viernes, 11 de junio de 2010

¿Es usted el asesino?

El verano de 1967 fue de suspense, todo el mundo se preguntaba quién era el asesino que cada noche dejaba una víctima. No hablo de un psicópata real sino del protagonista de la serie "¿Es usted el asesino?", un exitazo de la época.
 
La profunda voz de Claudio Rodríguez iniciaba cada uno de los 9 capítulos que se emitía semanalmente a eso de las 23h, posiblemente la primera serie de late night de nuestra tele. El actor Narciso Ibáñez Menta dirigió esta serie basada en una novela del francés Fernand Crommelynk que había adaptado previamente en la televisión argentina. A pesar de la creencia popular, no fue su hijo Chicho Ibáñez Serrador quien estaba al frente del proyecto y ni siquiera lo realizó, fue Manuel Ripoll quien lo hizo. Posiblemente la confusión venga de la similitud de la temática con su serie "Historias para no dormir" y con el hecho de que su padre era el protagonista de muchos de los episodios. Es más: fue la sustituta veraniega de las historias de terror y suspense de Chicho.
 
Ripoll había alcanzado popularidad como actor en la primera temporada de "Escala en HI-FI" y se casó con otra de las integrantes de aquel equipo, Concha Cuetos, que más tarde se haría famosísima con "Farmacia de Guardia" y que en esta serie realizaba un pequeño papel. Él se reconvirtió en realizador a medidados de los 60 con bastante fortuna.

 
Ibáñez Menta interpretaba a un olvidado actor de teatro reconvertido en maquillador de cine. Su extraordinaria inteligencia y habilidad con las matemáticas le lleva a presentar sus servicios a la policía para aplicar un método científico de descarte con el fin de localizar a ese asesino que trae de cabeza a las fuerzas del orden.

 
El reparto era extraordinario, a Ibáñez Menta le acompañaba prácticamente toda la profesión: José Orjas, Estanis González, José María Caffarel, María Jesús Lara, Mónica Randall, Mari Carmen Yepes, Pedro Sempson, Lola Herrera, Raúl Sender...
 
El capítulo final se emitió a principios de octubre de 1967 y dejó a la audiencia con una mezcla de sorpresa y amargura, no puedo contar por qué o fastidiría a aquellos que tengan interés en verla. La serie se ha editado en DVD pero ya aviso que el tiempo no la ha beneficiado, si bien tiene grandes aciertos su ritmo puede parecer excesivamente lento, algunas de las tramas secundarias insulsas y ciertas partes repetitivas. Los espectadores de hoy deberán tener en cuenta el contexto y la poca educación visual de la época.





Ampliado el 28-7-14

4 comentarios:

  1. Pues a mí me encantó esta serie. No digo en su tiempo, que no había nacido, sino cuando la vi en DVD. La compré en cuanto salió a la venta porque siempre había oído hablar muy bien de ella y quería tragarle la serie completa. Y me encantó.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ojo! Yo no digo que a mí no me gustara eh, a la vista está que soy un friki de carallo pero comprendo que para las normas actuales puede resultar un poco pesada o lentorra pero a mí me gustó, una delicatessen de la que merecía la pena hablar y por eso la reivindico aquí :)

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente a mi también me dejó un sabor abgridulce. Por un lado, la serie tiene el estilo de las obras de Chicho aunque no estuviera a su cargo. Y las interpretaciones son muy chulas. Pero el final...y algunas cosillas...nos quedan un poco fríos a los acérrimos fans de Narciso Ibáñez Menta e hijo. Eso sí, su visionado es altamente recomendable.

    ResponderEliminar
  4. Ah, qué recuerdos...

    Cuando salía en pantalla el cartel diciendo "¿Es usted el asesino?" yo respondía a la pantalla:

    "¡¡¡EL ASESINO LO SERÁ TU PUTA MADRE!!!"

    ResponderEliminar