jueves, 24 de abril de 2014

Julie Andrews One to One

Julie Andrews y los Teleñecos, los Teleñecos y Julie Andrews, una combinación que demostró su química en varias ocasiones y no sólo en el famoso show de los Muppets. En 1973 la estrella cinematográfica británica estaba recuperándose de una experiencia agridulce, la mediocre audiencia de "The Julie Andrews Hour"
en la ABC dulcificada por unas excelentes críticas y siete premios Emmy. El programa estaba producido por la ITC, la productora británica liderada por Lew Grade y fue esta misma compañía la que realizó cinco especiales para la misma cadena, la ABC, protagonizados por Julie y con la colaboración de la troupe de trapo de Jim Henson.

En ellos la Andrews demostraba su talento como cantante, bailarina y actriz. Los números musicales se alternaban con los sketches y cada una de las intervenciones de los Teleñecos eran recibidas con sorpresa por los espectadores. Esto sirvió también de ensayo para el posterior show de los muñecos, auspiciado por el propio Lew Grade y en el que la protagonista de "Mary Poppins" acudió como invitada en una cita memorable.

Durante dos años, hasta 1975, Julie apareció en fechas especiales presentando programas enmarcados en temas muy distintos. Uno de los más populares fue "One to One" emitido el 15 de diciembre de 1975 y que contaba con la participación del Korean Children's Choir, Janet Lynn y Stan Mooneyham como locutor. La rana Gustavo y los Muppets Musicians of Bremen ligaban algunas actuaciones a través de varios sketches.


lunes, 21 de abril de 2014

El Padre Brown

Los británicos respetan a sus clásicos de la literatura popular y desde el cine y (especialmente) la televisión los han reivindicado constantemente. A los ejemplos recientes como el "Sherlock" de Moffat, el incombustible "Poirot" protagonizado por David Suchet o las sucesivas encarnaciones de "Miss Marple" tenemos que sumar al "Padre Brown" con Mark Williams en la BBC desde el año pasado. Pero no es la primera vez que es adaptado para la pequeña pantalla (aparte dejamos las cinematográficas). A finales de los 60 el actor Kenneth Moore, muy famoso allá por películas como "Genoveva" o "La última noche del Titanic" había regresado a la tele tras un tiempo de inactividad para protagonizar "La saga de los Forsyte". Tras ese exitazo, y tan sólo diez años después de que pensara en retirarse por la falta de trabajo, le llegó otro papelón, el del cura detective, el popular "Padre Brown" de las novelas de G. K. Chesterton.

Su mujer, la actriz Angela Douglas, compartió protagonismo en el penúltimo de los trece capítulos producidos por la ATC. Se habían casado en 1968 y la diferencia de edad había sorprendido a familiares y amigos. Durante los 70 tuvieron importantes crisis matrimoniales pero cuando a él le detectaron la enfermedad de Parkinson, Angela regresó al hogar familiar y le cuidó hasta la muerte en 1982 a la edad de 67 años.

Chesterton había escrito 48 narraciones cortas del cura investigador que sirvieron de base para los guionistas pero las adaptaciones no fueron fieles precisamente por el carácter totalmente distinto del relato. Tuvieron que coger de aquí y de allá para conseguir guiones de 50 minutos. Una de las principales licencias era el personaje de Hercule Flambeau, interpretado por Dennis Burgess, que tan sólo aparecía en 5 de las historias y se convierte en personaje recurrente. Flambeau era un criminal redimido por el Padre Brown y que le ayuda en sus pesquisas valiéndose de su experiencia al otro lado de la ley.
"Father Brown" fue un éxito en la ITV británica en 1974 y llegó a TVE en 1976 donde se emitió en horario de sobremesa.


sábado, 19 de abril de 2014

Primera semifinal de "Gente Joven"

"Gente Joven", el programa más longevo de "descubrimiento de nuevos valores" comenzó su andadura en la temporada 75/76 (tal como hemos contado aquí) y en abril de 1976 inició sus semifinales. Aquella primera temporada el programa ya había conseguido una buena posición en el panel de aceptación (como no había medición de audiencias, se valoraba si había gustado o no) y esta primera clasificación para la final tuvo cierta repercusión en la prensa.

