jueves, 8 de septiembre de 2016

María Rey, el regresó a plató 20 años después


Es una de las sorpresas del inicio de la temporada 2016/17, María Rey volverá a presentar un informativo en Antena 3. Tras dos décadas asentada en el Congreso de los Diputados, donde ya parecía un león más, la periodista gallega regresa al puesto que ocupó en la primera mitad de la década de los noventa. Aunque comenzó su carrera televisiva en el Centro Territorial de TVE en Madrid y también pasó por el departamento audiovisual de la Agencia EFE fue su fichaje por la por entonces recién nacida tercera cadena el que se definió como un paso decisivo en su carrera. 

Ese contrato se firmó en 1992 y por entonces una jovencísima María, 25 años nada más, presentaba la edición del fin de semana junto a otra joven promesa, Roberto Arce. Era el comienzo de una nueva etapa en Antena 3, después de unos comienzos balbuceantes con rostros veteranos en el periodismo pero totalmente novatos frente a las cámaras había que apostar por rostros jóvenes pero preparados junto a otros provenientes de TVE y con gran credibilidad entre los espectadores como Olga Viza o Manuel Campo Vidal, que dirigiría aquella revolución en los estudios de San Sebastián de los Reyes. Eso sí, alguno de los anteriores presentadores se mantenía como colaboradores, caso de Fernando González Urbaneja como comentarista. 

Para Rey el verdadero éxito llegó junto a Pedro Piqueras. Del turno de los sábados y domingos pasó a conducir la edición estrella de los informativos junto a Pedro Piqueras. Estamos en 1993 y el actual responsable de las noticias en Telecinco abandonaba la tele pública para iniciar una larga etapa en Antena 3. Su emparejamiento con María Rey fue fructífero, consiguieron una gran complicidad y a pesar de que no presentaban exactamente al alimón se convirtieron en un tándem reconocible. Hay que decir que en aquella época era habitual que en una pareja de presentadores el hombre tuviera un papel más relevante. Bueno, eso sigue sucediendo en algunas cadenas.


María alcanzó popularidad enseguida con este nuevo destino en la cadena. En diciembre de 1993 apareció junto a Olga Viza, Rosa María Mateo y Mercedes Milá (atentos al cuarteto) cantando un Villancico en la serie estrella "Farmacia de Guardia". Mejor síntoma de su fama por entonces, imposible. 
   Esta etapa dulce duró cuatro temporadas. En 1996 Piqueras pasó a dirigir y presentar "Espejo público", un nuevo espacio que pretendía ser el "Informe Semanal" de Antena 3 (sí, sí, eso merece otra historia para los olvidadizos) y María quedó descolgada. Dejó las intrigas de los pasillos de cualquier canal de televisión para convivir en el exquisito círculo del Congreso de los Diputados con otros cotilleos, rumores, confabulaciones y contubernios aún más jugosos y, posiblemente, que la afectaban menos personalmente. 
   Ahora vuelve al plató de las Noticias de Antena 3, a su edición de mediodía y acompañada de Sandra Golpe. Una pareja femenina que habrá que comprobar si funciona. Por el momento, el retorno de Rey a "primera línea" (como si su papel como responsable de la información parlamentaria no fuera importante) ha generado cierta sorpresa. Suerte para ella y su equipo.

Y mientras llega el estreno, recordemos una emisión de abril del 94: 


De paso, permitidme felicitar las fiestas navideñas con adelanto:

1 comentario:

  1. Yo recuerdo a María Rey en sus comienzos en TV, en el Centro Territorial de TVE en Madrid, hacia 1989 ó 1990, cuando se emitía desde el Paseo de la Habana. La rotulaban entonces como María Fdez. Rey. Presentaba algunos espacios magazine con entrevistas y reportajes para la desconexión regional, puede que incluso antes de que apareciera Telemadrid. Luego le perdí la pista y ya después la vi presentando las noticias de Antena 3, cuando se renovaron con Campo Vidal. Aunque buena presentadora, seguramente quedó ensombrecida por otras figuras de más renombre, como Olga Viza, Pedro Piqueras o Rosa María Mateo. Parece que se consolidó como periodista de plantilla como cronista parlamentaria.

    ResponderEliminar