viernes, 5 de enero de 2018

Los regalos de TVE y los Reyes Magos

Manolo Bermúdez "Boliche" repartiendo regalos en una institución benéfica madrileña

A principios de los 60 TVE no estaba preparada para retransmitir en directo la cabalgata de los Reyes Magos pero eso no impedía que se buscaran fórmulas para llevar la alegría de estos días a toda la audiencia (por muy escasa que fuera entonces). La campaña de RNE-TVE "Un juguete, una ilusión" reparte regalos entre los más desfavorecidos desde 1999 y su bolígrafo solidario se ha hecho ya famoso pero tiene un clarísimo precedente en otra iniciativa surgida en la emisora televisiva de Barcelona 40 años antes y que involucraba a los dos centros de producción existentes entonces (Madrid y la propia Ciudad Condal). 

El programa especial de Reyes realizado desde Miramar en Barcelona

"Un juguete para cada niño y cada niño con su juguete" era el lema de aquella idea que consistía en que los espectadores se acercaran a Miramar y Paseo de la Habana para entregar juguetes o dinero que sería destinado a que "los pequeños impedidos y de escasos recursos económicos pudieran disponer de un regalo" según se explicaba en un reportaje publicado en "TeleRadio" en 1962. Aquel año algunos de los favorecidos fueron los pacientes del Hospital del Niño Jesús y chavales del cerro del tío Pío en el Puente de Vallecas. Los presentadores y actores de la Casa junto a los tres Reyes Magos se acercaban al centro de salud para llevar la ilusión, que sería captada por una cámara de cine para su emisión en un reportaje en el programa especial del día 6 que se organizaba en los platós de ambas ciudades y con la visita de un puñado de esos niños agraciados. 

Juan Viñas, con gafas, rodeado de niños

El verdadero artífice de esta propuesta fue el locutor radiofónico Juan Viñas, pionero de TVE en Barcelona con su concurso "X-0 da dinero". Él había iniciado una cruzada similar años antes en la radio y la traspasó casi literalmente a la tele con la ayuda de Eduardo Fábregas, el célebre Señor Dalmau, su cómplice radiofónico. Desde Madrid se contaba con Manolo Bermúdez, famosísimo en aquella época con su personaje de Boliche, que era ayudado por Juan Francisco Puch en la organización. Hasta principios de los setenta se mantuvo esta tradición en la radio aunque en la tele había finalizado un poco antes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario