viernes, 10 de mayo de 2013

Tristeza de amor


La muerte de Alfredo Landa nos ha despertado la nostalgia de la primera serie que protagonizó, lejano su debut en teatro y cine. Si bien ya había trabajado en la tele (hablamos ayer de ello), Landa aprovechó que el cine le requería continuamente para construir su fama a través de la comedia pero en los 80 todo estaba cambiando y el navarro se reinventó o lo reiventaron directores como José Luis Garci ("El Crack") o Mario Camus ("Los Santos Inocentes") y también la serie que hoy nos ocupa, "Tristeza de amor".


Estrenada en abril de 1986, sus trece capítulos destilaban amargura en principio y cierto optimismo al final. Landa era un guionista radiofónico defenestrado de las grandes emisoras por su mal carácter al que un viejo amigo, Carlos Larrañaga, le ofrece un puesto en una modesta cadena en un aún más humilde programa nocturno.


El favor es un regalo envenenado porque tendrá que reencontrarse con una excompañera a la que no guarda mucho cariño, algo normal teniendo en cuenta que su último despido lo propició ella. Esa locutora está interpretada por Concha Cuetos, mujer del director de la serie, Manuel Ripoll, al que había conocido en "Escala en HI-FI" donde ambos eran actores, él abandonó la escena para dedicarse de lleno a la realización.


Junto a Landa, Cuetos y Larrañaga, tenía un papel importante en los primeros capítulos Eduardo Fajardo como director de la emisora. Este actor había sido protagonista de la versión cinematográfica de "Fuenteovejuna" de Guerrero Zamora pero principalmente se dedicaba al doblaje. En realidad el papel no estaba pensado para él sino para Alfredo Mayo que había grabado buena parte de sus intervenciones en mayo de 1985 cuando falleció de un infarto. El productor, Epifanio Rojas, comentó entonces a "El País": "Es una serie que arrastra la mala suerte. Antes de empezar, el productor al que yo tuve que sustituir sufrió un grave accidente de tráfico, del que aún no se ha repuesto".


Finalmente la serie pudo estrenarse al año siguiente y supuso el debut televisivo de Emma Suárez.. Su argumento adulto, lleno de temas que no se habían tocado antes en televisión y diálogos realistas (en la onda del nuevo cine español) captaron la atención de un público exigente que, de paso, convirtió la canción de la cabecera compuesta e interpretada por Hilario Camacho en un himno.
Fue editada en DVD y actualmente se puede ver íntegra en la web de RTVE.

3 comentarios:

  1. Una serie estupenda. Además de los que citas, otros dos actores especialmente brillantes: Walter Vidarte y Fernando Hilbeck, ambos desaparecidos no hace mucho.
    Algunos diálogos entre Carlota y Ceferino me hacen reír a carcajadas cada vez que los escucho.
    Me suena que fue la primera serie que TVE produjo íntegramente en vídeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dice la wikipedia citando un dato del programa "La imagen de tu vida" pero es un error. La primera fue la última tanda de "Historias para no dormir", de hecho fue un encargo para experimentar con el vídeo y sus posibilidades, año 1982.

      Eliminar
  2. Me encantó esa serie y eso que yo era apenas un adolescente. Recuerdo que aparecía también Nadiuska.
    Un recuerdo para el gran Alfredo Landa, que ahora estará en el Olimpo de los más grandes y queridos actores.

    ResponderEliminar