jueves, 16 de junio de 2011

Reina por un día

Ya en 1964 TVE se atrevió con un género hoy indispensable en cualquier televisión comercial, el reality. "Reina por un día" era un concurso en el que el público elegía a la mujer que debía ser homenajeada en el programa. Habitualmente eran protagonistas de historias duras, lacrimógenas, con las que empatizaban las espectadoras de la época. Si se conservara algún programa comprobaríamos que para buena parte de la población la postguerra no había finalizado en 1952. Los dramas que se intuían bajo esas historias nos hablan de pobreza, enfermedad, maltrato, injusticias...
Pero el día del programa todo daba igual porque conseguían lo que prometía el título, ser reinas por un día, sus deseos se cumplían mientras estaban en el plató y los presentadores Mario Cabré y José Luis Barcelona eran los encargados de hacerles sentirse especiales al menos una vez en su vida.
El torero-comunicador y el locutor todoterreno consiguieron su mayor éxito en la tele sesentera con esta adaptación de un programa norteamericano, "Queen for a day". En EEUU la emisión era diaria, aquí semanal. Allá era matinal y aquí de prime-time. También en el tratamiento de los temas había diferencias, el director de la versión patria, Eugenio Pena, no quiso ahondar en el morbo ni en sentimentalismos exagerados para atraer a la audiencia.
El programa se mantuvo en antena hasta 1966 y durante una temporada se fue de gira por teatros de provincias, como si de un espectáculo se tratase. Allí se elegía a la reina del pueblo y se le regalaba una batería de cocina para hacer más fácil su día a día.

5 comentarios:

  1. Recuerdo aquel programa con vergüenza. Un espectáculo lamentable en el que se exhibía como una gracia la miseria de esa primera posguerra -la tercera posguerra la estamos viviendo- y que poco tiene que ver con lo actual. Entonces se veía a esa pobres mujeres asustadas, sobrecogidas, como esperando que salieran a detenerlas en cualquier momento, ahora parecen otra cosa que me callo.
    Uno de los programas más lamentables y ofensivos de aquella televisión a pesar de la labor de los profesionales que no voy a discutir. Me parece estar oyendo la musiquita "Reina por un día, día de ilusíoooooón"
    Demasiado centrados estamos quienes sobrevivimos a aquello.

    ResponderEliminar
  2. he visto este programa hace mucho.

    ResponderEliminar
  3. ¿que en los 60 ya había realities? si es que está ya todo inventado...

    ResponderEliminar