jueves, 23 de abril de 2015

Los Comuneros

El 23 de abril no sólo se celebra el día del libro, en Castilla y León  se conmemora la revuelta de los Comuneros, una historia prácticamente desconocida en el resto de España, quizás porque los oriundos de esa comunidad pecamos de discretos (algunos nos acusan de secos y taciturnos, nada más lejos de la realidad... creo). El caso es que en 1977 TVE decidió contar ese suceso en una mini-serie de dos capítulos de una hora de duración cada uno. Padilla, Bravo y Maldonado fueron interpretados por Juan Diego, Nicolás Dueñas y Joaquín Hinojosa.


El rodaje en agosto en Segovia y Madrid fue portada de la revista "TeleRadio". A pesar de esta indudable promoción, la serie no fue un gran éxito, como tampoco lo había sido la obra de teatro de Ana Diosdado en la que se basaban estos episodios televisivos. La propia dramaturga escribió el guión y José Antonio Páramo lo dirigió y realizó con un presupuesto de unos 24 millones de pesetas. "Se trabaja rápido pero no con los medios económicos sufientes. Por un lado tenemos un presupuesto más amplio de lo habitual pero, por otro, es una obra en la que si se quieren hacer las cosas bien, hay que poner más empeño del habitual. Por ejemplo, una batalla se puede rodar de mil formas: con extras, sin extras, con muchos medios, sin muchos medios. Pero cuando los medios técnicos de que se dispone no son suficientes, tienes que acabar rodando la batalla de Villalar en dos días y con sesenta personas" afirmaba el director al periodista Jesús María de la Calle.

Para este rodaje en formato cine su usaron dos cámaras simultáneas para compensar la falta de tiempo. A pesar de los inconvenientes de los que se quejaba Páramo debidos a la escasez de medios, tenía mucho interés en dirigir esta serie "porque es un tema desconocido y que tiene una vigencia actual. Creo que nuestra televisión necesitas más un cine histórico planteado de forma un tanto seria y profunda. El ejemplo de que esto funciona en televisión lo tienes en los británicos que continuamente están apoyándose en su historia y abordándola tal y como debe ser".

El actor Juan Diego, un veterano ya de la tele en aquel entonces, encarnaba a Padilla: "Lo veo como un hombre con una serie de ideales muy concretos, en el sentido de que tiene perfecta conciencia de la lucha que se ha planteado ante el poder real. En su lucha hay dos fases: en la primera, trata incluso de buscar el diálogo, pero tiene que desistir ante las negativas absolutas del poder real". En el mismo reportaje confesaba que, en realidad, hubiera prefiero interpretar al Carlos V joven porque "te da pie a hacer una interpretación crítica, esa que te posibilita añadir una serie de matices críticos que el autor ha dejado sobre el personaje y tú debes buscar, añadiendo tu propia visión del mismo". En eso coincidía Nicolas Dueñas, Juan Bravo en la serie, que además tenía esperanzas de que proyectos como éste tuvieran más recorrido en la programación: "Ojalá esto sea el principio  de algo que nunca acabe. "Los Comuneros" está tratado de una forma actual. Históricamente, la problemática está ahí y debe ser aplicada tal y como aparece para que el espectador la conozca. En un medio como televisión la posibilidad de ofrecer todos estos hechos de forma dramatizada es ideal para el público". Por cierto, quien se encargó de ese rol tan deseado del monarca joven fue Manuel Ángel Egea.
   Los dos capítulos se ofrecieron en la temporada de otoño. Y he obviado conscientemente el relato de los hechos para despertar vuestra curiosidad y que os empapéis de esta historia en el lugar adecuado, contada por especialistas con rigor y pasión, la misma que aquí transmitimos por la buena televisión.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada