domingo, 12 de abril de 2015

Las chicas de "Escala en HI-FI". Promoción del 63

En 1963 "Escala en HI-FI" estrenaba su tercera y exitosa temporada. Recientemente se había presentado un espectáculo teatral basado en el programa y una película (con un elenco totalmente ajeno al televisivo). Estaba claro que era "el espacio para la juventud". Cada semana un grupo de actores hacía play-back de las canciones más populares del momento unidas bajo una ligera excusa argumental. El director-realizador Fernando García de la Vega había conseguido gran notoriedad con este show y era considerado uno de los creadores con más talento de aquella TVE que no había llegado a la pubertad.
   Aquella temporada del 63 había ampliado el equipo femenino, ocho mujeres de diferentes nacionalidades, edades y experiencia eran ya famosas entre la audiencia y por eso, a finales de febrero la revista "Tele-Radio" les dedicaba un reportaje.

Judy Stephen. Natural de Texas, llegó a España a principios de la década de los 60 y triunfó, aunque su idea era dedicarse al cine aquí, probó suerte en la televisión para empezar y tuvo suerte. Su participación en este programa la hizo tremendamente popular y en 1968 ascendería a presentadora (aunque fuera del UHF) de un programa musical de vanguardia: "Último grito" dirigido por Iván Zulueta y en el que debutó en la tele José María Íñigo. Más adelante Judy continuaría en esta faceta en programas infantiles como "Hoy también es fiesta". Intervendría en varias películas hasta finales de los 70.
   En "Escala" destacó por su pícara sonrisa y su mirada despierta. Habitualmente se encargaba de las canciones más rítmicas, aquellas que exigían mayor simpatía.


Ana María Montaner. Entró en el elenco del musical en 1961. Ya tenía experiencia televisiva a través de la publicidad y como presentadora de "Peña deportiva". Aquel año también estrenaría en cine "Hipnosis". Poco más he podido averiguar sobre esta madrileña que por entonces contaba con 20 años y cuya máxima ilusión, confesada a la prensa, era hacer "teatro serio".
Rosa Álvarez. Procedente del TEU (Teatro Español Universitario). Ya era una veterana de TVE cuando la ficharon para este programa, nada menos que cinco años de experiencia en todo tipo de programas y dramáticos. Era también la mayor del grupo y la única casada por entonces, 26 años y un niño. Había hecho teatro de cámara y confesaba que le gustaría trabajar en el cine.
   García de la Vega contaría con ella para otros programas en los que también haría play-back: "Antología de la Zarzuela" y "Divertido siglo".
Gloria Cámara. Tan sólo tenía 17 años cuando esta viguesa apareció por primera vez en el programa, donde permanecería dos años. El desparpajo de esta gallega sirvió para que el director confiara en ella la siguiente temporada para ser una de las chicas del "Tele-domingo". Seguiría siendo una de las caras y voces más reconocibles de la tele durante esa década y la siguiente, intervino en series, Novelas y espacios de teatro como "Estudio 1" y "Primera fila". García de la Vega la contrató de nuevo para "Antología Lírica" y protagonizaría un par de Zarzuelas televisivas, se nota que el play-back lo dominaba. Es además una de las actrices de doblaje más reconocidas, suya es la voz de Romy de "La vuelta al mundo de Willy Fogg" o la de Cybill Sheperd en "Luz de luna".
Margaret Barbara Peters. Con 16 años era la benjamina del grupo. Procedía de Middlesex (Inglaterra) y debutaba en TV. Estaba estudiando en Argelia cuando el conflicto bélico le obligó a buscar nuevo destino. En España encontró trabajo rápidamente por su belleza y por su lógica facilidad para encajar a la perfección los play-backs de las canciones inglesas. Intervendría en una película de Raphael como actriz pero donde adquirió prestigio fue en la publicidad. Sus ojos claros y su pelo negro adornaron (literalmente) cientos de anuncios. Seguiría haciendo cine en su país.
María Elena Maroto. Madrileña, niña prodigio que debutó en el cine con la película "El maestro". Aquel año había aparecido en "Canción de juventud" junto a Rocío Dúrcal y ya había interpretado a una Doña Inés en teatro de cámara. Era la Miss Madrid reinante el año de su debut en "Escala".
Bonnie McKee. Norteamericana, de Arizona. Había llegado a España en 1961 y llevaba un año en el programa. Cuando ingresó en el equipo no hablaba ni papa de español pero enseguida se hizo entender por sus compañeros a través de una jerga "llena de pausas, guiñitos, exclamaciones, sonrisas y rubores" según describía el periodista M.Roldán. Era la revoltosa e impuntual del grupo y aunque había estudiado ballet clásico prefería el twist. Ignoro si es la madre de la cantante actual del mismo nombre.
María José Iniesta. Llevaba cinco meses en el programa cuando apareció este reportaje y el redactor escribía "es increíble la serenidad que desprende el rostro de esta Gioconda madrileña a sus solo veintidós años (...) Ha adquirido fama de tímida. Ella lo achaca a que ha nacido así. También nació con un pelo negro hasta la blancura (sic) y unos ojos verdes que vaya vaya". No tenía experiencia en tele, teatro o cine pero sí había prestado su voz a varios seriales radiofónicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada