viernes, 11 de septiembre de 2009

Gente de primera con Iñaki Gabilondo

En la temporada 1.993/94 Iñaki Gabilondo dirigió y presentó el programa de entrevistas "Gente de primera". Evidentemente el título era un doble sentido entre el nivel de los invitados al programa y la cadena que lo emitía y lo cierto es que el espacio cumplía lo prometido, la lista de los personajes que acudieron al plató de Prado del Rey donde se grababa es impresionante aunque reconozco que hoy en día a nadie le interesaría escuchar durante media hora y en un tono sosegado a políticos, artistas, deportistas...
Uno de los programas más sonados es el que dedicó íntegramente a la ex primera ministra británica Margaret Thatcher el 1 de marzo de 1.994. Teniendo en cuenta que en octubre de 1.991 había acudido al "Primero izquierda" de Carlos Herrera y que también fue entrevistada por Hermida y la Campos podemos afirmar que la dama de hierro con el pelo lacado a lo Pitita Ridruejo se hizo una gira por Prado del Rey que envidiaría un artistitilla de medio pelo como Bustamante.

Cuando Gabilondo comenzó a presentar su informativo en Cuatro muchos criticaban que estaba perdido en el plató sin recordar que había hecho mucha tele (y buena) antes de eso, no sólo "Gente de primera" sino también "En familia", "Entrevista con" o "Iñaki los jueves" en las autonómicas. Es cierto que presentar informativos es algo tan rígido que puede parecer que las formas de Gabilondo se confundan con inseguridad pero no olvidemos que él no presenta un telediario al uso sino un programa de análisis informativo.



2 comentarios:

  1. Esto no lo sabía yo!
    Me hubiera gustado ver el programa con la Thatcher

    ResponderEliminar
  2. Alejandro, no podías tener más razón cuando hablas de que se olvidó que Gabilondo había hecho ya mucha y buena televisión. A mí me sorprendió que ni él mismo mencionara su currículum en este campo, porque recordaba las fantásticas entrevistas de este programa que tú reseñas aquí. Eran un ejemplo; recuerdo cómo la solía concluir: con una sonrisa y el agradecimiento al invitado y una despedida discretísima por su parte hacia los televidentes. Yo no me perdía ni uno de estos programas, y creo que era más por verle a él entrevistando (sin una hoja de guión, las manos sobre la mesa vacía mientras miraba a la cara al entrevistado) que al entrevistado circunstancial. Un modelo. Gracias por tu reseña, Alejandro.

    ResponderEliminar