El locutor de larga experiencia Antolín García, presentó aquella primera época del programa acompañado por la azafata María Casal, hija del actor Antonio Casal ("Plinio") y que por aquellos días había sido seleccionada por Chicho para su nuevo equipo de secretarias de la próxima temporada del "Un, dos, tres".

Un jurado compuesto por absolutos desconocidos para mí pero que (quiero) suponer eran grandes profesionales en lo suyo (cualquiera que fuera su especialidad), examinaba a los participantes. Prueba de su inteligencia e independencia es su gesto adusto y que uno de ellos fumara en pipa... ante este dato no hay más que añadir.

María Luisa San José y Ricardo Merino, actores habituales en los dramáticos de la Casa, entregaron los premios a los afortunados. Aquí tenemos a la bella María Luisa (con una profunda y atractiva voz, por cierto) dando la enhorabuena a Diego Serrano, ganador en la modalidad canción española. La guitarra y el vino sobre la mesa ya daban pistas importantes sobre la categoría.

En música ligera el triunfo fue para Pilar Barbé, única mujer ganadora en esta fase. Ella misma decía ser pesimista sobre su sector: "Sí hay buenos intérpretes pero no se les hace caso para saber si realmente sirven o no". Más que pesimista la mujer fue vidente porque su nombre no apareció en las listas de éxitos.

Y hete aquí que llegamos a una de las sorpresas del mundo del espectáculo y que en otros programas similares pero recientes hemos visto repetirse con frecuencia, José A. Sempere, un trabajador de una fábrica de alfombras sin educación musical, consiguió el galardón en Canción Lírica.

Hubo dos especialidades más que con el tiempo desaparecerían del programa, Variedades, con premio para dos mimos (A. Dueñas y J.M. Morón) y el de Invenciones, para José María Martínez Plaza: "consiste en un cable lineal o perfeccionado por el cual se puede ahorrar bastante material en los tendidos de corriente eléctrica y en muchas fábricas de elementos industriales. Sus aplicaciones son innumerables". Si él lo dice...

Para finalizar, fijáos bien en el director de la orquesta, Rafael Ibarbia, un cachondo mental, el tío sonreía a todo, su experiencia televisiva en "Galas del sábado", "Todo es posible en domingo" y "Eurovisión" le hacían estar de vuelta de todo.




viernes, 18 de abril de 2014

Novela: "La hija del mar" de Rosalía de Castro

"La hija del mar" es la primera novela de Rosalía de Castro, la escritora gallega por excelencia conocida sobre todo por su poesía. Un folletín con aires rurales marítimos, con una niña huérfana devuelta por el mar a tierra que es adoptada por Teresa, una mujer humilde que tendrá que afrontar a partir de entonces una maternidad inesperada. Fue publicada por primera vez en 1859 y en 1976 TVE la adaptó para su espacio "Novela", un contenedor de dramáticos que tan pronto adaptaba un clásico de Chejov como uno de Dickens o Dumas y que de vez en cuando sorprendía con autores españoles o, en este caso que nos ocupa, con una escritora icono del nacionalismo gallego... y esta elección, en esa tele aperturista, no era casual.

La acción transcurría en "Mugía" (hoy Muxía, tristemente recordada por todos por culpa del Prestige). El decorado de la minúscula vivienda de Teresa intentaba recrear lo más fielmente posible una casa gallega rural de finales del siglo XIX. El blanco y negro de la emisión ayudaba en la ambientación de esta dura historia.

Amparo Pamplona (madre de Laura Pamplona a la que podemos ver en "Los misterios de Laura") regresaba a la tele tras año y medio para afrontar un personaje difícil y prácticamente desconocido para el gran público. Rafael Arcos (a quien los espectadores de Novela recordaban por "La pequeña Dorrit"), Gabriel Llopart y Silvia Tortosa completaban el elenco principal.

El realizador Gabriel Ibáñez se había empeñado en grabar previamente en exteriores para dar mayor riqueza y veracidad a la serie. Una semana en Muxía filmando en soporte cinematográfico era un lujo que no todas las Novelas se habían podido permitir. Además se contó con la participación de los Coros y Danzas de Santiago y las canciones de Maruja Villanova (del Patronato de Rosalía de Castro). Por supuesto, "Negra sombra" sería una de las canciones principales y los espectadores pudieron escuchar a la Pamplona llamar "nai" a su madre constantemente. Sorprendía tanta "galeguidade" en una obra televisiva.

Durante tres semanas, a las 16h, en capítulos de media hora, la audiencia sufrió con las desventuras de Teresa. Quien no pudo verlo fue el adaptador de la novela para televisión, José Puerta González, que murió un día antes de comenzar el rodaje.

Con Hermida y Cía.

Que Hermida es un genio televisivo no es ninguna novedad, a pesar de que las nuevas generaciones sólo conozcan su desafortunada entrevista con el Rey, pero no está de más recordarlo de vez en cuando. En 1993, don Jesús retomó uno de los géneros que más éxito le había proporcionado en los 80, el debate. Fue con el programa "Su turno" (del que ya hemos hablado aquí) con el que accedió al prime-time después de una etapa de "castigo" y revolucionó a la audiencia con la libertad de palabra, con la "popularidad" de su propuesta, en comparación con el formalísimo "La clave". A principios de los 90 había abandonado TVE para afrontar el reto de dirigir Antena 3 TV y tras un remedo de sus magazines en la pública ("El programa de Hermida") que no tuvo gran repercusión se lanzó a una tertulia en la medianoche que fue un bombazo.

"Con Hermida y Cía." se planteó como un gran programa, en un enorme plató, con muchos comentaristas, invitados de postín y una realización epatante a cargo de su gran amigo y cómplice televisivo, Luis Tomás Melgar. Grúas, travellings y minicámaras complementaban al equipo habitual de un programa de plató y otorgaban un ritmo que hoy sigue pareciendo moderno. Era un clarísimo antecedente de propuestas actuales como "La Sexta Noche" pero en una época en la que esto no era habitual... y mucho menos en una privada.

Los grandes líderes políticos acudían a la invitación de Hermida, desde Aznar a Anguita, todos los colores estaban representados en las famosas sillas giratorias del programa. Ocasionalmente algún cantante actuaba provocando momentos de hilaridad no pretendida (o sí) como el famoso vídeo recuperado por youtube con una actuación de Kylie Minogue siendo escrutada por Aznar, Rajoy, Rato y Álvarez Cascos, entre otros.

"Con Hermida y Cía." tuvo un gran éxito en sus dos temporadas en antena, en 1994 consiguió cuotas superiores al 30% de share. En 1996 cambió de nombre por el de "La Hora H" y aunque había algunos cambios sutiles, la propuesta seguía siendo la misma: entrevistas a líderes políticos y debate posterior, análísis de la actualidad o grandes temas monográficos pero siempre relacionados con las noticias de la semana. Esta nueva etapa no tuvo la misma respuesta y el programa se fue apagando poco a poco. La temporada siguiente lo intentó de nuevo en un formato novedoso, "Sin límites", conducido al alimón con Mercedes Milá, mucha expectativa para un espacio que en su día fue considerado un fracaso, como el de "Los Comunes" en 1999 (del que también hemos hablado en este blog). No obstante, no debemos perder la perspectiva y hay que reconocer que este género que tanto han aprovechado las teles en los últimos años se lo debemos por entero al señor Hermida.


martes, 15 de abril de 2014

El conde de Montecristo

Estamos ante una de las obras capitales de la edad de oro de los dramáticos de TVE, la serie incluida en "Novela" (adaptaciones literarias en varios capítulos emitidas en la sobremesa o antes de la segunda edición del Telediario) fue un éxito sin precedentes y fue la demostración de que en la tele patria se podían hacer grandes cosas con muy pocos medios. Y digo pocos medios pero en su día esto fue considerado una superproducción, de hecho, con sus 15 capítulos era la serie más larga que había contenido hasta entonces "Novela". Cada episodio duraba unos 25 minutos y se grabó en los estuidos de Miramar de Barcelona en B/N pero con un alto porcentaje de secuencias en exteriores en formato cine.

El protagonista absoluto de este dramón adaptado por Pedro Gil basándose en el novelón de Alexandre Dumas era Pepe Martín, un actor habitual en la Casa pero que con este rol consiguió el estrellato... y también el encasillamiento. Se hizo tan popular en la temporada 1969 que desde entonces casi todos sus papeles fueron de galán aventurero. Afortunadamente en teatro llevó una carrera paralela más variada.

Entre el resto del amplio elenco nos encontramos a una debutante Emma Cohen como Mercedes, su prometida hasta que los viles Dauglars (José María Escuer) y Villefort ( Pablo Sanz) traicionan a nuestro héroe, Edmundo Dantés, y consiguen que sea encarcelado en el castillo de If. Mercedes será la primera en reconocer a Edmundo a su regreso a la alta sociedad.

En las mazmorras del lúgubre castillo comparte confesiones con el abate Faria, que antes de morir le confía su mayor secreto: el lugar donde ha escondido un magnífico tesoro... la isla de Monte Cristo. Edmundo escapa de su prisión tras la muerte de Faria y los espectadores podrán vivir con emoción esa huida gracias a las imágenes submarinas rodadas por el realizador y director de la serie, Pedro Amalio López, la primera vez que se producía algo así en TVE (aunque no la primera vez que se veían porque a finales de los 50 se emitió con éxito "Detective Submarino", una serie norteamericana protagonizada por Lloyd Bridges).

Con el botín en sus manos Edmundo regresa a Francia bajo la misteriosa identidad del Conde de Montecristo y a pesar de que los espectadores son muy conscientes de que físicamente apenas ha cambiado, sus enemigos no le reconocen y Mercedes simplemente cree ver en él a un fantasma que le recuerda a su antiguo amor y reaviva su culpabilidad por haberse prometido con uno de sus traidores.

Grandes decorados, lujoso vestuario, atrezzo impecable y decenas de extras caracterizan los capítulos de la nueva etapa en la vida de Edmundo. Juan Felipe Vila-San Juan se encargó de producir la serie, todo un reto. Durante casi 40 días se graba sin descanso y se requieren 20 más para montar el material grabado en vídeo y rodado en cine que se alterna en cada episodio.

Su emisión en septiembre de 1969 fue una revolución. Cada noche antes del Telediario y durante tres semanas millones de españoles se emocionaron con este folletín de calidad que mantiene su poder de atracción hoy en día, tal y como demuestran las sucesivas adaptaciones del texto de Dumas, algunas con altas cifras de audiencia en su estreno, como la protagonizada por Gérard Depardieu.
La nuestra tendría dos reposiciones, una en 1977 y otra en 1981 además de la de Canal Nostalgia. Tiene edición en DVD.

La serie completa:








lunes, 14 de abril de 2014

El bigote de Charo López

A finales de mayo de 1976 la prensa televisiva publicó esta foto de la actriz Charo López. Se jugaba al despiste con titulares más o menos simpáticos pero finalmente todos los reportajes convergían en que sólo una mujer como ésta sería capaz de afrontar un papel masculino con cierta solvencia ¡y además seguir resultando atractiva! o más bien atractivo.

Charo aparecía de esta guisa en el último capítulo de la serie "Los libros" que adaptaba "El club de los suicidas" de Robert Louis Stevenson (el autor de, entre otras, "La isla del tesoro"). El director era Fernando Méndez-Leite que, precisamente, había realizado el primer capítulo, una adaptación de "Niebla" de Unamuno. Esta versión de la obra de Stevenson se rodó en los estudios Roma (actualmente Telecinco) y digo "rodó" porque se usaba soporte cinematográfico y además se experimentaba con el sonido directo para evitar la frialdad del doblaje lo que provocaba ciertos problemas que obligaban  a repetir escenas más de lo habitual.
"Los libros" es otra de esas series que no tiene edición en DVD ni está colgada en la web de RTVE aunque esto último es posible que cambie.