domingo, 1 de marzo de 2015

Turno de oficio

Drogas, delincuencia juvenil, violaciones, malos tratos... asuntos que hoy, desgraciadamente, siguen apareciendo en los Telediarios pero que a mediados de los ochenta eran una novedad para los espectadores. Por primera vez se hablaba de todo esto en los medios y la ficción, ya liberada de la censura, también comenzaba a tocarlos aunque de manera muy tímida. La llegada de la serie "Turno de oficio" cambió radicalmente este panorama. El veterano y popular director Antonio Mercero ("Crónicas de un pueblo", "La cabina", "Verano azul") tuvo la valentía de sacar adelante un proyecto basado en las vivencias de un trío de abogados de distintas generaciones adscritos a un turno de oficio, ese que permite que personas sin recursos puedan ser defendidas por abogados profesionales. Aquí no habría trapos calientes, las cosas se dirían por su nombre. Algunas de sus historias estaban basadas en casos reales y para darle mayor veracidad se rodó en escenarios naturales, por ejemplo, los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid.

Tan arriesgada fue esta propuesta que los directivos decidieron que sería emitida en el segundo canal si bien eso no impidió que fuera un éxito y que algunos de sus episodios adquirieran una gran relevancia entre el público generando encendidos debates al día siguiente de su pase. Fueron 17 capítulos de una hora aproximada de duración emitidos entre octubre de 1986 y enero de 1987. Tanta fue su fama,a pesar de haber sido restringida al canal minoritario, que fue galardonada con el TP de Oro a Mejor Serie Nacional y uno de sus protagonistas, Juan Echanove, con el Fotogramas de Plata a Mejor Actor de TV.

p
Sin duda muchos la recordarán como la serie del "pedete lúcido". En su primer capítulo, Cosme (Echanove), hijo de notario que prepara oposiciones para seguir la tradición familiar, es arrestado tras una pelea nocturna y recala en un juzgado de guardia donde conoce al Chepa (Juan Luis Galiardo) perro viejo de la justicia española que le convence para dedicarse al desagradecido pero satisfactorio turno de oficio. Cosme asegura en su descargo que no está borracho sino que tiene un "pedete lúcido", expresión que pasaría a usarse frecuentemente a partir de ese momento. Eva (Carme Elías), se convertirá en la otra cómplice de este grupo de abogados idealistas que busca la justicia universal. Completaba el reparto principal Irene Gutiérrez Caba en el papel de madre de Cosme, viuda de notario que se llevará tremendo disgusto ante la decisión de su hijo de no continuar los pasos paternos.

   Actores relevantes como Juan Diego, Fernando Guillén, Adriana Ozores o Maribel Verdú compartían cámara con otros noveles pero de gran popularidad como Antonio Flores que encarnó a un drogadicto acusado injustamente de un delito.

   En 1996 se produjo una nueva temporada dirigida por Manuel Matjí y el propio Echanove. Repetían Galiardo y Elías pero Irene G. Caba  ya había fallecido. Especial protagonismo cobraba en esta segunda parte Esperanza Campuzano como Mapi. Comenzó a emitirse los sábados tras "Informe Semanal" pero no tuvo la audiencia esperada y sufrió un calvario de cambios en la parrilla hasta que finalizó sin que nadie se diera cuenta.


3 comentarios:

  1. Enhorabuena, como siempre, por los temas escogidos y activar resortes del recuerdo. Una puntualización: Carmen Elías sí protagonizó la segunda parte de Turno de oficio.

    http://laficharosadeltrivial.blogspot.com/2013/03/turno-de-oficio-diez-anos-despues.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Carmen Elías sólo aparecía en los primeros capítulos y el protagonismo después recaía en Esperanza Campuzano, por eso digo que no tenía un papel tan relevante como en la primera época.

      Eliminar
  2. Siempre es grato rememorar la trayectoria de algo que supo burlar la censura en aquellos años grises. Saludos.

    ResponderEliminar