domingo, 16 de agosto de 2015

El curioso caso de las portadas de Don Quijote

Escribir sobre historia de la televisión en nuestro país es harto difícil y no lo digo para atribuirme méritos porque esta es una aventura que comparto con otros compañeros, algunos de ellos bien conocidos a través de sus libros y blogs. Sobre este tema tan específico no existe mucha bibliografía y la que está disponible se restringe, en general, a temas muy populares y bastante cercanos en el tiempo así que, en general, los periodistas que investigamos sobre los pioneros tenemos que recurrir a las hemerotecas o, más bien, a la compra de revistas televisivas. Esta introducción me sirve para explicar lo que descubrí (para mísmo, que conste, que no me considero un arqueólogo que consigue exclusivas) mientras preparaba la documentación para el post sobre Cruz Delgado y el libro que le homenajea. Gracias a la generosidad de Dani González, del muy recomendable blog TP en portada, puedo publicar esta entrada en la que se anuncia el fin de la primera temporada de la serie de dibujos animados "Don Quijote de la Mancha" dirigida por el mentado maestro de animación española y producida por José Romagosa entre 1979 y 1980. La famosa revista nos presenta al hidalgo caballero y su escudero Sancho Panza despidiéndose de los telespectadores hasta octubre, cuando, previsiblemente, comenzaría la segunda y última temporada. Es el número correspondiente a la semana del 25 de febrero al 2 de marzo de 1980.

 
Ese ejemplar precedió en los kioskos a esta otra de TeleRadio (publicación oficial de RTVE), que informaba de la programación del 3 al 9 de marzo. Don Quijote y su fiel ayudante aparecen de espaldas en un paisaje iluminado por la Luna y anuncian su partida hasta octubre. Dos portadas muy similares para el mismo tema. Ignoro si esta competencia se repitió o si ya había tenido precedentes pero resulta tremendamente curioso observar estas publicaciones 35 años después. 
   En ambas se incluía un reportaje sobre la producción de la serie que consiguió un gran índice de aceptación, en torno al 7 sobre 10 en los paneles que publicaba semanalmente TeleRadio reflejando el resultado de las encuestas encargadas por el Ente para conocer la respuesta del público a su programación. El último capítulo de esta primera temporada, por ejemplo, titulado "Descansando hasta nuevas aventuras" consiguió un 7,1, lo que lo situó en el puesto 27 de 45 programas reflejados en la lista, por encima del deportivo "Sobre el terreno", las series "Doctor Locke", "El nido de Robin", "La chica de la tele" y "La batalla de los planetas" (Comando G), los magazines "Fantástico 80" (ómnibus dominical con Íñigo), "Gente Hoy" (diario con Mari Cruz Soriano) y "300 millones" entre otros. 
   El mismísimo Cruz Delgado reconocía en TeleRadio que "hasta ahora hemos andado muy mal de tiempo porque prácticamente comenzó la emisión cuando nosotros comenzamos a producir. Ha sido una verdadera maratón donde el equipo con el que hemos contado ha dado la última gota de sus fuerzas". No en vano se tuvo que ampliar el número de dibujantes, de cuarenta al centenar para cumplir los plazos y aún así, cierta semana, tal y como informaba TP, no se pudo entregar un capítulo a tiempo y fue sustituido por un documental sobre Alfonso XIII. Los chavales debieron quedar encantados con el cambio sin aviso...
   En aquel momento "Don Quijote" ya se había vendido a casi todas las televisiones de habla hispana, Holanda y Alemania Occidental y el productor Romagosa ya estaba en tratos con otras cadenas europeas para ampliar sus ventas porque según Delgado "es la única forma de paliar los gastos que conlleva el hacer una serie de este tipo porque, en este sentido, lo que nos da televisión por capítulo no es más que un granito de arena en comparación con el coste total. Es decir, nos da un millón de pesetas cuando a nosotros la realización de un capítulo nos cuesta siete u ocho" afirmaba a una periodista de nombre Nieves Herrero (¿sería la misma que triunfaría como chica Hermida primero e independientemente en Antena 3 después?)
   La serie, efectivamente, consiguió emitirse hasta en China y sigue siendo una de las más recordadas por la audiencia infantil de los ochenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada