libros más esperados de cualquier aficionado al medio. Y ella no deja nada de lado. Comienza hablando de su cáncer de lengua, continuando con esa campaña en contra del tabaquismo y de concienciación de un tipo de tumor casi desconocido para la gran mayoría hasta que ella le puso cara.

Su primer anuncio en la TV cubana

Tampoco se escapa de otros temas dolorosos como su obligado exilio de Cuba donde sus padres eran reputados profesionales televisivos (director y guionista él, actriz ella) y donde Mayra hizo sus pinitos como actriz en anuncios como el de la foto (hoy impensable) siendo una adolescente de apenas 13 años.
   Su huida a Puerto Rico primero, Venezuela después y finalmente Miami. Sus estudios universitarios de Filosofía y Letras en Miami. Su primera película como actriz, un horrible (y precisamente por eso divertídisimo visto hoy en día) film llamado "Death Curse of Tartu" donde era fagocitada por un cocodrilo de nombre real Chicho... (¿hace falta añadir algo más a la curiosa coincidencia?).

Su llegada a Barcelona en 1970 para ayudar a su gran amiga, casi una hermana, a afrontar una nueva etapa vital, su primer trabajo en nuestro país en una agencia de publicidad y el traslado a Madrid para ampliar horizontes. El abandono de una relación sentimental y de la Publicidad y el encuentro del que sería su marido, el actor Alberto Berco, en una compañía de doblaje... Todo es relatado con gran naturalidad por la presentadora. Y es, precisamente, hablando de su marido cuando descubrimos una historia de amor y complicidad que emociona. La depresión de su esposo ocupa algunas de las páginas más dolorosas (y sinceras) del libro.

 Mayra en "The Rocky Horror Show"

Con él también coincidiría en "The Rocky Horror Show", la versión española de un espectáculo demasiado atrevido para las postrimerías del franquismo, tanto que no pudo ser representado en un teatro sino en una sala de fiestas. Aquello no podía durar demasiado y llegamos a 1976, una fecha histórica porque es cuando consigue que el mismísimo Chicho le haga una prueba como azafata del ya popularísimo "Un, dos, tres", número 1 de la audiencia española: "Fue mi desparpajo, me confesaría después, lo que le animó a seguir con la entrevista. En aquella prueba no tenía ninguna oportunidad como azafata. Ya estaban escogidas, sólo faltaba una plaza y prácticamente estaba asignada para la actriz María Casal" escribe Mayra, que no escatima elogios para Kiko Ledgard, el primer presentador del mítico concurso: "No sólo era un gran showman, también una excelente persona que intentaba ayudar a todos. A mí, por ejemplo, me llamó siempre por mi nombre. Con su "Mayra por aquí, Mayra por allá" hacía que la gente me fuese conociendo. Nunca utilizó el nombre del personaje que estaba intepretando, a pesar de que Chicho le regañaba por ello. Lástima que años después yo no pude ayudarle del mismo modo cuando sufrió el terrible accidente que impidió su continuidad en el programa".

Junto a sus dos compañeras de Acuario, su marido Alberto Berco y unos amigos

La fama adquirida con sus fugaces apariciones en el programa convencieron a un promotor musical de la idoneidad de formar un trío canoro con dos de las azafatas y la propia Mayra (de hecho ella era la única con experiencia como cantante). Acuario revolucionó el verano de 1976 y fue el grupo con más bolos pero distintas circunstancias hicieron que el grupo se disolviera pronto. Quedan, eso sí, en la memoria temas como "Rema, marinero".

Juan Santamaría y Mayra reicibiendo en el aeropuerto a los protagonistas de "Raíces", invitados de "625 líneas"

En 1978 José Antonio Plaza la elige como sucesora de Paca Gabaldón para "el programa de programas", aquel que avanzaba la programación de la semana, "625 líneas" donde tendría la oportunidad de entrevistar a los protagonistas de los grandes éxitos del momento. El espacio consiguió, inesperadamente, el primer puesto en la lista de aceptación de TVE y Mayra fue premiada con el TP de Oro: "Tanto éxito no evitó que unos meses después me quitaran del programa. En esa televisión única de los setenta se apostaba por cambiar las caras en lugar de innovar con nuevos formatos. A los dos años se consideraba que el rostro del presentador "estaba quemado", había agotado el interés del público". 
Con Plaza seguiría trabajando en "Ding Dong", un híbrido entre show gastronómico y el "Un, dos, tres" copresentado con Andrés Pajares y el recordado infantil "Dabadabadá" junto a Rosa Otero y Torrebruno. Ambos espacios fueron dirigidos por el ex-corresponsal y fue grabando el último cuando estalló el golpe de estado. Había prevista una grabación al día siguiente y Mayra no faltó a su cita en Prado del Rey:  "Lo recuerdo como un día apasionante e irrepetible. No podíamos grabar ya que faltaba el público infantil, por lo que pudimos ver desde el control central lo grabado en el interior del Congreso".
La comunicadora no ahorra elogios a Plaza pero tampoco pierde la objetividad cuando habla del final de su relación laboral cuando Mayra aceptó la sorprendente propuesta de Ibáñez Serrador para presentar el "Un, dos, tres": "Siempre he creído que José Antonio Plaza nunca me perdonó que abandonara el programa infantil".

La presentadora no decepciona a los fans del concurso y habla extensamente de su etapa en él, casi siete años con audiencias superiores a los 24 millones de espectadores. Su relación de complicidad con Chicho... y también de decepción cuando "no se dignó a llamarme para advertime de su cambio de decisión. Dolida por la falta de lealtad que suponía su comportamiento, no pude evitar especular sobre las posibles causas" en la vuelta a la programación en 1991 cuando, finalmente y a pesar de lo acordado inicialmente, tomarían las riendas Jordi Estadella y Miriam Díaz-Aroca.

"Ahora estamos en paz. Nos hemos demostrado que nos queremos" tal y como se demostró en la celebración del 40 aniversario organizada por los forofos del show y en la que Mayra se abrazó cariñosamente al que fuera su director durante más de un lustro.
   Los años siguientes se planteaban apasionantes, su contrato con una primeriza Antena 3, las ilusiones puestas en "La ruleta de la fortuna" y en su propio talk-show, "Simplemente Mayra", un fracaso en toda regla: "Durante todo ese tiempo intenté una y otra vez que la dirección de la cadena apostase por el talento, por un equipo en condiciones que habría dado alguna oportunidad al programa. Fue como llover sobre mojado, no se escucharon mis demandas y, tras ocho semanas de emisión, eliminaron el programa y pusieron la edición doiminical de La Ruelta de la fortuna que se podía seguir en directo". Su salto a la FORTA con "Luna de miel" y su cariñosísimo recuerdo a Cruz y Mainat por el exquisito trato que tuvieron con ella. Con cierta ironía titula su última etapa profesional "de profesión: invitada".
   "¡Y hasta aquí puedo leer!" es un libro que no defraudará a los seguidores de esta magnífica mujer y aporta mucha luz a los historiadores televisivos. Aprovecho la ocasión para anunciar, emocionado, que próximamente tendré la ocasión de presentar su libro en Santiago y que posteriormente publicaré aquí una entrevista con ella, mientras tanto deberíais disfrutar con las palabras de Mayra narradas en primera persona.

Todas las citas y las fotografías 1, 2, 4, 5, 6 y 8 son publicadas con el expreso consentimiento de la editorial Plaza & Janés

domingo, 9 de noviembre de 2014

25 años de la caída del muro de Berlín

"Buenas noches. Berlín, como acaban de ver es un clamor de libertad". Así comenzaba Mari Pau Domínguez la segunda edición del Telediario, la primera que daba cuenta de la gran noticia del año, la gran noticia de los últimos 25 años. Esta periodista, proveniente del circuito catalán de TVE y que había pasado un año aprendiendo de Hermida en la última temporada de "Por la mañana", tuvo el privilegio de ser la primera cara de los informativos en anunciar el fin del muro de la vergüenza. Hoy se cumplen 25 años de aquel histórico momento que supuso, entre otras cosas, el fin de la guerra fría y el comienzo de una nueva vida para los berlineses que había sido separados de forma arbitraria de sus familias y amigos por cuestiones ideológicas y políticas. La aguda pregunta de un periodista italiano en una soporífera y rutinaria rueda de prensa en el Berlín oriental sobre una normativa nueva oculta entre los farragosos papeles institucionales que, aparentemente, permitía el paso del Este al Oeste sin necesidad de justificarlo y la respuesta inesperadamente afirmativa del funcionario que estaba ofreciendo la conferencia ante los medios, desencadenó la reacción inmediata de los berlineses que acudieron al muro para poder traspasarlo.

Como todo esto sucedió en torno a las 19h y el TD 2 se emitía a las 20.30h no se pudo conectar con el enviado especial José María Siles en aquel momento. Los corresponsales en Moscú, Nueva York y París tuvieron que suplir esa carencia informando de las reacciones desde el punto de vista soviético, estadounidense y europeo.

En torno a la medianoche J.A. Martín Mateos, editor y presentador de la tercera edición sí que pudo dar paso a la "crónica de urgencia" del periodista enviado a cubrir tal evento. En aquel momento otro equipo de TVE, el de "Informe Semanal" con Rosa María Artal al frente, ya viajaba camino de Berlín para captar imágenes irrepetibles pero que hemos visto en nuestros televisores una y otra vez.

José María Siles comenzaba su reportaje diciendo "Normalidad absoluta en las calles de Berlín Este entrada ya la noche". Explicaba cómo los curiosos se habían acercado a la frontera pero ante la falta de noticias oficiales, los policías no permitían todavía el paso. Sería pocas horas después cuando, de manera informal, se abría la frontera... y allí estaba TVE demostrando su músculo informativo y su rápida reacción.

Al día siguiente, el TD 1 con Julio Sánchez y Teresa Castanedo informaba con más detalle de aquella mágica noche en la que, después de 27 años, los berlineses del Este podían pasar al Oeste simplemente presentando su carnet de identidad.

Pasadas ya varias horas desde la apertura de fronteras, poco después de las 15h se conectaba con un agotado José María Siles que ya podía hablar desde un estudio en directo y contar lo que había vivido aquella noche. Era viernes y se iniciaba un fin de semana en el que todo el mundo se emocionaría con las risas y los llantos de los alemanes.


Así lo contaba Rosa María Artal para "Informe Semanal":


viernes, 7 de noviembre de 2014

20 años de "La 2 Noticias"


Anoche Mara Torres cambiaba su escenario habitual de "La 2 Noticias" para presentar desde una reconstrucción del decorado original del informativo más directo de la televisión, aquel que habla con el mismo lenguaje que los espectadores. Era un guiño muy efectivo y que emocionó a aquellos que fuimos espectadores de los primeros (y muy felices) tiempos de un noticiario que rompía todas las reglas establecidas. En realidad, aquel decorado rojo con lunares blancos no había sido diseñado para este programa, Enrique Peris y Almudena Ariza llevaban meses usándolo para su Telediario Matinal que, por entonces, se emitía en la 2. No nos extrañemos de este aprovechamiento, los gerifaltes no confiaban mucho en este invento de un joven llamado Fran Llorente.

Llorente era el editor y, por lo tanto, máximo responsable de un pequeño equipo de periodistas con gran personalidad. Fernando Navarrete era el realizador, un hombre que supo complementar con una estética rompedora la dinámica que había instaurado Fran en la redacción y concepción de las piezas informativas. A estos dos profesionales se sumó un tercero que resultaría clave para el éxito, un presentador que todavía hoy es recordado como el alma de la 2 para muchos espectadores, a pesar de los años transcurridos y las etapas quemadas desde entonces...

Lorenzo Milá Mencos, el hermano de la Milá decían entonces, se convirtió por derecho propio en Lorenzo, el de las noticias de los delfines, el que presenta sin corbata, ese que gesticula tanto y suspira y entorna los ojos después de un reportaje sobre algo que no le gusta. Casi nueve años al frente de un informativo que hizo suyo. Y su experiencia frente a las cámaras no era grande, tan sólo había ejercido de presentador en un debate juvenil desde los estudios de Sant Cugat llamado "Al grano" el año anterior. Después, corresponsalía en Washington junto a su mujer Sagrario Ruiz de Apodaca, regreso a Torrespaña para conducir el TD 2, "Tengo una pregunta para usted", vuelta a Washington, ahora Roma... La partida de Milá del informativo irreverente en 2003 provocó una reacción de los espectadores, ¿quién tomaría el relevo? Un año después Fran Llorente era nombrado director de informativos de TVE. ¿Quién mantendría el espíritu original?

Durante un breve período Beatriz Ariño ("Informe Semanal") tomó las riendas hasta que se anunció que la sucesora de Milá sería Cristina Villanueva (ahora en "La Sexta Noticias) y Miguel Ángel García (actualmente corresponsal de TVE en Berlín) el editor. Después vendría José Carlos Gallardo (posteriormente corresponsal en Moscú y Buenos Aires). Estas serían las caras "oficiales" pero también hubo otras como Irene Vaquerizo, el propio Llorente en las ausencias de Milá o Silvia García en una edición de mediodía que apenas duró unos meses. En realidad, es curioso que en un noticiario con tan poca presencia en pantalla de sus conductores (apenas 5 ó 6 entradillas por emisión) esa figura haya sido tan importante.

En octubre de 2006 Mara Torres, presentadora de "Hablar por hablar" de la SER era elegida nueva presentadora, una elección sorprendente pero que funcionó. Ahí sigue, acercándose a la marca de Milá al frente de "La 2 Noticias". Desde entonces lo ha compaginado con la escritura (finalista del premio Planeta no es un mal comienzo) y el programa "Torres y Reyes" en la misma cadena. Georgina Cisquella, cara conocida por los espectadores desde los 80 por su trabajo en el Telediario e "Informe Semanal", dirigía aquella nueva etapa que apostaba por más participación de la audiencia y Antonio Parra se encargaba de "Miradas2" (que antes dirigía al alimón con Cisquella), el informativo cultural que desde ese momento se convertía en un complemento de "La 2 Noticias".

En 2008 nueva etapa, se asienta en la medianoche (horario ya probado en etapas anteriores) e incorpora más periodistas en plató, Carlos del Amor se encarga de la sección cultural, Raquel Martínez de los deportes y María Oña ejerce de corresponsal volante por toda España. Su duración se amplía hasta los 45 minutos y también se incluyen entrevistas en plató. Memorable aquella a Michael Stipe (R.E.M) emocionado.

"La 2 Noticias" sigue viva aunque muchos no lo sepan. Su audiencia pulula en torno al 2 % de share aunque, afortunadamente, tiene más movimiento en internet. Se emite de lunes a jueves en torno a la medianoche, siempre dependiendo de la peli anterior. Precisamente por eso el aniversario se celebró con un día de antelación, hoy es el día en el que se cumplen los 20 años pero... no hay programa, los viernes en la 2 no hay noticias. Tras una etapa de cuatro años dirigido por Íñigo Herráiz ahora está al mando José Luis Regalado. Mara sigue dando la cara por un equipo que lucha por sacar a la luz aquello que no aparecen en otros informativos, desde la ecología a las ONGs. "La 2 Noticias", a pesar de todo, sigue fiel a su espíritu y eso, muchos lo agradecemos.

lunes, 3 de noviembre de 2014

I've Got a Secret

 
El concurso de prime-time más exitoso de la historia de la televisión. Ese es el titular y no es exagerado. "I've Got a Secret". Durante los 50 estuvo en el Top 10 de audiencias durante cuatro años consecutivos y se mantuvo en excelente forma durante la década siguiente, sus números no se han vuelto a alcanzar desde entonces en ninguna de las grandes networks. En total estuvo 15 años en emisión en la CBS y algunos años más en sindicación amén de varias reediciones en cadenas de cable. 

Curiosamente este programa tuvo un comienzo poco prometedor, su primera emisión transcurrió en un decorado que simulaba una sala de juicios, el tono era serio, casi amenazador y demasiado teatral. A la semana siguiente el equipo había rectificado y ya se presentó el formato que se convertiría en un clásico. El presentador Garry Moore introducía a un invitado que tenía un secreto que debía ser descubierto por el panel de cuatro colaboradores famosos. Si estos no conseguían acertar qué escondía, el concursante se llevaba un premio en metálico. En la última parte de cada programa alguien muy popular también aparecía para "proteger" su secreto.

El secreto del éxito del programa fue la química de los "panelistas", algo que después se usaría hasta la saciedad en otros concursos, quizás el único alumno aventajado fue "What's my Line?" del que ya hemos hablado aquí. La simpatía y naturalidad del anfitrión también fue fundamental en aquella primera etapa que comenzó en 1952 y finalizó en 1964.

Cuando Moore decidió retirarse de la televisión (con dos programas en antena de gran éxito en aquel momento) uno de los colaboradores habituales le sustituyó, Steve Allen era ya uno de los más famosos comunicadores de la época, había sido el primer presentador del "Tonight Show" y tenía su propio programa de variedades en sindicación pero no quiso dejar que la oportunidad de estar al frente de uno de los juegos más famosos de la CBS se escapara.  Por cierto, la mujer de Allen, Jayne Meadows, había sido colaboradora frecuente en la etapa anterior pero no lo sería en la de su marido.

Durante tres años más se mantuvo como uno de los baluartes de la cadena pero en 1967 finalizó su emisión. El propio Steve Allen produjo una nueva versión sindicada en la temporada 72-73 intentado revitalizar el éxito y aún se produciría una vuelta a la CBS en el verano de 1976 con Bill Cullen al frente, otro panelista que ascendía a primera división aunque por aquel entonces ya era tremendamente famoso con su Precio Justo.


Un episodio de 1958 con Garry Moore:



Otro con Steve Allen al frente:



Y el piloto de Bill Cullen:



domingo, 2 de noviembre de 2014

TPH Club

¿Os acordáis de SupereÑe? ¿Aquel superhéroe que defendía la letra más noble y digna del alfabeto? Durante casi un lustro fue popularísimo entre los niños y ya es hora de rescatarlo de la memoria.
   Se iniciaba la temporada 1999/00 y en ese mes de septiembre los niños se encontraban con un cambio en la programación infantil, una nueva cabecera articularía desde entonces toda la parrilla destinada a los niños en la 2 a diario y en la 1 los fines de semana, "TPH Club" en sustitución del inefable "Con mucha marcha" de Leticia Sabater. Siguiendo la idea de "Pinnic", unos personajes de un mundo paralelo daban paso a series de dibujos animados a primera hora de la mañana, a mediodía y por la tarde. Ellos eran la unión para todo el maremágnum de producciones extranjeras entre las que se incluían Caillou, Rugrats, Hombres de Negro o Taz-Manía pero además tenían sus propias secciones, reportajes y sketches. M4R1A (una niña), 6UR4 (una canguro) y SupereÑe (un ser indefinible)  eran los protagonistas. Los espectadores eran denominados "Cracks".

Poco después se incorporó Paloma Lago, que había finalizado su etapa en "Risas y estrellas" de José Luis Moreno. Este cambio sorprendente le permitió tener una cierta estabilidad en TVE y escribir varios libros para niños con cierto éxito. Ella era la única presencia humana del programa y se encargaba de contar historias en una sección denominada "Cuentilares" en la que estaba rodeada por niños. Más tarde se incorporaría otro personaje, M4X 2000, que había sido creado por la propia M4R1A.

Sin lugar a duda de entre todos destacaba SupereÑe, ese personajillo que enseñaba, con mucho humor, palabras con esa letra diferencial del español. Le insuflaba vida con su magnífica capacidad interpretativa el gran Rafael Turia. No es casual que fuera este presentador y actor el elegido para ser la voz de la estrella del programa. Antoni D'Ocon era el creador y director y ya había trabajado con Turia en series como "Los Fruittis" o "Delfy y sus amigos", sabía que la apuesta por el maestro Rafael era segura.

Tan popular se hizo SupereÑe que fue el representante de TVE en el Salón de la Infancia, desde donde se retransmitieron programas especiales en Navidad. En 2003 finalizó sus emisiones el "TPH Club" dejando en su haber un hito: el primer programa infantil diario en 3D y no me refiero a que se emitiera con esa tecnología sino que sus personajes tenían volúmenes, no eran seres en 2D. Fue una apuesta que funcionó muy bien durante esos cinco años pero en la tele todo es efímero. Por cierto, ¿sabéis qué significaba TPH? "Tú puedes hacerlo", un buen mensaje para los chavales.