miércoles, 5 de mayo de 2010

Un globo, dos globos, tres globos

Paparava papapara va... creo que pocas sintonías televisivas transmiten tanta energía y entusiasmo con sus primeras notas como la de "Un globo, dos globos, tres globos" compuesta por July Murillo con letra de Gloria Fuertes. Mi consejo es que vayáis primero al final de esta entrada, pinchéis en el vídeo y cantéis la canción al mismo tiempo que leéis todo esto.
En 1974 María Luisa Seco se asomó a la ventana de TVE para dar la bienvenida a este macroprograma que se emitía diariamente en horario de tarde inicialmente desde las 18.35 (justo después de la carta de ajuste y un avance informativo) hasta las 20h. En su último año de emisión la duración se recortó media hora y se podía ver entre las 19 y las 20.05.
   Ella ya era veterana de la casa, en 1966 se había estrenado en "Buenas noticias" en compañía de Alfredo Amestoy y después se pasó a "Escala en HI-FI" aunque realmente es conocida por los infantiles, especialidad en la que brilló y en la que terminó sus días con "¡Hola chicos!". Si bien es cierto que había adquirido gran popularidad a principios de los 70 sustituyendo a Clara Isabel Francia en el espacio "Zooloco" (dentro del ómnibus "Siempre en domingo") fue con el programa que hoy nos ocupa con el que pasó a la iconografía infantil.

María Luisa estuvo acompañada en los dos primeros años de Manolo Portillo que ya se había enfrentado a la chavalada en "La casa del reloj" y que posteriormente sería locutor de informativos.

Como se anunciaba desde la cabecera el programa se dividía en tres partes, cada una de ellas era para un público determinado: preescolares, niños y preadolescentes. A lo largo de la semana se ofrecían distintos programas pensados para esos targets que, si bien parecían muy similares, tenían distintos intereses, lo que a un niño de 5 años le encantaba, a uno de 14 le resultaba ñoño y lo que a uno de 13 le parecía divertidísimo, a uno de 6 le parecía incomprensible.


La primera parte del programa recibía el clarificador título de "Para los más pequeños" e incluía cuentos ilustrados por dibujantes de la Casa y leídos por locutores de rotunda voz o locutoras de suave dicción. Ocasionalmente la propia Seco se vestía ad hoc para presentar esos cuentos, si era una leyenda oriental nos aparecía de esta guisa. Esa parte del programa también incluía otros contenidos como iniciación a la música o la plástica.
   "Ábrete Sésamo" servía como eslabón entre un público y otro y finalmente consiguió gran aceptación entre el público adulto, tanta como para que después TVE comprara "El show de los Teleñecos". Este precedente de "Barrio Sésamo" sólo presentaba los sketches americanos, no había producción española, tendríamos que esperar hasta el final de la década para conocer a Caponata y Pérez Gil.

No eran las únicas marionetas que aparecían el programa, las de Alejandro Millán o las de Manuel de la Rosa (Don Redondón en "La Guagua") también fueron protagonistas en distintas etapas. Los dibujos animados eran también parte imprescindible, desde "Vikie el Vikingo" a los "TerryToons" o los inevitables cortos de Hanna-Barbera.

Y por supuesto programas divulgativos, tan de moda en aquella década. "El taller de los inventos", adaptación de un clásico americano, puede resultar ejemplo perfecto de este tipo de espacios. Un especialista en un tema determinado (en este caso con nulas capacidades televisivas, todo sea dicho), que enseña a los niños con la propia práctica.

También concursos, el más famoso con diferencia "El monstruo de Sánchezstein" con la ubicua María Luisa dirigiendo al monstruito creado por Pedro Valentín e interpretado por Pepe Carabias (del que ya hemos hablado aquí). "El mundo de la música" con Angelines Morales y el maestro Asensio también ocupó varias temporadas.
Series de producción propia como "El hada Rebeca", "La Odisea" según Els Joglars o las aventuras del grupo teatral "La comparsa" se alternaban con otras extranjeras y de enorme popularidad como "Espacio 1999".
Y, atención, documentales de naturaleza de gran calidad se emitieron por primera vez en España a través de "Un globo..." Jacques Cousteau se estrenó aquí aunque su creciente audiencia le permitió un lugar de privilegio en la programación más tarde. No menos importante fue el informativo juvenil "La semana" que cada viernes explicaba la actualidad de forma clara y concisa, tanto que hasta los adultos lo veían.

Durante 5 años fue la referencia ineludible de todos los infantes que tenían tele. Hablamos de una época en la que existía un departamento exclusivo dedicado al desarrollo de espacios para los más pequeños que se acomodaran a sus necesidades y gustos.
Y digo yo, ¿no sería pertinente producir un programa de este tipo en la 2 en vez de emitir dibujos animados y punto?




 Ampliado el 17-8-14

1 comentario:

  1. totalmente de acuerdo. al escuchar la sintonía me ha dado casi tanta morriña como con "con las manos en la masa" :)

    ResponderEliminar