jueves, 21 de mayo de 2015

"Stop", la serie que alertaba de los peligros en la carretera

 

¿Puede protagonizar una serie de televisión un Guardia Civil de Tráfico? En 1972 sí, "STOP" narraba semanalmente en capítulos de media hora el trabajo de una patrulla de tres agentes de tráfico. La idea era concienciar al espectador de la importancia de cumplir las normas de circulación para evitar accidentes y gozó de un cierto éxito aunque las críticas por su "crudeza" limitaron su existencia en la parrilla. "Basada en hechos reales y sin ahorro de verismo truculento" decía la revista TP cuando se cumplían dos meses de emisión. "En cuanto al llamado 'impacto' nadie se lo niega. Las tenues críticas han comenzado a apuntar que quizá no sea el miedo un buen aliado del conductor, que la psicosis de pánico no siempre favorece el tranquilo discurrir por las rutas nacionales, que muchos espectadores cierran el televisor poco antes de que el coche en imagen se precipite al accidente" abundaba la famosa publicación sobre la polémica.


El actor Manuel Gil, uno de los galanes del cine español de los sesenta, protagonizaba esta serie interpretando el papel del "Teniente", sin nombre, el cargo era más que suficiente. Le secundaban Víctor Petit como el cabo Teruel y Paco Marsó (sí, el difundo exmarido de Concha Velasco) como el guardia Hernando. Gil había adquirido gran popularidad gracias a las películas "La Casa de la Troya" (1959) junto a Arturo Fernández y "Botón de ancla" (1961) con el Dúo Dinámico y en esa época también probó suerte en el cine europeo con papeles de relativa importancia en peplums como "Ursus" o westerns como "Por mil dólares al día". Su pinta de nórdico le permitía ejercer hasta de vikingo si el papel lo requería pero nunca llegó al estrellato que quizás merecía. Eso sí, siguió trabajando hasta hace un par de años. Hoy, con 88, no sé cómo recordará su experiencia luciendo tricornio en la TVE de los setenta pero en aquel momento era bastante autocrítico: "A mí me toca echar la bronca amable de 'no se dan cuenta del juguete peligroso que tienen en las manos' etc. La verdad es que mi personaje es difícil, muy difícil, porque es completamente lineal. Para un actor al que le gusta interpretar y crear tipos, como me pasa a mí, lo pasa mal en éste porque no da pie a casi nada. Tengo que limitarme a ser sobrio, sin emocionarme con los protagonistas, porque no es lo mío, y sin hacerme el simpático gracioso porque no pega. De todas formas, ahora a medida que avanza la serie, voy teniendo más posibilidades de interpretar. La serie no es sólo de accidentes sino que también hay casos policíacos y en esos mi intervención es más completa."


Gil era consciente de las limitaciones de la serie pero aún así consideraba que en la siguiente temporada se deberían mejorar ciertos aspectos: "Lo primero, la duración. Media hora es muy poco tiempo para plantear un problema tan grave como allí se hace. Si fueran más largos podría hacerse con más detalles, con más meticulosidad. Los actores haríamos una recreación más acabada de los tipos... y los detalles de tipo técnico que, según dicen los expertos, a veces fallan, estarían mejor conseguidos".
   No se presentó la ocasión de tales mejoras porque "STOP" se limitó a una única temporada. Rodada en formato cine y fuera de plató, al estilo de "Crónicas de un pueblo" que triunfaba en aquella época, la serie se perdió en el olvido y Manuel Gil no se prodigó mucho más en televisión ni volvió a ser protagonista de una serie. "Las viudas", "Curro Jiménez", "La máscara negra" o "Ramón y Cajal" fueron algunos de sus trabajos en TVE después de este curioso precedente de las campañas de tráfico que desde hace unos veinte años nos sorprenden, nos asustan, nos alertan o hasta nos escandalizan.

1 comentario:

  1. Alejandro, mándame un email, tengo un montón de páginas de Tele-Radio con la historia de TVE, seguro que te interesarán. Mi dirección es javiesc2000@yahoo.es

    ResponderEliminar