lunes, 2 de septiembre de 2013

Adiós a David Frost

 
Otro de los grandes se ha ido, Sir David Frost, uno de los comunicadores más célebres y respetados de Reino Unido falleció ayer a los 74 años de un infarto mientras disfrutaba de un crucero en el Queen Mary. Este periodista seguía en activo y tenía cerrada una entrevista con el Primer Ministro británico la próxima semana. Durante medio siglo ha sido una de las caras reconocibles de la tele inglesa aunque sin duda será recordado a nivel internacional por la serie de entrevistas a Richard Nixon en 1977 en las que tensó tanto las cuerdas que el expresidente reconoció haber fallado a su familia y a su país.

En realidad este hijo de un ministro metodista pensó en seguir los pasos de su padre, sus intereses religiosos y morales le perseguirían en su particular forma de inquerir a los invitados. Pero todo empezó de una manera bien distinta, su primer trabajo destacable fue como presentador del informativo satírico "That was the week that was" en 1962.

Conocido popularmente como "TW3" este programa reunió a lo más selecto del humor británico de la década, algo que repetiría en su proyecto posterior en la BBC, "The Frost Report" donde dió su primera oportunidad a miembros de los Monty Python. "TW3" fue cancelado por la cadena en 1964 a pesar de su enorme éxito al considerar que había influido decisivamente en la campaña electoral de aquel año, algo que un canal público no se podía permitir porque iba en contra de su tan perseguida independencia.

"The Frost Programme" (como véis ya era un comunicador tan popular que su apellido servía de título) fue más allá, un paso hacia el periodismo más serio con entrevistas en profundidad a personajes como Orson Welles, The Beatles, Tennessee Williams o el Príncipe Carlos. Aprovechó su fama como presentador satírico para no huir de la actualidad y confrontar a sus invitados con temas polémicos.

Frost rompió la estética televisiva, potenciando la participación del público, generando debate cuando era necesario y llevando al invitado fuera del set para acercarlo a las gradas. Especialmente recordada es su durísima entrevista a un estafador que aseguraba no tener ningún compromiso moral con los clientes de sus compañías de seguros que habían perdido sus ahorros. El presentador no disimuló su enfado y practicamente le sometió a un juicio público.

Algo así pretendió con sus entrevistas a Richard Nixon, las primeras tras el escándalo Watergate en un programa de televisión en prime-time. La historia se ha contado en teatro y cine y también hemos hablado aquí del asunto así que os remito a esa entrada.

En 1983 Frost fue uno de los Big Five que inauguró "TV-am", un programa informativo matinal en la cadena privada ITV. Él se encargó de la edición dominical y fue un éxito tal que esa franja se convirtió en una franquicia codiciada que en el 92 adquirió otra productora. No hubo problema, la temporada siguiente Frost inauguraba su larga serie "Breakfast with Frost" en la BBC.

A la misma cadena se llevó el concurso "Trough the Keyhole" en el que los participantes tenían que averiguar de qué famoso era la casa a la que entraban las cámaras. Eso sería en 1997 así que durante 4 años estuvo trabajando en dos cadenas rivales.

Su desayuno dominical con figuras políticas de primer orden se convirtió en un clásico, finalizó en 2005 tras 500 ediciones pero Frost no se retiraba todavía.



Su partida de la BBC se debía al fichaje por Al Jazeera English Channel para viajar por todo el mundo entrevistando a políticos. Hay que destacar que Frost es el único periodista que ha sometido a cuestionario a todos los Primeros Ministros británicos desde 1964 a 2010 y a los presidentes de EEUU desde 1969 a 2008, un récord que ya nadie podrá igualar. 
Cierto es que en sus últimos años había moderado su agresividad de los 60-70 pero todavía seguía siendo punzante y podía descolocar a su invitado con preguntas totalmente inesperadas que le dejaban desarmado para el resto del cuestionario. Lo que nunca le faltó fue su ironía, algo que los espectadores de su país echarán mucho de menos junto a su famosa frase de inicio de sus programas "Hello, Good Evening and Welcome".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada