domingo, 22 de marzo de 2020

"Jack y las habichuelas gigantes" con Gene Kelly


El 26 de febrero de 1967 la NBC emitió el primer especial televisivo de Hanna-Barbera que mezclaba animación con imagen real, "Jack and the Beanstalk". El exitazo mundial de la película de Disney "Mary Poppins" tres años antes había animado a otras productoras a seguir esta estela, bien en cine o incluso en televisión, eso sí, con presupuestos muchísimo más ajustados, lógicamente. Los famosos Joseph Hanna y Joe Barbera ya habían probado esta técnica nada menos que en 1945 en la memorable escena en la que Gene Kelly sueña que baila con el ratón Jerry en "Levando anclas" así que no era nada nuevo para ellos y, además, este experimento televisivo lo iban a realizar precisamente con la misma estrella del cine musical así que a priori todo pintaba estupendamente. 

jack-still

La colaboración entre Kelly y los creadores de Tom y Jerry, el oso Yogui o Scooby Doo, entre otros muchísimos personajes, venía de lejos y les había proporcionado muchas satisfacciones. No se limitaba al baile entre hombre y ratón, juntos habían emprendido un ambicioso proyecto artístico que se alargó durante años y que no consiguió éxito popular porque no tuvo una buena distribución, "Invitación a la danza". Esta película comenzó su rodaje en 1952 pero no se pudo estrenar hasta 1957. Un año antes del estreno oficial había sido galardonada con el Oso de Oro de Berlín y desde entonces se ha convertido en un film de culto con una serie de secuencias que también mezclaban dibujos animados con el muy real Kelly que constituyen una delicia visual. 


"Jack y las habichuelas gigantes", como se tituló para el mercado latino y España, se basaba en el famoso cuento de Andersen pero en realidad sólo en la trama básica. A partir de ahí los guionistas Larry Marks y Michael Morris (cuyos créditos incluyen, por citar sólo dos, las series "Embrujada" y "The Andy Griffith Show") crearon un argumento en el que se incluía amor, suspense, aventuras y hasta culpabilidad por parte del chico y, por supuesto y por encima de todo, la historia de esa curiosa amistad entre el vendedor de las habichuelas y el niño que quiere llevar dinero a casa para mantener a su madre enferma. 


Por si eso fuera poco, hay que destacar la banda sonora compuesta por Cahn y Van Heusen (autores de varias canciones popularizadas por Frank Sinatra) y la dirección musical de Lenny Hayton, uno de los directores habituales de la MGM al que Kelly conocía muy bien. El propio actor dirigiría este especial y no debe sorprender porque en aquel entonces se hallaba más interesado en su trabajo detrás de las cámaras (aunque de ese mismo año es su mítica colaboración en "Las señoritas de Rochefort") y se encontraba en plena preproducción de la grandiosa "Hello Dolly!" protagonizada por Barbra Streisand que llegaría a los cines en 1969. 


En definitiva, todo apuntaba a que este sería un trabajo cómodo, con profesionales que se conocían y respetaban pero... no fue así. Las primeras pruebas de la mezcla entre animación y lo rodado en platós de un solo color (para poder incrustar la imagen) disgustaron, y mucho, al director y protagonista. El problema de base era el dinero y lo explicaba así Mauricio-José Schwarz en su libro "De Tom y Jerry a las Supernenas. La aventura de HB" editado por Dolmen en 2015: "Los poco más de cuatro minutos del baile de Gene Kelly y el ratón Jerry habían tenido un coste de producción de un cuarto de millón de dolares en 1944. Los más de cincuenta minutos de televisión de Jack tenían que producirse con 400.000 dólares de 1964, que equivalían a sólo 230.000 de veinte años atrás. Para todo efecto práctico, la misma cantidad de dinero para animar doce veces más metraje".


Para añadir más problemas al rodaje, aunque el niño coprotagonista iba a cantar él mismo sus temas (y eso es lo que pretendía a toda costa su madre que quería lanzarlo como talento total), su voz no satisfizo a los productores y fue doblado por Dick Beals, un actor de 1,40 m de estatura y que se especializó durante su carrera en prestar su garganta a niños y niñas, reales o de dibujos, y que era un habitual de las series de Hanna-Barbera. Otra "voz fantasma" insufló vida a una princesa secuestrada por el gigante de la historia: Marni Nixon, la soprano a la que escuchamos en "El Rey y yo", "West Side Story" y "My Fair Lady" sustituyendo en las canciones a Deborah Kerr, Natalie Wood y Audrey Hepburn respectivamente. 


Las discusiones entre Kelly y los productores fueron graves y el director incluso quiso paralizar la emisión del programa, cosa que no consiguió por los acuerdos alcanzados por la NBC. El actor no se cortó un pelo a la hora de criticar este trabajo, eso sí, echando la culpa a otros y dando a entender que había sido engañado. A pesar de esta campaña en su propia contra, el especial tuvo buena audiencia, se convirtió en un clásico de la televisión que se exportó a medio mundo (en España se emitió a finales de la década) e incluso consiguió un premio Emmy al  mejor espacio infantil. Curiosamente, a pesar de todo lo dicho previamente, Gene Kelly decidió recoger en solitario el galardón. Años después Joe Barbera declaró: "Algo así puede hacerte amargado y resentido, si decides permitirlo. No puedo decir que no doliera pero al cabo de los años he aprendido que todos los supervivientes de Hollywood deben aprender a seguir siendo supervivientes. Aprendes que no estás trabajando con personas sino con egos y ellos están trabajando con el tuyo" (recogido en el libro antes citado). 


Visto hoy en día, "Jack y las habichuelas gigantes" tiene un gran encanto y su dirección musical no desmerece en absoluto la de grandes producciones de la Metro de la década anterior. Es cierto que muchos de los efectos son bastante chapuceros y se nota que el tiempo de grabación y postproducción era limitado, tanto como el propio presupuesto. Además, el cartón piedra usado en las escenas iniciales y finales es digno de un decorado diseñado por Ana del Castillo para el "Un, dos, tres" pero precisamente, eso añade más encanto al asunto. Podemos verla como un producto "camp", "kistch" o simplemente, típico de otra época. 


Jack and the Beanstalk - 1967 Gene Kelly from TGB666 on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario