martes, 29 de diciembre de 2009

Marisa Naranjo, ¡no eres culpable!

¡Ya está bien! ¡Es completamente injusto! Desde 1989 lleva aguantando esta mujer que le echen en cara un error del que no fue responsable, ¡hombre yaaaa! Vale, TVE le elige para que retransmita las campanadas, como una locutora de continuidad, sin salir en pantalla, lo habitual por aquellas fechas... y la pobre se equivoca, cierto es, no lo podemos negar pero ¿por qué sucedió aquello?
Bien, analicemos el asunto, en primer lugar, recordemos cómo se vió en la tele:



Sí, confundió las campanadas con los cuartos pero es que nadie cuenta que a Marisa la metieron en un piso donde sólo escuchaba el jaleo de la calle y donde a última hora falló el sonido de retorno de sus cascos con lo que era literalmente imposible que distinguiera el sonido del carrillón, el de los cuartos o el de las campanadas. ¡Y qué decir de la elegancia con la que omite el error y felicita el año instantes después de anunciar que ya llegan las campanadas!
Marisa, yo te reivindico, voces como las tuyas no se han vuelto a escuchar en la tele, ¡ea!

2 comentarios:

  1. Aquello fue un escándalo. Cierto es que se debió a un fallo técnico que hacía que ella no escuchara nada más que el alboroto de la plaza pero se armó una buena. Al final es lo de siempre el espectador la paga con el que pone su cara (su voz en este caso) en pantalla y le responsabiliza de todo lo qeu pasa. Pero bueno, poco tiempo después Irma Soriano en Antena 3 hizo lo mismo y ella no estaba dentro de una habitación pero igualmente no oía nada.

    ResponderEliminar
  2. El problema esque ese anho dejo a todo el Pais con las uvas en la mano y punto pelota, sea la culpa de quien sea el jaleo fue monumental!!!! Pero si, la mujer se ha conseguido un hueco en la historia del pais por este motivo!

    ResponderEliminar