domingo, 29 de mayo de 2016

David Hartman, de la ficción a la información matinal


En 1977 una serie norteamericana alcanzaba el honor de ser portada en la revista "TeleRadio", "Lucas Tanner". Completamente olvidado en nuestro país hoy, este telefilm semanal comenzó de forma tímida pero al final de su temporada llegó hasta el número 2 del panel de aceptación (la medición de audiencias de la época). Durante sus casi 6 meses en antena había ascendido lentamente en la lista de los favoritos del público y a partir de noviembre oscilaba entre el 4º y 5º puesto. Su trama tenía algo de novedad: un ex jugador de béisbol reconvertido en profesor de instituto de un suburbio de Sant Louis se alzaba como referencia en su comunidad, no sólo como maestro poco convencional sino como consejero de alumnos, padres, compañeros y cualquier persona que se le pusiera por delante, vamos un listillo con moralina de esos que tan bien encajaba en aquella tele setentera en que "Con ocho basta" era el epítome de la felicidad familiar con permiso de la más pastelosa aún "La casa de la pradera". El caso es que si bien aquí fue un exitazo (sorprendente para los propios directivos de TVE), en su cadena original, la estadounidense NBC, perdió la batalla contra el orondo "Cannon" y fue cancelada a los 22 capítulos sin finalizar la temporada 1974-75. Los espectadores españoles (y seguramente también los programadores de la Casa a tenor de su inesperado triunfo) se quedaron con ganas de más pero no había posibilidad de renovación.


Y no sólo porque las cifras hicieran inviable su retorno dos años después sino también porque David Hartman ya estaba muy liado en aquel momento con otro proyecto que realmente sería el que cambiaría su vida. Apenas unas semanas después del final de "Lucas Tanner" en la NBC estaba presentando la nueva apuesta matinal de la cadena rival ABC, "Good Morning America" junto a Nancy Dussault. La NBC llevaba años siendo la primera en la audiencia matutina con su histórico "Today Show" (nacido en 1952) y la CBS y la ABC lo habían intentando todo desde entonces sin mucho acierto. En realidad "Good Morning America" (más adelante conocido por sus siglas "GMA") se había probado de forma experimental para sustituir a la gran apuesta de aquel año, "AM America" que fue otro fiasco. Con la inusual opción de un actor al frente y con propuestas informativas distintas a las de su competidor más fiero, este programa creció y creció hasta alzarse con el primer puesto en el codiciado mundo de la audiencia de primera hora (muy importante para los anunciantes). 


No era la primera vez que un actor presentaba un programa matinal, personajes del espectáculo tan conocidos como Betty White o Dick Van Dyke lo habían hecho en los 50 y 60 pero eran formatos totalmente distintos. "GMA" era un informativo al estilo del "Today" pero con más énfasis en las entrevistas y los temas de consumo. David Hartman, que había estrenado "Hello Dolly!" en Broadway, que había sido nominado a un Globo de Oro por su papel en la serie "The Bold Ones: The New Doctors" y aparecido como personaje recurrente en "El Virginiano", adquirió enorme popularidad y, sobre todo, prestigio por su nuevo papel en la televisión: el de anfitrión de un magazine informativo. 


Durante 12 años Hartman lideró las mañanas en EE.UU. y realizó unas 12.000 entrevistas, muchas de ellas a políticos y estadistas internacionales de primer nivel. Por supuesto, en aquel 1977 en que "Lucas Tanner" llegaba el 2º puesto del ranking de los programas más valorados en España, los televidentes patrios no podían imaginar que aquel actor que encarnaba a un amable profesor había dejado atrás su carrera artística para apostar por una nueva profesión aunque fuera en el mismo medio.
    Hartman sigue en activo a sus 81 años, presentando documentales con su profunda voz para la PBS (cadena publica norteamericana) y programas en una radio de música clásica. En los últimos 20 años sus proyectos para Discovery Channel y PBS han conseguido varios Emmy y él mismo consiguió uno personalmente en 1987, su último año en "GMA" por su reportaje "East Africa: Changing" aunque, posiblemente, su trabajo más recordado en este sentido sea el que grabó en la Rusia comunista durante 12 días. El año pasado regresó a su programa para celebrar el 40º aniversario y demostró que sigue en plena forma.

Un fragmento de la sentimentaloide "Lucas Tanner": 


Un programa de "Good Morning America" de 1978, cuando lo presentaba con Sandy Hill: 


Y así se despidió de su programa en 1987: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada