jueves, 17 de enero de 2013

Fernando Guillén, un galán de la tele

Otra figura histórica de nuestra escena se ha ido. Hoy ha sido Fernando Guillén, uno de esos actores intuitivos, naturales, de voz grave pero dulce, de mirada inteligente, de fisicidad expresiva... a Fernando le pasaba como a Gregory Peck, sus hombros también actuaban, a veces, sus escuchas de espalda eran tan expresivas como su primer plano. En televisión lo fue todo, literalmente, galán, actor dramático, cómico y hasta musical, intervino en centenares (y no exagero) de dramáticos e intervino en dos Tenorios en papeles distintos, en 1973 lo protagonizó en una versión memorable.
Con su mujer, Gemma Cuervo, formó compañía teatral propia y protagonizó unos cuantos Estudio 1. Especial fue "La vida en un hilo", primera obra dramática musical realizada por TVE.
¡Y qué decir de "La saga de los Rius", una superproducción de 1976 dirigida por Pedro Amalio López y que fue un éxito merecido por el mimo con el que se cuidó esta serie rodada en cine en Barcelona.
En los 80 le vimos en otras magníficas series como "La huella del crimen", encarnando, como no podía ser de otra manera, a un asesino, y esto me recuerda a otros dos actores que también participaron en ella y que se fueron recientemente, Sancho Gracia y Carlos Larrañaga.
En "Brigada Central", en 1989, aprovechó su magnífico tono de voz para darle mayor profundidad a un papel pequeño pero intenso. A Guillén le hemos visto en la práctica totalidad de las series de éxito de los últimos 20 años, bien con papeles episódicos bien con roles fijos. También hemos disfrutado con sus doblajes, quizás no seáis conscientes pero la narración de "Améliè" es suya. Adiós un grande de los de verdad.

2 comentarios:

  1. Sí, un actorazo, que sin hacer ruído o lejos de encasillarse dejó un legado interpretativo variado y magnífico.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen actor, de fascinante presencia con unos ojos preciosos, un extraordinario galán.

    ResponderEliminar