sábado, 7 de enero de 2017

De cuando "Espejo público" era semanal


El 20 de octubre de 1996 a las 20.30 h  Pedro Piqueras estrenaba un nuevo formato en Antena 3. Su nombre era "Espejo Público" y durante 10 años se mantendría esta cita semanal cada domingo. La idea no era original: presentar varios reportajes en profundidad sobre distintos temas de actualidad. ¿Les suena? Efectivamente, la referencia ineludible era "Informe Semanal" aunque había una gran diferencia: la selección de contenidos. Si en el programa señero de TVE se trataba de hacer un resumen de los asuntos de mayor relevancia internacional durante la semana, en Antena 3 se buscaban historias más peculiares, curiosas, ajenas a la primera plana en muchas ocasiones y con un enfoque que, en ocasiones, rayaba el sensacionalismo aunque se procuraba no sobrepasar ese límite. El día del estreno se hablaba de la boda entre el ministro Álvarez Cascos y Gemma Ruiz, las candidatas a ocupar el corazón del por entonces Príncipe de Asturias y se ofrecían unas imágenes exclusivas grabadas con cámara oculta sobre un exorcismo. Pues eso.


Dos años después, Piqueras regresó a los informativos pero no dejó el fin de semana porque ése fue su nuevo destino. Primero formó pareja con Miriam Romero y después con Sandra Barneda aunque justo antes de asumir las mañanas de la cadena con el brevísimo "A plena luz" presentó en solitario las dos ediciones del sábado y el domingo. Para sustituirle al frente de "Espejo público" se eligió a un joven veterano de la casa, Roberto Arce. Cuatro años se mantuvo en este espacio de reportajes consiguiendo una gran estabilidad de la audiencia y varios reconocimientos públicos. 


También serían cuatro los años que permanecería como presentadora Sonsoles Suárez. La hija del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, había adquirido gran popularidad como sucesora de Marta Robles en "A toda página" en 1995. "Espejo" sería su retorno a la primera línea tras una época en Mozambique dedicada a la ayuda humanitaria. Aunque a su regreso a Antena le habían adjudicado un programa de sucesos, "Las caras del crimen", fue en este semanal donde encontró su perfil más ajustado. Sin embargo, en 2006 la cadena tenía en mente una revolución para este formato que ya era un clásico en su parrilla.  


En diciembre de 2006 "Espejo público" comenzaba una nueva etapa como matinal informativo con Susanna Griso como conductora principal auxiliada por Emilio Guillín, proveniente de TVG y con experiencia como reportero en el canal aunque aquí había sido seleccionado a través de un concurso. Ramón Arangüena ponía la nota surrealista y colaboradores de todo tipo (incluida Massiel) aportaban una sensación de tertulia distendida que transcurría en un cuco saloncito. Del formato original sólo se conservaba el título en un intento de mantener el prestigio que la marca había generado durante una década. Griso supo hacerse con las riendas del espacio y hoy es un infoshow puro, donde la tensión es continua. Teniendo en cuenta sus audiencias parece que tenemos Espejo para mucho tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada