viernes, 18 de abril de 2014

Con Hermida y Cía.

Que Hermida es un genio televisivo no es ninguna novedad, a pesar de que las nuevas generaciones sólo conozcan su desafortunada entrevista con el Rey, pero no está de más recordarlo de vez en cuando. En 1993, don Jesús retomó uno de los géneros que más éxito le había proporcionado en los 80, el debate. Fue con el programa "Su turno" (del que ya hemos hablado aquí) con el que accedió al prime-time después de una etapa de "castigo" y revolucionó a la audiencia con la libertad de palabra, con la "popularidad" de su propuesta, en comparación con el formalísimo "La clave". A principios de los 90 había abandonado TVE para afrontar el reto de dirigir Antena 3 TV y tras un remedo de sus magazines en la pública ("El programa de Hermida") que no tuvo gran repercusión se lanzó a una tertulia en la medianoche que fue un bombazo.

"Con Hermida y Cía." se planteó como un gran programa, en un enorme plató, con muchos comentaristas, invitados de postín y una realización epatante a cargo de su gran amigo y cómplice televisivo, Luis Tomás Melgar. Grúas, travellings y minicámaras complementaban al equipo habitual de un programa de plató y otorgaban un ritmo que hoy sigue pareciendo moderno. Era un clarísimo antecedente de propuestas actuales como "La Sexta Noche" pero en una época en la que esto no era habitual... y mucho menos en una privada.

Los grandes líderes políticos acudían a la invitación de Hermida, desde Aznar a Anguita, todos los colores estaban representados en las famosas sillas giratorias del programa. Ocasionalmente algún cantante actuaba provocando momentos de hilaridad no pretendida (o sí) como el famoso vídeo recuperado por youtube con una actuación de Kylie Minogue siendo escrutada por Aznar, Rajoy, Rato y Álvarez Cascos, entre otros.

"Con Hermida y Cía." tuvo un gran éxito en sus dos temporadas en antena, en 1994 consiguió cuotas superiores al 30% de share. En 1996 cambió de nombre por el de "La Hora H" y aunque había algunos cambios sutiles, la propuesta seguía siendo la misma: entrevistas a líderes políticos y debate posterior, análísis de la actualidad o grandes temas monográficos pero siempre relacionados con las noticias de la semana. Esta nueva etapa no tuvo la misma respuesta y el programa se fue apagando poco a poco. La temporada siguiente lo intentó de nuevo en un formato novedoso, "Sin límites", conducido al alimón con Mercedes Milá, mucha expectativa para un espacio que en su día fue considerado un fracaso, como el de "Los Comunes" en 1999 (del que también hemos hablado en este blog). No obstante, no debemos perder la perspectiva y hay que reconocer que este género que tanto han aprovechado las teles en los últimos años se lo debemos por entero al señor Hermida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada