lunes, 23 de noviembre de 2009

Estudio Abierto

En 1.970 José María Íñigo era un disc-jockey (así se llamaban entonces) muy conocido, crítico musical cínico en la revista "Mundo joven" (cuando Karina sacó un disco nuevo al mercado él tituló su columna "¿Por qué?") y rostro conocido por los jóvenes gracias a sus programas televisivos "Último grito" y "Ritmo 70" pero todavía no era el Íñigo que todos conocemos hoy. Tras paso previo por peluquería y vestuario pasó de ser un chico de greñas, con fulares y saharianas a un jovencito bigotudo pero con corbata y de exquisito verbo para entrevistar a populares y anónimos en un nuevo programa del UHF llamado "Estudio Abierto", estamos en marzo de 1.970.
El programa dirigido por el argentino Solly y realizado por el francés Pierre Baldie (por supuesto tenía que presentarlo un bilbaíno) se estructuraba en 3 puntales: las entrevistas a famosos, la música y la sección "Mundo curioso" donde aparecían personajes como estas dos señoras de la foto, la Pulga y la Melitona cuyo mérito consistía en correr en los encierros de toros de su pueblo y adelantar a las niñitas y a los zagales.
Entre los invitados famosos no sólo estaban los nacionales, de repente un día ponías la Segunda Cadena y allí estaba Catherine Deneuve, Charlton Heston, Anthony Quinn o Telly Savallas (Kojak).
El programa se mantuvo en antena 4 años y fue el primero en hacer gira veraniega emitiéndose desde las plazas principales de pueblos o ciudades. Gran parte del mérito estaba en la capacidad de Íñigo para adaptar un formato clásico en EE.UU. o Reino Unido a las especiales circunstancias que se vivían en España. Su secreto, según él mismo, era preguntar lo que el espectador se estaba preguntando, por muy incómodo que fuera para el invitado.
El espacio tuvo una segunda época entre 1.982 y 1.985, ya en color y con la misma estructura aunque con nuevo equipo de guionistas y la dirección del famoso Navarrete (que ya había trabajado con él en "Directísimo"). Cuando fue cancelado era uno de los diez programas más vistos pero dicen algunas fuentes que Alfonso Guerra no quería que en alguno de los debates organizados por el presentador se hablara en contra de la OTAN.

1 comentario:

  1. Gran programa, sí señor. Y además en la Segunda Cadena. Hoy ya no se hacen programas como esos, lo que no es bueno ni es malo, sino una constatación de que cualquier programa que contenga un mensaje inteligible o inteligente es cancelado de la parrilla.

    ResponderEliminar