viernes, 18 de abril de 2014

Novela: "La hija del mar" de Rosalía de Castro

"La hija del mar" es la primera novela de Rosalía de Castro, la escritora gallega por excelencia conocida sobre todo por su poesía. Un folletín con aires rurales marítimos, con una niña huérfana devuelta por el mar a tierra que es adoptada por Teresa, una mujer humilde que tendrá que afrontar a partir de entonces una maternidad inesperada. Fue publicada por primera vez en 1859 y en 1976 TVE la adaptó para su espacio "Novela", un contenedor de dramáticos que tan pronto adaptaba un clásico de Chejov como uno de Dickens o Dumas y que de vez en cuando sorprendía con autores españoles o, en este caso que nos ocupa, con una escritora icono del nacionalismo gallego... y esta elección, en esa tele aperturista, no era casual.

La acción transcurría en "Mugía" (hoy Muxía, tristemente recordada por todos por culpa del Prestige). El decorado de la minúscula vivienda de Teresa intentaba recrear lo más fielmente posible una casa gallega rural de finales del siglo XIX. El blanco y negro de la emisión ayudaba en la ambientación de esta dura historia.

Amparo Pamplona (madre de Laura Pamplona a la que podemos ver en "Los misterios de Laura") regresaba a la tele tras año y medio para afrontar un personaje difícil y prácticamente desconocido para el gran público. Rafael Arcos (a quien los espectadores de Novela recordaban por "La pequeña Dorrit"), Gabriel Llopart y Silvia Tortosa completaban el elenco principal.

El realizador Gabriel Ibáñez se había empeñado en grabar previamente en exteriores para dar mayor riqueza y veracidad a la serie. Una semana en Muxía filmando en soporte cinematográfico era un lujo que no todas las Novelas se habían podido permitir. Además se contó con la participación de los Coros y Danzas de Santiago y las canciones de Maruja Villanova (del Patronato de Rosalía de Castro). Por supuesto, "Negra sombra" sería una de las canciones principales y los espectadores pudieron escuchar a la Pamplona llamar "nai" a su madre constantemente. Sorprendía tanta "galeguidade" en una obra televisiva.

Durante tres semanas, a las 16h, en capítulos de media hora, la audiencia sufrió con las desventuras de Teresa. Quien no pudo verlo fue el adaptador de la novela para televisión, José Puerta González, que murió un día antes de comenzar el rodaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario