miércoles, 20 de octubre de 2010

Alberto Oliveras

Posiblemente esta sería la cara que pondría Alberto Oliveras al saber que su casa durante muchos años, RTVE, prácticamente ha ignorado su fallecimiento. Un gesto entre decepción y asunción de una realidad que él conocía muy bien. De hecho fue destituido de RNE en 1989 por su director Enric Sopena (sí, el mismo que hoy se erige en representante de la libertad en La Noria) por unas declaraciones en la COPE en las que abogaba por una reforma radical del Ente.
Oliveras era un genio de las ondas, uno de esos pioneros que supo aprovechar sus vivencias en Francia para adaptar formatos o crearlos directamente a su vuelta a nuestro país. En 1960 había preparado un programa para su amigo Soler Serrano con el nombre de "Ustedes son formidables". Partiendo de la experiencia de las riadas del Vallés donde Soler fue protagonista por su ayuda desde la radio, imaginó un programa solidario en el que los oyentes se ayudaban entre sí. Sin embargo, a última hora fue el propio Oliveras quien se encargó del asunto... ¡durante 17 años!
Pero si lo nombramos aquí es porque también fue figura importante de la televisión, fue el presentador de la primera etapa de "La unión hace la fuerza" (1964-65) y creó un formato predecesor clarísimo de "Españoles en el mundo" (o "Madrileños por el mundo" para ser justos), "Por tierras lejanas" aunque se centraba en los paisanos que vivían en África y Sudamérica. También se encargó del concurso "Verdad o mentira" (1982) y del documental "La aventura humana" (1985). Recibió 3 Ondas a lo largo de su carrera y uno honorífico en el 75 aniversario de la radio en España.

Oliveras merece un recuerdo entrañable.

3 comentarios:

  1. Realmente desconocía quien era. No hay nada peor que el olvido por parte de la que ha sido su Casa durante tantos años. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Yo le recuerdo de "Verdad o mentira", aunque no mucho. Creo que lo daban los sábados por la tarde. Un recuerdo para un buen profesional.

    ResponderEliminar
  3. Bravo por Sopena, un demócrata de cojones, demuestra que no todo el mundo puede ser un genio pero que cualquiera puede darle una patada en el culo a un genio.

    ResponderEliminar